Ir a contenido

MESSI, SUÁREZ, GRIEZMANN, NEYMAR....

Bartomeu, o la fórmula de los '4 fantásticos'

El Barça ultima la llegada del delantero francés a la espera de que el brasileño pida perdón para volver

El club planea repetir una fórmula que no funcionó con Cruyff (1993) ni tampoco con Rijkaard (2007)

Marcos López / Joan Domènech

Messi, Suárez, Griezmann, Neymar (2019); Messi, Ronaldinho, Etoo, Henry (2007); Koeman, Romário, Stoichkov y Laudrup (1993).

Messi, Suárez, Griezmann, Neymar (2019); Messi, Ronaldinho, Etoo, Henry (2007); Koeman, Romário, Stoichkov y Laudrup (1993).

A solo dos años de acabar su segundo y último mandato (ya no se puede presentar más), Josep Maria Bartomeu da un giro radicalmente ambicioso cansado de fallar en Europa. Desde que ganó las elecciones, tras el triplete del 2015, solo ha podido celebrar una corona europea, la conquistada por el equipo de hockey sobre patines (2018).

Tenía el presidente un plan trazado, con el fichaje de Griezmann, una vez su cláusula ha descendido hasta los 120 millones de euros, pero se ha cruzado Neymar en su camino, ansioso como está por regresar, y le tienta la posibilidad de reunir a los cuatro fantásticos en el Camp Nou. Una fórmula que ya probó el club en dos ocasiones. Pero nunca funcionó.

Cruyff ya fue pionero  en 1993 con la delicada cohabitación entre Koeman, Laudrup, Stoichkov y Romário. Acabó y empezó mal

Ocurrió, por ejemplo, cuando Cruyff manejó a partir del verano de 1993 a cuatro extranjeros de primerísima fila, pero solo podían coincidir tres en el campo. La delicada cohabitación entre Koeman, suplente el primer día, RomárioStoichkov y Laudrup empezó mal y acabó peor.

Con el danés fichando por el Madrid al acabar la temporada, y el mágico delantero brasileño forzando su salida del Barça apenas 18 meses después de su llegada, camino del Flamengo. Idéntica fórmula, idéntico mal resultado sucedió luego en un Barça más contemporáneo.


Almacenar talento

El crepuscular Barça de Rijkaard, previo al de Guardiola, tuvo a cuatro fantásticos (MessiRonaldinhoHenry y Etoo). Pero no solo duraron poco (un año y gracias) sino que tan solo estuvieron disponibles en cuatro de los 58 encuentros oficiales de esa temporada 2007-08. Una minucia. Aquel equipo no ganó nada.

En el crepuscular Barça de Rijkaard coincidieron Messi, Etoo, Henry y Ronaldinho. Pero sin éxito colectivo

Ahora, Bartomeu está dispuesto a repetir la misma fórmula de almacenar mucho talento en el ataque con un considerable aumento de la masa salarial, concentrado en esos cuatro delanteros . Un dibujo en el que sí se contemplaba abrir la puerta a Griezmann por segunda vez, obviando el desaire que tuvo el francés hace un año cuando el club se enteró de su decisión a través del documental que produjo una empresa de Gerard Piqué.

Eso provocó la urgente llamada de un enfadado Bartomeu al central, que se encontraba en Rusia disputando el Mundial. Pero el presidente, de acuerdo con la dirección deportiva y con Valverde, ve imprescindible la llegada del exjugador del Atlético.

Retirar la demanda

Quien no estaba previsto era Neymar, por mucho que este lleve meses pidiendo volver, consciente del error que cometió marchándose al París SG. Al Barça también le viene bien, y por diversas razones, que se sepa esa voluntad de volver del brasileño, obligado, eso sí, a pedir perdón públicamente (algo que no ha hecho aún) y a retirar la demanda contra el club en la que reclama los 26 millones por su prima de renovación. Hasta el vicepresidente Jordi Cardoner admitió que el delantero quería retornar bajo el manto de Messi.

El club también muestra su ambición en baloncesto, aspira a Mirotic y Abrines, en balonmano (fichó a Cindric) y hockey (Helder Nunes)

 
Le viene bien al club porque endulza el aterrizaje de Griezmann, al tiempo que deja claro ante Leo que hace todo lo posible para reunir el tridente del 2015. En sus dos últimos años, a no ser que adelante las elecciones al 2020, Bartomeu aprieta en el fútbol con el retorno más complejo de la historia: Neymar se fue por 222 millones y llegaron Coutinho y Dembélé, que ahora deberían salir. También aprieta en el baloncesto (Mirotic y Abrines son lujos de la NBA), balonmano (fichó al croata Cindric) y hockey (Helder Nunes).