Ir a contenido

EL ESTRENO DE LA LIGA DE CAMPEONES

Un Barça con Messi afronta un exigente debut en Dortmund

El capitán viaja por fin con el equipo azulgrana, que desea olvidar el trauma de Anfield

Rafael Tapounet

Messi charla con Suárez en el entrenamiento de este lunes antes de viajar a Alemania.

Messi charla con Suárez en el entrenamiento de este lunes antes de viajar a Alemania. / FCB

Aunque  fue un periodista mexicano el que acuñó por primera vez el sintagma “grupo de la muerte”, en una crónica de la Copa del Mundo de 1970, la expresión no se popularizó hasta que el seleccionador uruguayo Omar Borrás la empleó en una rueda de prensa previa al Mundial de 1986 (Borrás, por cierto, decidió dar a su hallazgo lingüístico un sentido casi literal y convirtió a su equipo en una panda de matones cuya ferocidad dejó huella en las espinillas de los jugadores alemanes, daneses y escoceses, por este orden). Desde entonces, no ha habido torneo internacional de fútbol, de selecciones o clubs, que no haya tenido su particular grupo de la muerte.

En la Liga de Campeones 2019-2020, que este martes echa a andar, ese grupo al que se le presupone una mayor dificultad que al resto por el nivel de los competidores es el F. El del FC Barcelona. Y para añadir complejidad al reto, el Barça, que necesita de manera imperiosa pasar página cuanto antes de la conmoción sufrida en Anfield hace poco más de cuatro meses, inicia su andadura en el grupo de la muerte en el estadio más intimidante de los tres que deberá visitar: el Sigmal Iduna Park del Borussia Dortmund.

Ambiente único

“Es un campo espectacular, con una afición que está loca por el club. A los que no conozcan el estadio se les va a poner la piel de gallina, porque el ambiente que se vive es único”. Quien así habla no es el director de márketing del Borussia Dortmund, sino Marc-André Ter Stegen, que durante su etapa en el Borussia M’Gladbach tuvo ocasión de visitar en varias ocasiones el Sigmal Iduna, con resultados casi siempre infaustos. “Mejor olvidarlo, sí. Nunca he tenido mucho éxito aquí”.

Ter Stegen, en la rueda de prensa previa al partido ante el Borussia de Dortmund / EFE

Claro que sobre un campo de fútbol no hay nada que intimide más que la presencia de don Lionel Messi Cuccittini, y todo parece indicar que, después de 165 días alejado de la competición, el capitán azulgrana volverá a pisar el césped para jugar en partido oficial, aunque solo sea unos minutos. Una vez recuperado de sus problemas en el sóleo de la pierna derecha, Messi obtuvo este lunes el alta médica y entró por primera vez esta temporada en una convocatoria de Ernesto Valverde.

Gran evolución

Es cierto que se trata de una lista ampliada de 22 jugadores (todos los futbolistas disponibles del primer equipo, incluido el portero Neto, ya recuperado, más los jugadores del B Iñaki Peña y Carles Pérez y el juvenil Ansu Fati) y que el técnico tendrá que hacer cuatro descartes antes del partido, pero si algo es seguro es que Messi no ha viajado hasta Dortmund para sentarse en la grada.

Valverde, en su comparecencia de este lunes en Dortmund / EFE

“Hace unos días no lo teníamos muy claro”, apuntó Valverde sobre la posibilidad de contar con Messi en el estreno en la Champions. “Pero los últimos entrenamientos los ha estado completando bien, ha hecho una gran evolución. Vamos a ver”. Después de una ausencia tan prolongada, el manual aconseja que el jugador empiece poco a poco, saliendo desde el banquillo. Pero si hay un jugador que no se rige por el manual, ese es el rosarino. ¿Tiene posibilidades de ser titular? “Lo decidiremos mañana”, dijo este lunes.

La oportunidad de Ansu Fati

La otra gran noticia de la expedición es la presencia de Ansu Fati, que a sus 16 años y 304 días tiene ante sí la oportunidad no solo de convertirse en el futbolista más joven que nunca haya jugado en la máxima competición europea con la camiseta del Barça sino también de batir el récord de precocidad goleadora en toda la historia de la Champions, actualmente en poder de Peter Ofori-Quaye, que en 1997 marcó para el Olympiacos cuando contaba 17 años y 195 días.

“A los jugadores hay que dejarles un poco de aire –señaló Valverde-. Lo de Ansu tratamos de llevarlo con normalidad, aunque sabemos que, por su edad, es algo excepcional. En cualquier caso, si juega será por necesidades del equipo no para batir ningún récord”.