19 sep 2020

Ir a contenido

EL FRANCÉS AÚN NO ENCAJA

Griezmann es un caso

El delantero no tuvo peso alguno en el partido a pesar de que jugó de falso nueve en la primera mitad

El exatlético apenas realizó dos tiros y solo uno a puerta antes de ser sustituido por Luis Suárez

Marcos López

Griezmann, tras ser sustituido por Suárez en el Barça-Celta.

Griezmann, tras ser sustituido por Suárez en el Barça-Celta. / JORDI COTRINA

Terminado el partido cuándo y cómo quiso Messi le toca, de nuevo, a Valverde gestionar el caso Griezmann. No hay manera de que encuentre el nudo para deshacer tan complejo asunto. Jugó en dos posiciones ante el Celta. Empezó siendo el nueve, o falso nueve, del Barça y acabó, como ya es habitual, en la banda izquierda cuando el técnico colocó a Dembélé en el flanco derecho tras ser sustituido Ansu Fati. Estuvo más de una hora en el campo, pero no dejó huella alguna. Apenas dos disparos, solo uno a puerta cuando Messi lo dejó solo ante el guardameta gallego. Pero el francés erró el disparo.

Anda melancólico Antoine. Triste. Su fútbol emite las mismas señales de frustración y desengaño, como si él mismo no se reconociera. Tiene razón para desprender ese aire acoutinhado, mientras Valverde gana tiempo para construir un equipo sólido y alegre. Hacerlo desde el liderato de la Liga le da mucha más calma, pese al nerviosismo que se instaló en el entorno esta pasada semana.

No se reconoce el francés, que anda melancólico, preso de ese aire 'acoutinhado'

Nerviosismo mitigado por esa comida que tuvo el técnico con el presidente Josep Maria Bartomeu. "Estamos preparando esta era post Messi", declaró el dirigente a la agencia AP. Aprovechó antes, eso sí, para recalcar que Valverde "es el técnico ideal para liderar esa esta combinación de jugadores de cierta edad que han tenido tanto éxito con la de los prometedores jugadores jóvenes que tenemos".

Mientras llega el post Messi, hace bien el Barça en disfrutar a Leo. "Estábamos prevenidos para no hacer faltas cerca del área, pero con su regate nos obligaban a hacerlas", dijo Olaza. "Mi gol ha sido anecdótico, lo importante era ganar después del pinchazo en la Liga y del empate de la Champions. ¿Messi? Cuando está tan cerca el balón es una ventaja tener al mejor lanzador de faltas del mundo. Poco a poco ha ido mejorando muchísimo, es una ventaja muy grande", admitió Busquets.