01 jun 2020

Ir a contenido

EN PUERTAS DEL BARÇA-REAL MADRID

Un Clásico entre el VAR y el Tsunami

La polémica arbitral de Anoeta enrarece aún más un partido muy tensionado por el anuncio de movilizaciones

Rafael Tapounet

Busquets y Piqué conversan con el árbitro Alberola Rojas antes del partido. 

Busquets y Piqué conversan con el árbitro Alberola Rojas antes del partido. 

Cuando parecía que las convocatorias de la plataforma Tsunami Democràtic para convertir el Barça-Real Madrid del próximo miércoles en altavoz sus reivindicaciones habían convertido los días previos al Clásico en un caldo de tensiones y disputas a punto de ebullición, llegó el agarrón de Llorente a Piqué en el minuto 92 del partido disputado en Anoeta para aumentar aún unos grados más la temperatura del partido. Entre las protestas orquestadas por el Tsunami, el calentón de la hinchada azulgrana con el VAR y el estamento arbitral en general y la ya tradicional tormenta de ruido con que la afición culé suele saludar las comparecencias del equipo blanco, el Camp Nou puede batir el récord histórico de decibelios (un logro meritorio en un recinto en el que han actuado Bruce Springsteen y U2. Y Julio Iglesias).

A falta de conocer más detalles sobre la carta que Josep Maria Bartomeu tenía previsto enviar al presidente de la Federación, Luis Rubiales, para pedirle aclaraciones sobre los criterios de utilización del VAR, la Real Sociedad, club que mantiene una excelente relación institucional con el Real Madrid (la cesión del noruego Martin Odegaard es el fruto más reciente de esa estrecha colaboración), se brindó a espesar la salsa de la polémica con una serie de tuits en los que cuestionaba abiertamente la actitud de la entidad azulgrana en todo este asunto.

Un posible penalti... de hace cinco años

El club donostiarra divulgó unas capturas de imagen de la jugada de la discordia en las que se aprecia un forcejeo previo entre Piqué y Llorente, acompañadas de un mensaje de gramática discutible e intención sarcástica: “Si otros prefieren quedarse con otras imágenes, les ayudamos a que seleccionen las que más claramente muestran la realidad”. No contenta con eso, la Real llevó el enfrentamiento un poco más allá al añadir un tuit en el que, bajo la frase “Podríamos jugar al tú más”, adjuntaba fotos de un fuera de juego posicional de Ousmane Dembélé en un partido disputado el pasado abril y hasta de un supuesto penalti de Mascherano a Carlos Vela en un choque copero de febrero del 2014.

Ajena al debate sobre el VAR, Tsunami Democràtic ha asegurado que el propósito de la acción reivindicativa que prepara para el miércoles no es, en ningún caso, forzar la suspensión del Clásico ni tampoco impedir que los equipos puedan llegar al Camp Nou. En una entrevista concedida vía Telegram al programa de TV-3 'Preguntes Freqüents', Tsunami Democràtic anunció en la noche del sábado que su plan es que la protesta se produzca durante la disputa del encuentro y se pueda ver en directo por televisión, porque de lo que se trata es de hacer visible el mensaje 'Spain, sit and talk' (España, siéntate y habla) utilizando como altavoz un acontecimiento deportivo con una audiencia potencial de 650 millones de personas.