Ir a contenido

REACCIONES

El peor Barça en 25 años

Dos derrotas y un empate en tres salidas colocan a los azulgranas en la misma situación que en la 94-95

"Preocupa la falta de efectividad y de ocasiones. No podemos entrar en los partidos así", dice Suárez

Suárez, frustrado tras la derrota en Granada.

Suárez, frustrado tras la derrota en Granada.

Las alarmas se han encendido en el Barça. O se han vuelto a encender, si es que alguna vez se apagaron. La derrota en Granada confirmó este sábado que hay un problema. Un punto de nueve posibles en las tres salidas tras la derrota en Granada convierten este inicio de temporada en el peor en los últimos 25 años. En la temporada 1994-95, cuando las victorias aún valían dos puntos, aquel Barça que venía de ganar cuatro ligas consecutivas perdió en Gijón y Zaragoza y empató en Sarrià en las cinco primeras jornadas de una Liga que acabó en la cuarta plaza.

"Es una derrota que preocupa, que duele. Hay que mirar muy bien muchas cosas y hacer autocrítica para mejorar", reconoció un cariacontecido Luis Suárez aún sobre el césped. "Obviamente al empezar perdiendo en los primeros minutos se nos hizo más difícil. Tuvimos posición, pero no contundencia a la hora de rematar ocasiones", analizó el delantero uruguayo.

Ganar fuera se ha convertido en misión imposible para el Barça. No lo logra desde el 23 de abril. Esta racha de siete pinchazos a domicilio comenzó en Vigo y siguió en Liverpool y Eibar. "No hay que mezclar lo del año pasado, porque ya habíamos sido campeones de Liga", objetó el 'nueve'. "Pero los de esta temporada sí que peocupan, por la falta de efectividad y ocasiones". 

Griezmann, inofensivo

Como síntoma (o uno de los motivos) destaca que, en las tres salidas ligueras y la de Dortmund, Griezmann no tiró ni una vez a puerta. Haciendo buena su apelación a la autocrítica, Suárez añadió: "Estamos en el Barcelona, hay que salir a ganar el partido y no entrar de la forma que se entra. Estos partidos a lo largo de la temporada te dan la Liga".

Guillermo Amor negó que Ernesto Valverde quede tocado tras la derrota, apeló a la unidad de todos los estamentos del club y recordó que "estamos en septiembre y queda mucho por delante". Sonó muy diferente de las palabras de Suárez: "Nos espera un año largo y complicado".