Ir a contenido

BCN-París puente aéreo

Coutinho + 75 millones, la fórmula Bartomeu para fichar a Neymar

El presidente del Barça quiso cambiar a Neymar por Coutinho 'a pelo' y, ahora, medita añadir más millones o un jugador más (Umtiti, Dembélé y Rakitic)

Emilio Pérez de Rozas

Neymar llega a la concentración de Brasil, en Teresópolis, el pasado 2 de junio.

Neymar llega a la concentración de Brasil, en Teresópolis, el pasado 2 de junio.

Si hay caso Neymar está en París. El pollo, el lío, el problema, lo tienen en París. Lo tiene la compañía Qatar Investment Authority, que compró el París Saint Germain. Lo tiene Nasser Al-Khelaïfi, el ejecutivo que el emir de Catar puso al frente del PSG. Lo tiene el bueno de Leonardo de Araujo, director deportivo del PSG, que ahora ya dice que está dispuesto a vender.

Y es que todos los traspasos de las grandes estrellas arrancan en el mismo momento en que el crack se rebela. El caso Neymar empezó, en efecto, cuando Ney no acudió a la cita del lunes con el PSG. Pocas horas después, Leonardo decía en 'Le Parisiene', su periódico favorito, su portavoz, que pasaban a oír ofertas, recordando lo que les costó (222 millones de euros) y el contrato que tiene: tres años más.

Agotamiento y espera

El Barça, que aunque lo niegue en público Josep María Bartomeu, está simplemente esperando que el PSG se canse de la estrella brasileña, se harte, y acepte una buena oferta del Barça, con la suerte de que Qatar Investment Authority no tiene que presentar cuentas a nadie, ni Al-Khelaïfi organizar conferencia de prensa alguna para decir por cuánto ha vendido al delantero brasileño.

El caso Neymar, de momento, existe solo en París donde temen tener que comérselo si no lo traspasan al Barça, que, por otro lado, es el único club del mundo que se ha interesado por él. Perdón, ha sido Ney quien se ha vuelto a interesar por el Barça, por Barcelona y quien le ha jurado a Messi, en varias conversaciones privadas, que piensa cambiar, que necesita cambiar, que no tiene más remedio que cambiar y que quiere aprovechar esta última oportunidad, si es que le llega. Porque ha sido Messi quien, además de sugerir la vuelta de su amigo (Messi nunca pide, sugiere a través de terceras personas y, luego, valora la operación), ha cogido de forma figurativa del pecho a Neymar y le ha dicho que, si regresa, tiene que cambiar de vida.

Locos por la música, va a ser que no

En el Barça, teniendo fichado a Antoine Griezmann, no están, la verdad, locos por la música. O el PSG se lo vende por la fórmula que ofrezcan los culés o deberán quedárselo. El Barça tiene encuestas entre los socios que, mayoritariamente, no quieren el regreso del traidor Ney, cuyo padre aún mantiene una demanda por más de 40 millones  contra el club. Bartomeu, y ya solo Bartomeu, cree que la operación es dificilísima y que todo depende de lo que esté dispuesto a aguantar el PSG, pues, según ha podido conocer EL PERIÓDICO, Ney ya le ha dicho al Barça que, sobre el dinero que él ha de ganar, «no habrá problema», dado que está dispuesto a cobrar lo mismo que cobraba en su primera etapa azulgrana.

Griezmann, en una concentración de la selección francesa / getty images

Lo que sí es cierto es que la operación, de cerrarse, será muy compleja, pues el PSG ha rechazado (nunca de forma directa, pero el Barça ya lo sabe) la primera idea del Barça: cambiar a pelo a Ney, tremendamente devaluado, por Coutinho, recientemente resurgido como campeón de la Copa América. 

A partir de esa propuesta y sin que, desde la perspectiva azulgrana, haya caso Neymar (cosa que no se cree nadie, aunque la operación esté aún en pañales), lo cierto es que Barto está dispuesto a ir añadiendo millones, tal vez, hasta los 75 si el traspaso acaba cerrándose con la idea de Coutinho+dinero.

Millones y futbolistas

No es descartable, de ninguna forma, que tanto el PSG como el Barça vayan cambiando millones por más jugadores. El ruido señala al francés Dembélé como el segundo cromo a añadir a Coutinho. Es decir, Coutinho+Dembélé y, quién sabe, si algún millón más. Pero, por supuesto, no debería descartarse que, en lugar del extremo, los nombres a añadir (no los dos, uno solo) fuesen el francés Samuel Umtiti o EL croata Ivan Rakitic, que, como todo el mundo sabe, fue hace unos meses el primer escogido (en contra de la opinión de Ernesto Valverde) para aligerar la nómina de la plantilla azulgrana. 

La lesión que apartó a Neymar de la Copa AMérica / EVARISTO SA (AFP)