Ir a contenido

EL BARÇA-MADRID DEL 26-0

Valverde: "Quiero jugar el clásico en mi casa; mis jugadores, también"

"La semana ha sido extraña, pero quedan nueve días y se está hablando demasiado", afirma el técnico azulgrana

Marcos López

Valverde, en un entrenamiento en la ciudad deportiva del Barça.

Valverde, en un entrenamiento en la ciudad deportiva del Barça. / JORDI COTRINA

Ernesto Valverde ha querido lanzar un mensaje de calma justo ahora que el clásico Barça-Madrid corre peligro. Mensaje de calma y cordura. Quiere que el clásico se juegue en el Camp Nou el próximo 26 de octubre a la hora fijada. O sea, a la una del mediodía. Como estaba ya pactado. "Quiero juagr el clásico en casa; mis jugadores, también", ha dicho el entrenador del Barcelona. "Es cierto que se está comentando mucho alrededor de ese partido. Es cierto que hubo un planteamiento de cambiar el orden de los partidos, lo cual no terminábamos de ver porque tenemos un partido el miércoles. Viajamos a Praga y habría que volver a viajar", ha revelado el técnico.

Cree Valverde que "habría que respetar el calendario y los aficionados", por lo que considera que "lo normal es jugar en nuestro campo. Luego veremos qué ocurre. Pero se están anticipando estas circunstancias. Sabemos que esta semana está siendo extraña pero confiamos jugar el partido en nuestro estadio. Es lo que queremos", ha subrayado el entrenador del Barcelona, recordando que "quedan nueve días para ese partido y se está hablando demasiado".

Después, Valverde ha recordado lo que sucedió en el Barça-Las Palmas de hace dos años, que se terminó jugando a puerta cerrada. "El 1 de octubre hubo un partido aquí y una semana después jugamos en el Wanda y todo el mundo preveía un partido dramático y que se acabara el mundo. Y cada uno expresó sus ideas sin ningún problema. Y lo mismo esperamos aquí", ha indicado, al tiempo que se "adhería al comunicado emitido por el club tras la sentencia por el proces. "El club ha hecho un comunicado en el que estamos representados todos y está claro que yo estoy sentado aquí como entrenador del Barça".

Una oportunidad; no, un peligro

Luego, Valverde ha querido recordar que el partido en vez de ser un peligro puede ser una oportunidad para demostrar muchas cosas. Ve el técnico el clásico como un mensaje de calma. "Lo veo como una oportunidad para mucha gente de aquí. Y también para nuestros aficionados. Para la gente de la sociedad. No tiene por qué ser así. Es una oportunidad para demostrar un montón de cosas", ha indicado el entrenador. "Para demostrar que respetamos al contrario, al rival; y que dentro de unas normas de civismo se puede jugar. Pero sobre todo para eliminar a estos agoreros que dicen que no se jugará. Podemos demostrar que el partido se puede celebrar con normalidad y olvidar a los agoreros".

"Esto no se corrresponde con lo que conocemos de Catalunya. Estos disturbios salen de lo habitual. Todos nos reconocemos en el hecho de que haya máxima libertad de expresión" (Valverde)

En ese sentido, el entrenador del Barcelona quiso analizar también la situación que se está viviendo en Catalunya. "No quiero extenderme mucho en esto, pero no se corresponde con lo que conocemos de Catalunya", ha explicado Valverde. "Estos disturbios salen de lo habitual. Todos nos reconocemos en el hecho de que haya máxima libertad de expresión. Cada uno tiene sus ideas y hay que respetarse todos. Estos últimos días nos hemos salido un poco de todo eso”.