Ir a contenido

MENSAJE DE CAPITÁN

Messi pide perdón y aboga por la continuidad de Valverde

El argentino protagoniza un durísimo ejercicio de autocrítica por el desastre de Anfield en vísperas de la final de la Copa del rey

Rafael Tapounet

Messi, en la rueda de prensa previa a la final de Copa.

Messi, en la rueda de prensa previa a la final de Copa. / JORDI COTRINA

El FC Barcelona ha convertido los días previos a la final de la Copa del Rey que el equipo azulgrana y el Valencia disputarán en el estadio Benito Villamarín de Sevilla (21 horas, TVE ) en una inequívoca campaña de apoyo a Ernesto Valverde después de que la continuidad del técnico se viera comprometida por el desastre de Anfield. Por si los reiterados gestos públicos de respaldo del presidente Josep Maria Bartomeu no hubieran sido prueba suficiente de confianza, el club empleó la munición más pesada de que dispone para zanjar el debate: la palabra de Leo Messi. Y el astro argentino habló claro: “El míster ha hecho un trabajo impresionante y no tuvo prácticamente culpa en la eliminación […]. La verdad es que me gustaría que siguiera”.

Pero además de avalar a su entrenador, el capitán hizo algo que la afición esperaba desde el pasado 8 de mayo: asumir, en nombre de la plantilla, la responsabilidad del fiasco europeo y pedir perdón por ello. “Los culpables de lo que pasó en Liverpool somos los jugadores. Fue lamentable el partido que hicimos y la imagen que dimos”, afirmó Messi, que protagonizó un ejercicio de autocrítica insólito por su crudeza, y más en vísperas de un partido decisivo. Solo le faltó azotarse con un cilicio hasta sangrar. “Lo que ocurrió te puede pasar una vez, pero ya dos años seguidos, y con la final de la Champions tan cerca, es algo que no se puede permitir […]. El primer tiempo [en Anfield] no fue malo del todo, pero en el segundo hubo un solo equipo en la cancha. Lo peor, lo que no nos podemos perdonar, es que ni siquiera competimos, dejamos que nos pasaran por encima”.

Messi habla ante Piqué en su primera aparición en la sala de prensa en los 4 últimos años. / JORDI COTRINA

"Los que más culpa tenemos de Anfield somos nosotros, no el míster. Es imperdonable que nos pase dos años seguidos.  Te puede pasar uno, pero dos no..." (Messi) 

Si de lo que se trataba era de enviar a la hinchada un mensaje de optimismo y de ánimo ante la final de la Copa, quedó bastante claro que Messi no era el hombre más indicado. Con semblante abatido, el 10 admitió sin ambages que aún no ha logrado recuperarse del mazazo europeo, “un golpe durísimo”, dijo, que dejará “un mancha grande” en la temporada del Barça pase lo que pase en el Villamarín,. “Todavía nos estamos reponiendo de lo que pasó en Liverpool […]. Estábamos todos con la cabeza en la Champions y por eso la decepción fue tan grande –reconoció-. Conseguir el doblete sería importantísimo, pero nos va a quedar una sensación rara”.  

Messi abandona la sala de prensa de la ciudad deportiva en Sant Joan Despí. / JORDI COTRINA

"Quedar fuera de la Champions no me hace pensar en dejar el Barça" (Messi)

El rosarino, que comparecía en rueda de prensa por primera vez en cuatro años, no había venido a engañar a nadie. Ni a vender ilusiones que él mismo no acaba de sentir. “Tenemos la posibilidad de terminar bien el año, dentro de lo que cabe”, llegó a decir al hablar de la final de Sevilla. La Copa del Rey será deseada, pero nunca podrá ser tan linda como esa Champions que se ha ido con otro. Es, a lo sumo, Miss Simpatía en el baile de graduación, la amiga con gafas de la capitana del equipo de animadoras. Un trofeo cuyo discreto atractivo, tan pálido cuando se sitúa al lado del rutilante título europeo, remite de algún modo a aquello que cantaban los escoceses Orange Juice en Consolation Prize. “Él te hizo llorar, / yo seré tu premio de consolación, / aunque sé / que nunca seré suficiente para ti”.

No, la Copa del Rey nunca será suficiente para el Barça de Messi, pero sumada al campeonato de Liga sí puede ser algo más que un mero premio de consolación. “El partido de mañana [por hoy] es una final y tenemos que tener la cabeza ahí, vivirla como lo que es y no pensar en nada más”, apuntó el capitán, que no ocultó que una derrota frente al Valencia levantaría una marejada en el club. “No ganar esta final nos dejaría mucho peor de cómo estamos ahora”, sentenció.

Sin dudas sobre su continuidad en el Barça

Pero ni siquiera en ese escenario siniestro, y esta es la buena noticia para los aficionados azulgranas, el 10 albergaría dudas sobre su compromiso con el FC Barcelona. “Nunca dudé de seguir aquí, a pesar de la decepción del año pasado y la de este –aseguró, rotundo-. También he tenido muchas decepciones con la selección argentina y yo lo voy a seguir intentando. Quedar fuera de la Champions no me hace pensar en dejar el Barça”.  

Se presentó el rosarino ante la prensa acompañado de otro peso pesado del vestuario barcelonista, Gerard Piqué, que calificó el partido de Anfield como “una de las peores experiencias” de su carrera profesional. Junto con Sergio Busquets, Messi y Piqué completan el trío de jugadores que, en caso de victoria azulgrana, igualarán a Piru Gaínza, leyenda del Athletic de Bilbao, como los futbolistas con más campeonatos de Copa en su palmarés: nada menos que siete. No es el único registro histórico que puede alcanzar el equipo de Valverde en el Villamarín. Ningún equipo hasta ahora ha podido encadenar cinco títulos coperos consecutivos, un hito que está ahora a tiro del Barça, rey indiscutible de la competición con 30 trofeos. Tampoco nadie tiene los nueve dobletes que puede acumular el club catalán.

Motivación

Son argumentos adicionales para estimular a un equipo que, a juzgar por el discurso de Messi, necesita un plus de motivación. Enfrente tendrá a un Valencia que, una vez cubierto el objetivo de obtener plaza en la Champions, aspira a ganar su primer título en más de una década. “A ganas y actitud no debería ganarnos nadie, y menos en la situación en la que estamos”, señaló el capitán azulgrana.

Esa “situación en la que estamos” es uno de los factores más importantes a la hora de afrontar tanto la final de hoy como el efecto que puede tener en el futuro inmediato del equipo lo que ocurra en Sevilla. Decía Scott Fitzgerald que es posible predecir con absoluta certeza quién va a salir adelante “no tanto por el éxito inmediato como por la manera de sobrevivir al fracaso”. El año pasado, el Barça supo aparcar la decepción de Roma para conquistar la Copa del Rey con una actuación brillante. De su respuesta en esta ocasión dependerá el alcance de las reformas en la plantilla y quién sabe si también en el banquillo.

“Decir si hay que hacer cambios le corresponde a otro”, apuntó Messi cuando se le preguntó sobre la conveniencia de reforzar el equipo. Piqué se mojó un poco más y comentó que lo importante no es tanto fichar jugadores jóvenes como incorporar talento. Y cuando salió a colación el nombre de Antoine Griezmann, la respuesta fue inmediata: “No opinamos”.