Ir a contenido

OTRO PERCANCE

Dembélé sufre una nueva lesión muscular

El delantero, que había empezado muy activo, encadena su tercer problema en cuatro meses de temporada

El Camp Nou le dedicó una ovación para consolarlo mientras él abandonaba abatido el césped

Marcos López

Messi intenta consolar a Dembélé tras su lesión ante el Dortmund.

Messi intenta consolar a Dembélé tras su lesión ante el Dortmund. / JORDI COTRINA

Estaba siendo activo Ousmane Dembélé, pero no duró ni media hora en el campo ante el Dortmund. Fue a buscar un balón al interior del área del Dortmund y al caer pisó de tan mala manera que ya no pudo seguir jugando. Se quitó desesperado las dos botas el delantero francés. Quedó petrificado en el césped. Sentado. Rodeado de miles de espectadores, pero Dembélé se sentía realmente solo.

El club, nada más iniciarse la segunda mitad, emitía un escueto comunicado médico en el que anunciaba que sufre "una lesión muscular en la pierna derecha", pero no aportaba ningún elemento sobre el período de baja. "Pendiente de pruebas para saber el alcance exacto de la lesión", ha informado el Barça.

Después, ya camino de la ducha, el delantero se tapaba el rostro, desecanjado, abatido, con la camiseta. Si hubiera podido Dembélé habría desaparecido por un agujero del Camp Nou, afectado de manera terrible por su tercera lesión en lo que se lleva de temporada. Y tampoco es demasiado.

Apenas cuatro meses y tres lesiones ha sufrido Dembélé. De ahí que el Camp Nou exhibiera su lado más cariñoso para despedirlo con aplausos mientras entraba Griezmann en el partido. Hasta Mbappé, su amigo, usó las redes sociales para mostrarle su apoyo. Pero en su tercera temporada en el Barça no hay manera de que arranque el delantero francés.

Messi, consciente del abatimiento que vivía su compañero, se acercó para intentar consolarlo. Pero no hay consuelo posible para Dembélé, quien ya sufrió dos lesiones en la pasada temporada. Ya empezó de mala manera en su primer curso cuando llegó para suplir la ausencia de Neymar, camino del Paris SG, cuando padeció una grave lesión muscular que le tuvo cuatro meses de baja.

Y ahora, justo acababa de confesar que había "cambiado" sus rutinas de entrenamiento para evitar tanta lesión, el joven se marchó frustrado al vestuario. Vuelve a estar en la enfermería.