Ir a contenido

RECONSTRUCCIÓN OBLIGADA

Barça, Madrid y Atlético, obras mayores en los grandes

Los tres clubs coinciden en la necesidad de acometer profundas reformas en un mercado cada vez más inflacionado

Marcos López

Valverde, Simeone y Zidane.

Valverde, Simeone y Zidane.

Hay reformas serias en el Camp Nou donde la Liga, segunda consecutiva, no le ha librado a Valverde de estar al borde del despido. Hay cambios trascendentales en el Metropolitano porque a Simeone se le ha acabado su vieja guardia, obligado como está ahora a reconstruir el Atlético.

Y hay también obras mayores en el Bernabéu donde el fracaso de esta temporada, que se ha llevado por delante a dos entrenadores (Lopetegui y Solari), obliga a Florentino a invertir una fortuna en reconstruir el Madrid, donde sí se queda Ramos. Pero de mala gana, por mucho que diga el capitán, quejoso de que el presidente vaya filtrando públicamente reuniones que son privadas.

No resulta nada habitual que los tres tengan que hacer tantos cambios en un mismo verano

No resulta nada habitual que los tres grandes del fútbol español coincidan en un mismo verano en esa necesidad de acometer profundas reformas en sus plantilla. Unido, además, a un mercado cada vez más complejo donde la Premier, con más músculo económico, se convierte en un destino apetecible y la dificultad añadida de que otro coloso europeo, el Bayern de Múnich, tiene que ejecutar mudanzas en su vestuario tras el final de una gran era con Robben y Ribery como grandes símbolos.

Vender primero

Son  tiempos, por lo tanto, de grandes cambios, que afectan incluso al Paris SG, también necesitado de regenerar su plantilla, repleta de grandes talentos en la delantera (Mbappé y Neymar, aunque a este le encantaría dejar la aburrida Liga francesa), pero desequilibrada en las otras áreas del campo. Desde la portería hasta el centro del campo pasando, por supuesto, por la defensa.

En el Barça sucede igual, obligado también a vender primero jugadores antes del 30 de junio, como adelantó ayer Catalunya Ràdio, para cuadrar las juntas y no presentarse con déficit. Necesita obtener 70 millones de euros debido a que la masa salarial de la plantilla, que ha crecido de forma espectacular, está ahogando la gestión diaria.

El Barça busca sacar 70 millones de euros en ventas antes de final de junio para cuadrar cuentas

Ante esta situación, el mercado será cada vez más complejo y, por supuesto, más caro porque acuden diversos y poderosos actores todos ellos: Barça,Madrid, Atlético, Bayern Múnich, Paris SG y hasta Manchester City porque Guardiola también reformará, no de manera tan estructural su equipo, para asomarse al desafío de la Champions que se le ha escapado tras gobernar las dos últimas Premiers.

Tanto Bartomeu como Florentino tienen un problema común: vender, y sin perder demasiado dinero, a Coutinho, el fichaje más caro de la historia del club azulgrana, y a Bale, la estrella que debía coger la bandera del Madrid tras la marcha de Cristiano Ronaldo a la Juve. Un año después, el Madrid se lo quiere quitar de encima. Y el Barça a Coutinho.

1.-  Valverde necesita titulares para agitar el Barça


No son retoques. Ni mucho menos. Son cambios de verdad. Cambios que van desde el eje del equipo (De Jong llegará para jugar con Busquets y, al mismo tiempo, dar descanso a Busquets) hasta el final porque hasta el propio Suárez lleva meses reconociendo que el Barça requiere de otro delantero centro. Pero no en versión low cost, tipo Boateng, que, al final, no ha sido ni utilizado. Ni siquiera vale el perfil de segundo nivel que encarnaba en su momento Paco Alcácer.

Griezmann, Neymar, Rodrigo... El Barça persigue añadir gol para volver a ser competitivo en Europa

Valverde pide jugadores que puedan ser inmediatamente titulares, con impacto inmediato en la estructura del Barça. Rodrigo y Parejo, goleador y alma del Valencia, respectivamente, subirían de forma instantánea el rendimiento del equipo, además de satisfacer, quizá por vez primera, las auténticas exigencias del técnico. Tal vez ha sido el Txingurri quien menos influencia ha tenido estos últimos años en la confección de la plantilla.


El once de Anfield, en el que había siete titulares de la final de Berlín en la Champions del 2015, requiere de una intervención quirúrgica y precisa para estimularlo ya desde el inicio de este tercer proyecto de Valverde.

En realidad, el diagnóstico ya estaba hecho desde hace tiempo y se requería de un titular por línea en la defensa (De Ligt si ficha finalmente), en el centro del campo (De Jong es el único que ya está contratado por 75 millones más 11 en variables) y en el ataque donde Griezmann espera que el Barça reactive el interés de hace un año ejecutando el próximo 1 de julio su nueva cláusula de rescisión (120 millones de euros). O sea, 20 millones más que en el verano pasado.

