Ir a contenido

LA TERCERA JORNADA

Valverde dice que el partido de Praga "es fundamental"

El entrenador del Barça subraya la vocación ofensiva del Slavia, la personalidad y el despliegue físico que realiza como los principales "argumentos" para "hacernos daño"

Rafael Tapounet

Ernesto Valverde, en una rueda de prensa de la Liga de Campeones.

Ernesto Valverde, en una rueda de prensa de la Liga de Campeones. / leon kuegeler

"Un partido fundamental porque es el tercero de la liguilla y se empiezan a definir cosas". Esa ha sido la descripción del duelo que enfrenta al Barça con el Slavia en Praga, el rival teóricamente más asequible del grupo F, que completan el Inter de Milán y el Borussia Dortmund.

Pero más allá de la relevancia que tengan los tres puntos y que reofrzarían la posición del Barça, Valverde entiende que un mal resultado (y el empate lo sería) estropearía la reacción del equipo, que ha encadenado cinco victorias seguidas. El técnico barcelonista quiso subrayar las virtudes del cuadro checo, líder de la Liga, para borrar cualquier síntoma de triunfalismo. 

"Ataca con muchos jugadores, corre mucho y da siempre la cara, nos va a obligar a hacer un gran partido", destacó Valverde. "Me gusta el espíritu ofensivo del Slavia", añadió luego, destacando en particular a uno de sus hombres: a Tomas Soucek, centrocampista de 24 años, que lleva 5 goles en los 11 partidos de Liga y es el máximo realizador del equipo.

Sobreesfuerzo físico y mental

Además del esfuerzo físico que exigirá al Barça -"sabemos que es el equipo que más corre, con un gran despliegue en ataque y un gran despliegue en defensa"- por ser el equipo que más corre, obligará también a sus hombres al sobreesfuerzo mental que demanda la presión adelantada que suele realizar el Slavia. Valverde no desdeñó la comparación entre el cuadro checo y el Eibar, el último adversario. "El equipo que aprieta arriba deja espacios a su espalda", analizó. El once que jugó en Ipurua supo salir indemne y conquistó una victoria solvente.

Nelson Semedo y Gerard Piqué ocuparán las plazas de los lesionados Sergi Roberto y Umtiti. El aplazamiento del clásico evitará que haya rotaciones en la alineación. Ousmane Dembélé, que se lo iba a perder por sanción, apuntaba a titular para que descansara un delantero. Ahora, a cambio de saber que podrá enfrentrase al Madrid en diciembre, tal vez pierda opciones de enfrentarse al Slavia, con lo que Antoine Griezmann seguirá puliendo su compenetración con Messi y Suárez.

Un poco de sentido común

Del clásico siguió hablando Valverde, para reafirmar su idea de que habría preferido que se jugara el sábado. "El otro día se jugó el Espanyol-Villarreal y se suspende el que se juega el de dentro de una semana" dijo con sarcasmo, antes de desear que "no nos salpiquen las pequeñas guerras entre la Federación y la Liga", también en desacuerdo sobre la fecha del partido. "Supongo que se aplaza por lo que sucede en Barcelona y en previsión de lo que pueda suceder, pero ya dije que era mejor jugar y dar normalidad a todo", añadió, antes de desear que "impere el sentido común" en la resolución del conflicto.

Pero el clásico, de momento, no existe. La prioridad es encarrilar la clasificación europea y no interrumpir la mejoría del equipo. La victoria pasa, obviamente, por marcar goles fuera de casa a un Slavia que posee "una gran personalidad" y "argumentos para hacernos daño". "La gente puede pensar que somos favoritos por nuestro nomreb, pero es un rival muy correposo y lo que tengamos que ganar lo tendremos que sudar".