Ir a contenido

El laboratorio de Valverde

El Barça-Nápoles, un ensayo sin tridente GSD y con prudencias para no mostrar todas las cartas

Iosu de la Torre

Valverde, durante el entrenamiento del Barça en Miami, antes del partido con el Nápoles.

Valverde, durante el entrenamiento del Barça en Miami, antes del partido con el Nápoles.

El laboratorio del doctor Valverde reserva para otra ocasión el ensayo de un tridente formado por Griezmann, Luis Suárez y Dembélé. En el primer partido ante el Nápoles (2-1), en el Hard Rock del 'hot' Miami, el entrenador saltó la pantalla que se intuía ante la ausencia de Messi.

Los destellos de Dembélé en los últimos 35 minutos del encuentro quizá hubiera recompensado la brillantez del gol en la conjunción con el otro francés y el uruguayo. ¿Quién lo sabe? Valverde prefiere esperar mientras dosifica también las apariciones de De Jong, el otro gran refuerzo del Barça, la otra gran apuesta del multifacético Bartomeu. ¿Para qué hacer experimentos antes de la hora de la verdad, la del comienzo de la Liga, que no es otra que la que determinará el juez de la guerra Tebas-Rubiales

Las pachangas del verano sirven para probar casi todo en el camino de la decisión final. Se dan minutos a los más jóvenes (Abel Ruiz, Carles Pérez, Riqui Puig) como un gesto de que el club aún cree en la Masia, que satisface al aficionado, aunque luego este acabe enfadado al darse cuenta de que seguirán en el B o saldrán cedidos. Falta valentía en el banquillo.

Magnífico Riqui Puig

Riqui Puig está demostrando un magnífico nivel, digno para compartir taquilla en el vestuario de Messi. Ante el Nápoles, la pulga de Matadepera jugó con desparpajo y visión estratégica, regaló alguno de los mejores momentos. Sorprende también la resistencia física en un cuerpo menudo que no llega al metro setenta y 56 kilos de peso. Antes del bostezo frente el televisor, la madrugada del jueves, el espectador imaginó un Barça con Riqui Puig y De Jong como enlaces de un tridente GSD, a la espera, claro del retorno de Messi.

Iván Rakitic lo pone muy difícil a quienes especulan con su figura como moneda de cambio para equilibrar el vestuario y la masa salarial en el supuesto de que retorne Neymar. En el Hard Rock Stadium mostró casi todas sus virtudes, incluido el gol, respaldando al entrenador convencido de lo imprescindible que sigue siendo el croata.

El destino de Coutinho y Vidal

Lo tienen más crudo Coutinho y Arturo Vidal, espectadores del partido desde la grada. Oficialmente porque les falta rodaje para saltar al campo. Protegiéndose la boca con la mano para que nadie sepa qué se dicen, ambos debían comentar qué salidas les queda, convencidos de que merecían mejor trato.

La pretemporada es tiempo de pachanga, probaturas y elucubraciones. Se habrán esfumado en siete días, lo que faltan para el inicio de la Liga, para que brote la fórmula Valverde. O todo lo contrario.