A no ser, claro, que Neymar logre escaparse de esa monótona liga francesa para reunirse en Barcelona con Leo y Luis rescatando así la fotografía perdida del Barça del tridente en el 2015. Pero sí algo tiene claro el Barça es que necesita incorporar goles para no depender exclusivamente de la eficacia de Messi que no se paga y de  Luis Suárez. A Bartomeu le corresponde ahora fortalecer la debilitada figura de Valverde, erosionado por Roma más Anfield, y solo lo hará con piezas valiosas. 

2.- Simeone tiene una fortuna para reconstruir el Atlético

El Atlético de Simeone, entendido como tal, ya no existe. Se ha ido Godín, se ha ido Juanfran, se ha ido Griezmann, se irá Filipe Luis y Griezmann, el faro del cholismo, también abandona Madrid. O sea, le toca a Simeone iniciar una reconstrucción imprescindible porque además Lucas Hernández, uno de los jóvenes, sobre los que quería asentarla se marchó antes de lo previsto camino de Alemania para enrolarse en el Bayern Múnich.

De momento, el Cholo ya posee 200 millones con las marchas de Lucas (80) y Griezmann (120)


Simeone tendrá una fortuna para rehacer a su Atlético 2.0. En dos jugadores ya reunirá 200 millones de euros: Griezmann (120) y Lucas (80). Podría incluso rozar los 300 si Guardiola ordena al Manchester City pagar la cláusula de rescisión de Rodri (70). Y este acepta. El verdadero problema para el técnico es construir una defensa nueva porque tres de las cuatro piezas que le daban solidez (Juanfran, Godín y Filipe Luis / Lucas) ya no estarán.

Aún está alividado, al menos, porque Oblak, el guardián del Metropolitano, no se moverá de su casa. Pero si no logra armar un equipo competitivo tendrá dificultades para retenerlo a partir del 2020. Tiene dinero Simeone y se mueve rápido en el mercado. Felipe, el central del Oporto, se ha convertido en el defensa más caro de la historia del Atlético. Ha costado 20 millones de euros superando a Filipe Luis (16) y Vrsaljko (16).

Pero le falta un central zurdo (quiere a Mario Hermoso, del Espanyol), un lateral izquierdo (le gusta Marcos Alonso, del Chelsea) y necesita, si finalmente Diego Costa se va, un goleador de clase mundial para acompañar a Morata tras la marcha de Griezmann.
Cavani, el uruguayo del Paris SG, es un viejo objetivo del Cholo para tener la delantera que tanto pide en el primer año sin Antoine. Ya está a punto de hacerse oficial la llegada de Héctor Herrera, el centrocampista mexicano del Oporto, que aparecerá gratis porque acababa contrato. En la anterior temporada, Simeone dio la orden de fichar a Lemar por 70 millones, el más caro de la historia del Atlético. Ahora tiene más dinero. Y no puede fallar.

3.- Hazard, el galáctico para la regeneración de Zidane

"Hazard me parece un jugadorazo, de nivel top y nos vendría muy bien al Real Madrid. Ojalá venga". En medio de una larga rueda de prensa para decir que no había dicho que quisiera irse del Bernabéu, Sergio Ramos se deshizo en elogios hacia el primer galáctico que traerá Florentino Pérez a Zidane para regenerar al Madrid que se ha consumido en esta temporada.

Pero Zizou pide más. Pide, por ejemplo, que Bale salga pronto de su vestuario para edificar un nuevo grupo, quizá hasta una nueva manera de jugar porque la línea de vida del Madrid que fue tricampeón de Europa con el francés ya ha desaparecido. Keylor Navas anda buscando equipo, Ramos tiene que salir a presumir de su madridismo, enredado en problemas constantes con "el presi", como él le llama, Modric no ha brillado en el curso en que era el Balón de Oro y hace meses que ya no está Cristiano Ronaldo, el delantero que enterraba cualquier duda con su máquina infalible de fabricar goles.

Militao, por quien ha pagado 50 millones, es el primero, pero Zidane pide a Pogba, Jovic, Mendy...

Zidane se apoyará ahora en Courtois, cuya primera temporada de blanco ha sido irrelevante, además de apostar por Militao, un joven central brasileño (21 años) por quien el club blanco pagó  50 millones al Oporto para que ayude a Ramos y Varane.  Pero Zizou también busca a Mendy, el lateral izquierdo del Olympique de Lyón, para no depender exclusivamente de Marcelo y su irregularidad cada vez más acusada, sobre todo en el plano defensivo.
Con Hazard no basta. Zidane pide y pide. Jovic, el delantero del Eintracht de Frankfurt, se perfila como la segunda opción de Benzema, transformado ahora en capitán general de un equipo que solo ganó el Mundial de clubs. Zidane pide a Pogba, uno de sus objetivos antiguos, para fortalecer el centro del campo. Por pedir le encantaría tener a Mbappé. Y si no a Neymar. "El Madrid tiene una pinta ilusionante, me suena bien. Consiste en hacer un nuevo equipo, con gente que venga a reforzarlo", proclamó Ramos. Luego le corresponderá a Zizou construir un equipo lleno de nuevos (y caros) cromos.