19 feb 2020

Ir a contenido

SE ABRE EL MERCADO EL 1 DE ENERO

Barça, invierno de pocas salidas

Valverde busca aligerar la plantilla, sobre todo en el centro del campo, sin dejar escapar a Arturo Vidal

El Inter ofrece 12 millones por el chileno, el Betis quiere la cesión de Aleñá y el Milán pretende llevarse a Todibo

Marcos López

Aleñá y De Jong, en el amistoso veraniego del Barça en Saitama (Japón).

Aleñá y De Jong, en el amistoso veraniego del Barça en Saitama (Japón). / REUTERS / KIM KYUNG HOON

Hace un año, el Barça buscaba un par de fichajes en el mercado invernal para completar y reforzar su plantilla. Acabaron llegando Kevin-Prince Boateng , un delantero que no marcó ni un solo gol, y Jeison Murillo, un central que apenas jugó. Ambos como cedidos. Estuvieron seis meses en el Camp Nou, pero no dejaron huella alguna. También apareció, al final, Todibo, un prometedor defensa. Ahora, Ernesto Valverde busca aligerar su plantilla, sobre todo en el centro del campo, el nudo principal del debate del juego azulgrana.

No tiene relevo natural para Suárez, el único nueve puro que habita en el vestuario, pero el club ya ha desistido, al menos en este invierno, de fichar a un goleador. Un asunto de tal calado que se reserva para el verano cuando el Barça se enfrenta a una decisión monumental, con impacto inmediato en el presente. Y mucho más en el futuro. Suceder al uruguayo no es nada sencillo. Pero eso se aplazará hasta dentro de unos meses.

Dembélé y Todibo charlan en el Camp Nou durante el Barça-Betis. / EFE / alejandro garcía

Quiere, entretanto, el técnico adelgazar su grupo de trabajo, por lo que abre la puerta de salida a Aleñá, más cerca que nunca del Betis, y del propio Todibo, cuyo año azulgrana ha sido prácticamente invisible. Apenas ha jugado cinco partidos en estos casi 12 meses que lleva en Barcelona. Unidos a los 10 encuentros que firmó en su fugurante y breve irrupción profesional con el Toulouse antes de que Eric Abidal, el secretario técnico culé, se fijara en él.

Clubs de segundo nivel

Tiene Todibo 19 años y la puerta abierta de algunos clubs de segundo nivel europeo, (Milan, Watford, Leverkusen, Southampton y Mónaco, entre ellos), dispuestos a darles los minutos de formación que no ha tenido en el Camp Nou. El Milán, que fue zarandeado este pasado fin de semana por el Atalanta (5-0), necesita reforzar su defensa, cansado de vivir en la zona mediocre de la Serie A. Es undécimo y está a 21 puntos del Inter de Conte, con el daño que eso implica para los rossoneros en Milán. Ellos viven en la miseria desde hace tiempo; los interistas, en cambio, colideran el scudetto con la Juventus.

Arturo Vidal celebra su gol al Alavés en el Camp Nou, el quinto en la Liga. / JORDI COTRINA

A Milán, precisamente, se quieren llevar a Arturo Vidal, el caótico y valioso centrocampista que tanto trabajo, sucio y bueno a la vez, le hace a Valverde. El chileno tiene cartel en el Inter, aunque la eliminación de la Champions ante el Barça le reste atractivo a él. A Conte le vendría de maravilla ese futbolista con alma de delantero que transita de área a área sin pausa alguna. Pero no quiere invertir más de 12 millones de euros por un jugador de 32 años que ha pasado ya por las grandes Ligas: Alemania (Bayer Leverkusen y Bayern Múnich), Italia (Juve) y España (Barça).

Tras la fallida experiencia de los fichajes de Boateng y Murillo, Valverde prefiere abrir la puerta a piezas que considera marginales

Para Valverde es una pieza diferente -no tiene entre tanto centrocampista uno de su estilo- y, a la vez, necesaria. Suma, por ejemplo, cinco goles en la Liga española, siendo el cuarto máximo realizador del equipo por detrás de Messi (13), Suárez (10) y Griezmann (7). O sea, Arturo Vidal ha marcado más goles que todo el resto de centrocampistas que tiene el técnico en su nómina. Arthur logró dos tantos, De Jong solo uno, al igual que Busquets.

Quizá fuera un negocio económico venderlo (el club pagó 18 millones), pero sería un serio problema deportivo. Con Aleñá, sin embargo, la situación cambia radicalmente. El joven de la cantera es el menos utilizado por el técnico, por lo su marcha al Betis, el destino que más le gusta, no sería ningún inconveniente. Por un lado le daría minutos de calidad y continuidad en Primera, algo que aún no ha tenido Aleñá a sus 21 años, y daría mucho más margen de maniobra a Valverde para rotar en la sala de máquinas.

Valverde quiere que en este invierno solo haya salidas y ninguna entrada. El ejemplo del último mercado avala esa idea. Si preguntan por Kevin Prince Boateng, anda por Italia. Juega en la Fiorentina y ha marcado un gol en 13 partidos. Si preguntan por Jeison Murillo, también está en el calcio. Juega en el Sampdoria, pero no demasiado. Apenas nueve partidos en cuatro meses.