03 abr 2020

Ir a contenido

Mercado de fichajes

Próximas salidas, Denis y Rafinha

El gallego apunta al Celta y el brasileño es uno de los principales objetivos del Valencia

Rafael Tapounet

Denis Suárez y Rafinha, en un entrenamiento en la Ciutat Esportiva del Barça.

Denis Suárez y Rafinha, en un entrenamiento en la Ciutat Esportiva del Barça. / MIGUEL RUIZ

Después de la venta de André Gomes al Everton por 25 millones de euros y del canje de porteros camuflado de traspaso por necesidades contables que ha acabado con Jasper Cillessen en el Valencia, el FC Barcelona sigue gestionando la operación salida de jugadores para poder afrontar nuevas adquisiciones. Y en esa campaña, Denis Suárez y Rafinha Alcántara tienen todos los números para ser los siguientes en ver sus nombres inscritos en la lista de bajas.

A sus 25 años, Denis aprovechó el último mercado invernal para emprender la aventura de la Premier con la camiseta del Arsenal en calidad de cedido, pero una lesión truncó su estancia en Inglaterra y el club londinense renunció a ejecutar la opción de compra. El centrocampista gallego, en cualquier caso, sabe que Ernesto Valverde apenas cuenta con él y está decidido a cambiar de aires para tener minutos y volver a sentirse importante, por lo que se impone su salida.

El gran interés mostrado por Marcelino García Toral, que lo tuvo a sus órdenes en el Villarreal, apuntaba al Valencia como el destino más probable de Denis, pero los responsables del club che no han querido respaldar la petición de su entrenador con una oferta económica viable y ahora mismo los pasos del jugador parecen dirigirse al Celta de Vigo, club en cuyo equipo filial jugó sus primeros partidos en categoría profesional.

15 millones

El Barça espera embolsarse por Suárez una cifra cercana a los 15 millones de euros. El Celta, por el momento, ofrece 10,5 millones, pero se podría plantear subir esa cantidad si cierra finalmente la venta del delantero uruguayo Maxi Gómez. El jugador, por su parte, está dispuesto a rebajarse el sueldo un 30%.

Una vez descartada la incorporación de Denis Suárez, el Valencia ha atado ya el fichaje de Cheryshev (por seis millones fijos más otro en variables) y se ha fijado como próximo objetivo la llegada de Rafinha. El brasileño se ajusta al perfil de medio centro creativo que busca Marcelino para dar relevo a Parejo, pero la gravedad de su última lesión (Rafinha dijo adiós a la temporada al romperse el ligamento cruzado de la rodilla izquierda el pasado noviembre) hace que el Valencia quiera extremar todas las precaucaiones y pida garantías sobre el estado físico del jugador antes de cerrar una negociación en la que el Barça pide 15 millones de euros.