22 feb 2020

Ir a contenido

PROBLEMA RECURRENTE

Buscando un nueve (otra vez)

La nueva operación de Suárez desempolva el desdén del Barça por ficharle un recambio de garantías y obliga a improvisar un sustituto

Messi fue el delantero centro en ausencia del charrúa y ante el fracaso de la opción Boateng la pasada temporada

Joan Domènech

Suárez y Messi, en el último partido que han disputado juntos: la semifinal de la Supercopa de España ante el Atlético.

Suárez y Messi, en el último partido que han disputado juntos: la semifinal de la Supercopa de España ante el Atlético. / WALEED ALI (REUTERS)

Kevin-Prince Boateng ha vuelto a Italia. Ha vuelto al fútbol en el que estaba el año pasado cuando el Barça le fichó. Estaba en el Sassuolo y ahora está en el Fiorentina el delantero alemán. Al Barça le pasa otra vez que no tiene un recambio para Luis Suárez. Igual que entonces. Pero difícilmente repetirá el mismo error. Es decir, la misma apuesta. Porque la necesidad de contar con un sustituto para el ariete charrúa sigue vigente. 

El nuevo paso por el quirófano de Luis Suárez desempolva el viejo problema irresoluto: la ausencia de otro nueve. Aunque el propio Suárez dijo que entendería que el club fichara una alternativa a él. "Llegará un tiempo que mi edad no me va a permitir estar a la altura de lo que precisa el Barcelona", manifestó en una entrevista al diario uruguayo Ovación en noviembre.

Messi celebra el gol a Oblak en el Barça-Atlético de Yeda (Arabia Saudí). / SERGIO PÉREZ (reuters)

Volver para la Champions

No es la edad ahora lo que le condiciona, sino la rodilla derecha. En mayo del 2019 se operó del menisco al regreso de Liverpool para estar a punto para la Copa América con Uruguay. Ocho meses después, Suárez volverá al quirófano del doctor Ramon Cugat para que limpie y repare la articulación. El objetivo, en clave Barça, es estar a punto para los octavos de final de la Liga de Campeones: el 25 de febrero es el primer asalto en Nápoles. Faltan seis semanas.

Suárez bendijo en noviembre que ficharan un relevo en beneficio de la competencia en el equipo

Seis semanas en las que se jugarán un máximo de nueve partidos. Seis de Liga (Granada, Valencia, Levante, Betis, Getafe y Eibar serán los rivales) y tres de Copa (octavos y cuartos a partido único y la ida de las semifinales). Valverde deberá improvisar un relevo por la falta de otro nueve.

Tal vez opte por  tomar la misma determinación cuando le faltó Suárez. Visto el fiasco de Boateng -llegó en el mercado de invierno a cambio de un millón de euros y solo jugó cuatro partidos en seis meses-, colocó a Messi de nueve. De falso nueve, en realidad, como hacía Guardiola. El capitán no puede ser el referente ni el más adelantado del equipo ya que también ejerce de organizador en las acciones de ataque.

Griezmann, tras anotar un gol a su equipo en la Supercopa de España. / WALEED ALI (reuters)

Ninguno disponible

Valverde usó a Messi por la enorme capacidad del capitán de desenvolverse en cualquier posición. Era el más dúctil y el más adaptable de las alternativas que tenía: Malcom, Dembélé y Coutinho. Ninguno de los tres está disponible. Dembélé, el único que aún pertenece a la plantilla, reaparecerá por aquella época.

Munir y Alcácer eran 'nueves' pero optaron por irse ante la falta de minutos

Antes se marcharon Munir dos veces -una cedido al Alavés y la segunda, definitiva, al Sevilla- y Paco Alcácer (al Borussia Dortmund), frustrados por los pocos minutos que tenían de juego. Dos nueves hubo, y los dos quisieron salir del Barça.

Ansu Fati, tras sustituir a Suárez en el Barça-Villarreal. / JORDI COTRINA

33 años en enero

"Que me traigan competencia para mí, porque me exigirá y será mejor para el club", afirmó Suárez sobre la posibilidad de que el Barça buscara su futuro relevo. Algo que no se ha producido. Ni hay un relevo ni nadie le plantea competencia a un futbolista que ha marcado 14 goles y ha dado 7 asistencias en 23 partidos.

Ahora las opciones para ocupar el vacío que deja Suárez son Griezmann, Ansu Fati y Carles Pérez. Ninguno es nueve, una figura que no se buscó en el mercado de verano pese a la evidente necesidad de doblar la posición de Suárez, que cumplirá 33 años el 24 de enero. Arturo Vidal, por su capacidad de presión y movilidad, es quien se aproxima más a las características de Suárez y permitiría recuperar la dosis de presión adelantada que ha perdido el equipo.