Ir a contenido

EIBAR - BARÇA (2-2)

Messi cierra la temporada con dos goles que valen un empate en Eibar

Un Barça con poco fútbol le deja todo el trabajo a Messi, que cierra el curso liguero marcando un doblete

Rafael Tapounet

Messi celebra su primer gol ante el Eibar mientras Dmitrovic se muestra desolado.

Messi celebra su primer gol ante el Eibar mientras Dmitrovic se muestra desolado.

La historia del fútbol se levanta sobre los cadáveres de los partidos sin historia. Por cada final trepidante, por cada duelo dramático, por cada actuación colectiva o individual digna de ser evocada se disputan cada fin de semana miles, qué digo miles, decenas de miles de encuentros condenados al olvido por la irrelevancia del resultado. En el Municipal de Ipurua se jugó uno de esos. ¿Qué recordaremos dentro de unos meses del partido que disputaron el Eibar y el FC Barcelona el 19 de mayo del 2019? Apenas nada. Quedará consignado el empate a dos, eso sí, y también, por supuesto, el doblete de Leo Messi, que convierte al rosarino en el virtual ganador de la Bota de Oro, la sexta de su colección. Pero el resto de lo que sucedió, incluido el bonito gol de De Blasis, la pelea de collejas de Arturo Vidal y Jordán, el debut de Carles Pérez y el encomiable despliegue de Marc Cucurella, se perderá en los pliegues de la memoria como las lágrimas en la lluvia eibarresa.

Tal vez en un intento de buscar un estímulo para sus jugadores, Ernesto Valverde presentó el partido como un ensayo general antes de la final de la Copa del Rey del próximo sábado frente al Valencia. Fue, en todo caso, uno de esos ensayos generales que dejan al director de la obra con cara de preocupación y pidiéndole al empresario que aplace el estreno un par de semanas. Con una delantera de circunstancias, en la que Malcom Sergi Roberto acompañaron a Messi, y un centro del campo, formado por Sergio Busquets, Rakitic y Arturo Vidal, poco dotado para esconder la pelota y controlar el tiempo, el Barça solo encontró una manera de contrarrestar la intensidad y la ambición del conjunto armero: dejarlo todo en manos de su capitán. O, mejor, en sus pies.   

Sorprendente asistencia

La estrategia ha funcionado muchas veces antes y estuvo a punto de hacerlo también en Eibar. Pero lo impidió la convicción del equipo local, que salió a morder desde el primer minuto como si se jugara bastante más que la posibilidad de ganarle al Barça, algo que, por cierto, no ha conseguido en las cinco temporadas que lleva instalado en la Primera División. El empuje eibarrés tuvo premio en el minuto 20, cuando Enrich aprovechó un resbalón de Piqué para dejarle el balón a Cucurella y el duro remate del lateral reconvertido en interior se le escurrió a Cillessen entre los brazos. La ley del ex.

Al verse en desventaja, el campeón se quedó mirando a Messi con cara de ‘¿y ahora qué hacemos?’ y el argentino respondió con dos goles en dos minutos. En el primero, batió por debajo a Dmitrovic después de recibir una sorprendente asistencia de Vidal, tan buena que no te importaría llevarla a casa y presentársela a tus padres. En el segundo, aprovechó un pase largo al espacio de Rakitic para citarse otra vez con el meta serbio y picarle el balón por encima. Dos tantos para poner la cuenta personal en esta Liga en 36, cuatro más que Mbappé, a quien le queda un partido por jugar. Salvo un desmelene apoteósico del francés ante el Reims el próximo viernes, la Bota de Oro viajará de nuevo a Barcelona.

El 1-2 de marcador hacía poca justicia a lo visto sobre el campo (el Barça había marcado en sus dos únicos tiros a puerta en toda la primera parte) y el argentino De Blasis se encargó de equilibrar un poco las cosas en el minuto 45 al superar a Cillessen por alto con un disparo muy lejano después de que el holandés hubiera salido de su área para realizar un defectuoso despeje de cabeza. Y ahí se acabó el partido, porque la segunda parte fue un trámite algo penoso en el que el equipo de Valverde incurrió en las imprecisiones y las fases de descontrol de sus peores tardes y el Eibar, en modo dominador, tuvo ocasiones claras para llevarse los tres puntos. Al final, un empate para cerrar una Liga ganada con más holgura que brillantez y la sensación, cada vez mas asentada, de que después de la final de la Copa del Rey el fútbol del Barça necesita un ‘reset’ con urgencia. 

Ficha técnica

EIBAR: Dmitrovic (5); De Blasis (7), Oliveira (6), Ramis (7), Cote (6); Orellana (7), Escalante (6), Jordán (5), Cucurella (7); Enrich (7), Charles (6). 
Técnico: Mendilibar (7). 
Cambios: Kike (5) por Enrich (m. 66); Álvarez (6) por Ramis (m. 77); Cardona (sc) por Charles (m. 85).

FC BARCELONA: Cillessen (5); Semedo (6), Piqué (6), Lenglet (7), Jordi Alba (6); Vidal (5), Rakitic (6), Sergio Busquets (5); Sergi Roberto (5), Messi (8), Malcom (4). 
Técnico: Valverde (5). 
Cambios: Wague (6) por Semedo (m. 46); Aleñá (6) por Buquets (m. 65); Pérez (6) por Malcom (m. 73).
Goles
1-0 (m. 20) Cucurella recibe de Enrich y envía un remate duro que a Cillessen se le escapa. 1-1 (m. 31) Messi bate por debajo a Dmitrovic tras asistencia de Vidal. 1-2 (m. 32) Messi supera l salida de Dmitrovic. 2-2 (m. 45) De Blassis aprovecha un mal despeje de Cillessen y le pasa el balón por encima.
Árbitro: Munuera Montero (8), andaluz. 
Tarjetas: Ramis (m. 33), Semedo (m. 42), De Blasis (m. 44), Cote (m. 80), Alba (m. 83), Escalante (m. 83).
Estadio: Municipal de Ipurura. Espectadores: 5.145.