Ir a contenido

AGUJERO EN LA DEFENSA

Una pareja rota en el Barça

Piqué y Lenglet se pierden los primeros partidos por las tarjetas y no se reencontrarán hasta el partido con el Slavia en Praga, la antesala del clásico

Valverde puede fiarse de Todibo para la cita de Eibar, porque prácticamente igualó los números de Piqué ante el Sevilla

Joan Domènech

Piqué y Lenglet, durante el partido ante el Inter, el último que jugaron juntos. 

Piqué y Lenglet, durante el partido ante el Inter, el último que jugaron juntos.  / DAVID S. BUSTAMANTE (GETTY)

La pareja Piqué-Lenglet era la combinación más sólida del Barça. Hasta el sábado. Los dos centrales eran los únicos que habína jugado todos los partidos de titulares junto con Ter Stegen. La sociedad se rompió ante el Sevilla. Y seguirá rota hasta el 23 de octubre, cuando se reencuentren en Praga, en la antesala del clásico ante el Madrid y se cierre el agujero que se ha producido en el pasillo vertebral del campo.

Como se pudo observar ante el Sevilla, el puesto de central ha pasado a ser el más inestable del equipo. Con permiso del centro del campo, donde Ernesto Valverde hace una medida rotación de jugadores y sus siete componentes han sido titulares, desde Carles Aleñá (en Bilbao, el primer y último día) hasta Arturo Vidal, el único que faltaba.

Cinco minutos de juego

La ruptura Piqué-Lenglet se produjo en Getafe con la expulsión del francés, aunque el tándem siguió unido en la Champions frente al Inter el miércoles. La vacante de Lenglet frente al Sevilla la ocupó su compatriota Jean Claude Todibo. No había nadie más disponible al fondo del banquillo. Solo tenía 5 minutos jugados en Getafe por todo bagaje.

Todibo y Piqué, el domingo en el Barça-Sevilla. / JORDI COTRINA

La inactividad le pasó factura. Tampoco acabó el partido. En su caso, por cuestiones físicas. Tieso por unos calambres, fue sustituido en el minuto 73. Y el recambio que se había guardado Valverde en la recámara, el quinto o sexto central de la casa, ni siquiera pudo alcanzar el 90.

Ronald Araujo, otro veinteañero de 1999 como Todibo, fue expulsado por Mateu Lahoz a cuatro minutos del final de su inolvidable estreno con el primer equipo. "La expulsión no va a apagar la alegría por mi debut", contó el defensa uruguayo, que se confesó "muy feliz" por "haber cumplido un sueño desde chiquito" de jugar en el Barça.

Lluvia de centros

Esa tarjeta roja directa le inhabilita para jugar en Eibar.  Piqué buscó y encontró la quinta amarilla que también le libera de la visita a Ipurua. Eso sí, garantiza así su reencuentro con Lenglet en el clásico. Dando por descontado que Todibo estará recuperado, los dos franceses cerrarán el pasillo central que conduce hasta Ter Stegen. Les espera en Eibar una lluvia de centros al área. Más intensa que la del Sevilla el domingo.

Valverde puede fiarse de Todibo. Si se guía por los números, ofreció prácticamente el mismo rendimiento que Piqué, diez más mayor y más experto. La responsabilidad de que Luuk de Jong rematara tantas veces es compartida por ambos. Aunque Todibo era el sustituto de Lenglet, la parcela izquierda la ocupó Piqué para que Todibo se sintiera "más cómodo".

Todibo acertó 46 de los 48 pases que realizó, recuperó tres balones, ganó uno de los dos duelos aéreos y cometió una falta. Piqué dio bien 49 de 50 pases, recuperó seis balones, ganó los dos duelos y también hizo una falta.

Araujo pugna con Chicharito en la jugada que le costó la expulsión. / ERIC ALONSO (getty)

Umtiti también existe

Pero en el Barça hay otro central. Uno olvidado, pese a que se había ganado el favor de la hinchada. Samuel Umtiti todavía existe. No se ha ido del Barça. Suplente en las tres primeras jornadas, se ha pasado las siete siguientes en la enfermería. Víctima de otra lesión distinta de la que redujo a 14 los partidos disputados la pasada campaña, cuando solía jugar más de 40.

Sin estrenarse con el Barça, se lesionó con Francia. Acudió a última hora para sustituir a Aymeric Laporte, que cayó con el Manchester City en vísperas de ir a la concentración. Pero no se dañó la rodilla izquierda, la preocupante. Umtiti sufrió una fisura en el segundo metatarsiano del pie derecho. Era el 13 de septiembre. Le pronosticaron entre cinco y seis semanas de baja. El plazo máximo se cumple el día del partido ante el Madrid.