Ir a contenido

CRISIS EN LA MASIA

El lío Valdés

El entrenador se negó a aceptar injerencias de la junta, que se opuso a su fichaje desde el primer día

El club piensa despedir al técnico del juvenil A azulgrana por su enfrentamiento con Kluivert

Marcos López

Valdés, en su primera rueda de prensa como entrenador en la ciudad deportiva de Sant Joan Despí.

Valdés, en su primera rueda de prensa como entrenador en la ciudad deportiva de Sant Joan Despí. / JORDI COTRINA

Siempre fue visto como un intruso. Como una "anomalía" en la estructura deportiva del fútbol base azulgrana. Desde el primer día en el que se sentó Víctor Valdés en el banquillo del Juvenil A del Barça supo que no lo querían. Apareció en la cantera de la mano del presidente Josep Maria Bartomeu. Pero le hicieron llegar, y por diversos canales, que no tenía el apoyo del resto del club. Entendió el mensaje al instante. A partir de ese momento, todo fue un lío.


El lío Valdés, que alcanzó su máxima expresión en la noche del viernes cuando el club emitía un comunicado para anunciarle que lo apartaba de la dirección del juvenil, que ganó este sábado al Nàstic de Tarragona (1-2), con goles de Jaume Jardí (m. 32) y Peque (m. 84). Y Valdés, entretanto, aguardando en su casa la decisión que adopte la secretaría técnica el lunes. Le tocará a Patrick Kluivert despedirle, a no ser que intervenga personalmente Bartomeu, el hombre que le abrió la puerta del regreso al Barça al exportero.

Imposiciones y conflictos

Llegó el pasado 19 de julio procedente del juvenil madrileño del Moratalaz donde inició con éxito su carrera como entrenador. Casi una semana más tarde se oficializaba el nombramiento de Kluivert (25 de julio) como máximo responsable de la cantera, aunque este no ha comparecido oficialmente para exponer sus planes sobre el modelo formativo azulgrana.

El exportero no ha tolerado que le impusieran no solo las alineaciones sino también las convocatorias

Desde el primer día, la junta, según sostiene el entorno del portero, quería interferir en su campo de acción, sugiriéndole cómo y con quién debía jugar. El club, entretanto, alega la retirada del equipo juvenil en un torneo de Holanda, la expulsión que sufrió en su debut o su ausencia en reuniones de técnicos como una cena organizada en La Masía para justificar su enfado con Valdés, quien también se quejó recientemente de que el equipo no pudiera jugar en el nuevo estadio Johan Cruyff.

Malos resultados

Lo que no ha tolerado el técnico es que le impusieran no solo las alineaciones sino también las convocatorias que debía realizar. Además de quejarse en privado (no ha hecho Valdés ni una sola declaración pública) de que se filtrara todo para erosionar su imagen.

Las dos derrotas en la Youth League (2-1 en casa del Borussia Dortmund y 0-3 con el Inter en el estadi Johan Cruyff) han provocado que el ambiente se enrareciera todavía más llegando al punto explosivo del pasado viernes con el tenso diálogo entre Kluivert y Valdés. Recalca el club, siempre a través de canales oficiosos, que el técnico se encaró con el ejecutivo. Otras fuentes, sin embargo, sostienen que fue el holandés el que se enfrentó primero al exportero.

El equipo ganó al Nàstic (1-2) sin su entrenador, que fue un fichaje personal de Bartomeu


Tal fue la crispación que el Barça, en una medida con muy pocos precedentes, emitió un comunicado al filo de las 10 de la noche para anunciar que apartaba a Valdés de la dirección del equipo cuando no quedaban ni 24 horas para jugar con el Nàstic. No solo eso. El club iba mucho más allá. "La próxima semana la secretaría técnica del fútbol formativo se reunirá con Víctor para analizar su continuidad en el cargo", dejando claramente abierta la puerta a una destitución cuando no llevaban ni tres meses de convivencia.


Queda así Valdés al borde del despido, algo que ya se temía el propio técnico porque desde el primer día detectó una profunda desconfianza desde la mayoría de la directiva, inmersa, además, en otra enésima reestructuración de la estructura deportiva.

Cuando Bartomeu atendió la llamada de Valdés para regresar al Barça, era Pep Segura quien lideraba el proyecto. Hace ya más de dos meses que este ejecutivo fue despedido sin que haya sido relevado. Y el técnico del Juvenil A está a punto de seguir el lunes ese camino. Ahora es Bartomeu quien no responde a los mensajes de Valdés.