Ir a contenido

SUÁREZ, DEMBÉLÉ, COUTINHO Y GRIEZMANN

Griezmann completa la versión 2.0 de los cuatro fantásticos

El delantero francés amplía la tripleta delantera en un cuarteto de lujo y, al igual que Henry al unirse a Messi, Etoo y Ronaldinho en el 2007, llega un año tarde

Las lesiones limitaron aquella primera edición, que no sumó ni un título, y Valverde se encuentra en la misma tesitura que Rijkaard de gestionar los egos

Joan Domènech

Ronaldinho, Henry, Etoo y Messi, la primera fórmula de los cuatro fantásticos, en el 2007. / FOTOMONTAJE RICARD FADRIQUE

Ronaldinho, Henry, Etoo y Messi, la primera fórmula de los cuatro fantásticos, en el 2007.
Messi, Suárez, Dembélé y Griezmann, la segunda fórmula de los cuatro fantásticos, en el 2019. 

/

De Messi, Etoo, Henry, Ronadinho en el 2007 a Messi, Suárez, Dembélé y Griezmann en el 2019. El Barça repite la fórmula de los cuatro fantásticos 12 años más tarde sin tener en cuenta aquella primera experiencia. O acaso teniéndola en cuenta. La cantidad de lesiones limitó tanto el rendimiento de aquella delantera que los cuatro apenas coincidieron en el campo y el equipo no obtuvo ningún título.

La versión 2.0 conserva a Leo Messi en la formación. Por entonces, pese a tener 20 años y ser el más joven, no era el suplente de los otros tres. Era, eso sí, el nombre más débil comparado con el de tres astros consagrados, pero fue el segundo en partidos jugados. Por detrás de Thierry Henry. Nadie discute la condición de número uno, y no solo del equipo, sino del planeta.

Los franceses llegan tarde

Titi fue la novedad, el hombre que convertía la tripleta atacante en un cuarteto de lujo. Como ahora lo es su compatriota Antoine Griezmann. El paralelismo empieza con que los dos franceses se presentan en el Camp Nou con un año de retraso.

Henry y Etoo felicitan a Messi por un gol al Deportivo. / JORDI COTRINA

El acuerdo Barça-Henry estaba fraguado en el 2006, pero Titi quiso quedarse un año más en el Arsenal para aliviar la depresión de los gunners tras haber perdido la final de la Champions contra el Barça en París (1-2) con un jugador más. Henry se sintió culpable porque pudo sentenciar el partido varias veces, pero se encontró con un formidable Víctor Valdés y el once azulgrana remontó.

Una discopatía en la columna vertebral envió a Henry a la enfermería durante un mes. Coincidió unos días con Samuel Etoo, que había sido operado el 1 de septiembre. Entre ese percance y la Copa de África, e camerunés solo jugó 8 partidos entre agosto y febrero. El propio Messi sufrió ¡tres! roturas musculares en el bíceps femoral de la pierna izquierda, pero peor fue lo de Ronaldinho: entre una lesión en el gemelo derecho, una tendinitis rotuliana en la rodilla izquierda y unas molestias en el aductor acortaron de manera insólita su temporada. El 9 de marzo jugó su útimo partido con el Barça.

La versión del 2019

MESSI. 0 euros en el 2004. 687 partidos, 603 goles.

SUÁREZ. 81,25 millones en el 2014. 247 partidos, 178 goles.

DEMBÉLÉ. 105 millones (+40) en el 2017. 65 partidos, 26 goles.

GRIEZMANN. 120 millones en el 2019. 257 partidos, 133 goles en el Atlético.

4 de 58 partidos juntos

Los cuatro fantásticos 1.0 solo coincidieron en 4 de los 58 partidos. Nunca jugaron los cuatro juntos: Henry sustituyó a Messi dos veces y ese cambio a la inversa e produjo una vez. Etoo relevó a Ronaldinho una vez. Lo singular del caso es que Frank Rijkaard tuvo que echar mano de Giovanni dos Santos y promover el ascenso de Bojan Krkic, que  suspuso la mejor noticia de la temporada.

A Rijkaard no se le presentó el dilema de repartir minutos entre los fantásticos. Tuvo otros problemas que resolver de puertas adentro, del mismo modo que la principal tarea de Ernesto Valverde, además de idear un dispositivo con tres puntas, será el de gestionar los egos de los cuatro fantásticos. Dando por supuesto que Philippe Coutinho no estará y que Neymar no volverá. Porque si son cinco...