Ir a contenido

MERCADO DE FICHAJES

El Barça busca la fórmula para desatascar el fichaje de Neymar

El club trata de diseñar un plan para convencer al Paris SG y lograr el retorno del brasileño por la vía de una cesión remunerada al estilo Coutinho

Albert Guasch

Neymar, en un entrenamiento reciente con el Paris SG.

Neymar, en un entrenamiento reciente con el Paris SG.

En una ciudad llena cada vez de más peligros, solo le falta la llegada de Neymar y sus amigos toiss. En ello parece emplearse a fondo Josep Maria Bartomeu en particular, y se supone que con la complicidad de sus asesores técnicos, directivos y económicos. Una operación de retorno que entraña más riesgos que una incursión nocturna con cadenas de oro por un callejón de Ciutat Vella. 

Siempre ha parecido descabellada la idea, pero va cogiendo una musculatura singular a base de reuniones divulgadas a fondo en París, intercambios de declaraciones y, según informó RAC1, un encuentro ayer de la cúpula barcelonista en las oficinas del club para diseñar una propuesta formal al PSG. La propuesta definitiva, se supone.

La decepcionante actuación de Dembélé en Bilbao ha parecido convencer a los escépticos sobre la necesidad de activar el botón nuclear de la vuelta del brasileño más alegre desde los tiempos de Ronaldinho. Como si con Neymar la obsesión de la Champions pudiera materializarse, Bartomeu ha puesto a los suyos a buscar la fórmula precisa que doblegue la resistencia del PSG a dejar marchar a un futbolista tan imaginativo dentro como fuera del campo, con lo bueno y malo que ello conlleva.

Apretar el acelerador

No ha habido manera hasta ahora de desencallar una partida cansina que empezó a desvelarse al poco de terminar la anterior temporada y que en ocasiones ha parecido más una representación teatral que una negociación seria de adquisición de un jugador al que se le ajustan infinidad de adjetivos extremos en lo futbolístico y en lo personal: brillante, fascinante, desvergonzado, exhibicionista, conflictivo… Valen para ambas esferas.

Ya no parece importar a estas alturas lo que piensa la masa social azulgrana, curada de espantos tras la llegada de Griezmann pese al soberbio plantón de meses atrás; la marcha del lánguido Coutinho apenas un año y medio después de su multimillonario aterrizaje, y la sospecha de que Dembélé, otro costoso fichaje, va a quedarse en los márgenes de potente promesa. El club, con el 2 de septiembre de cierre de mercado asomando ya en el horizonte, le toca apretar el acelerador si quiere consumar el fichaje que evidencia que en el fútbol y en el Barça en particular nada se puede descartar.

Cumbre en Barcelona

En la reunión de ayer en can Barça acudieron Bartomeu, el CEO del club Òscar Grau, Eric Abidal Ramon Planes de la dirección técnica, el directivo Javier Bordas y el tesorero Enrique Tombas, además del intermediario André Cury, clave en el entorno de Neymar. La presencia de los hombres fuertes del área económica indican que Bartomeu estaría valorando una propuesta económica, algo que el propio presidente siempre había rechazado. No se descarta que se analizase cómo se ajustaría tras las últimas salidas la tensada masa salarial con el brasileño, que supuestamente vendría a cobrar los 17 millones que ganaba cuando huyó a París.   

El intercambio de jugadores no ha ablandado a los parisinos y en esta propuesta que estaría en fase de redacción se podría proponer una cesión a cambio de alguna cantidad y una opción de compra, la misma fórmula acordada con el Bayern por Coutinho. ¿Convencerá eso al PSG? Podría depender de la cifra del préstamo, que seguro que debería ser bastante más alta que los 8,5 millones pactada con los alemanes.

Desde París, tras la derrota ante el Rennes de Sylvinho (2-1), crece la renuencia a dejar marchar a Neymar, que ni juega ni abre la boca. «Mi sensación es que Neymar se va a quedar con nosotros», señaló  Thiago Silva. Y Thomas Tuchel, el entrenador, alertó a los dirigentes: «Neymar no se irá sin que haya un fichaje». Suena Dybala, quien no parece tener cabida en la Juventus de Cristiano Ronaldo