ENTREVISTA CON LA CAPITANA

Vicky Losada, capitana del Barça: "Es el partido de nuestras vidas"

La centrocampista azulgrana rememora su camino en una entrevista con EL PERIÓDICO antes de la final de la Champions contra el Lyon

Vicky Losada, la capitana del Barça, posa para EL PERIÓDICO en el Miniestadi. 

Vicky Losada, la capitana del Barça, posa para EL PERIÓDICO en el Miniestadi.  / JOAN CORTADELLAS

Se lee en minutos

Respetada y querida por todo el vestuario, Vicky Losada (Terrassa, 28 años) es la capitana de un Barça que sueña con conquistar este sábado ante el poderoso Lyon su primera Champions. Nadie como la centrocampista catalana conoce la dura travesía de una sección que se asoma a la gloria después de muchos vaivenes. Vicky entró con 14 años en el club azulgrana y ahora vive su cuarta etapa con experiencias incluidas en el Espanyol, Estados Unidos e Inglaterra. La admirada capitana disfruta del momento pero no olvida su largo camino. 

-¿Cómo se encuentra el vestuario ante la gran cita de Budapest? Es un momento muy bonito. Por fin ha llegado. Es algo histórico, fantástico, muy esperado por el club. Imagínate para mí, que llevo muchísimos años. Siempre he dicho que mi gran reto era ganar una Champions con el Barça y, al menos, la oportunidad la tenemos ya. Estamos preparadas, con confianza, en una dinámica buena. Podemos vencer. 

-El Lyon ha ganado las tres últimas Champions y cuenta con muchas estrellas. ¿Es tan favorito como parece? El año pasado nos medimos con ellas a doble partido en cuartos y competimos bien. Ahora es una final, un solo partido. Puede pasar de todo. Ellas tienen muy buenas jugadoras, pero yo creo que en conjunto somos mejores. Si nos ayudamos todas tendremos posibilidades de llevarnos el título. La presión la tiene el Lyon. Esa es la realidad. Nosotras estamos creciendo, nuestra responsabilidad es ir a ganar. Si lo logramos sería histórico, marcaría un antes y un después en el fútbol español. Es el partido de nuestras vidas para todas. 

Vicky Losada, tras la entrevista con EL PERIÓDICO / JOAN CORTADELLAS

-¿Se ve levantando la Copa en el Ferencvaros Stadium? Sí, lo he soñado varias veces. También antes de llegar a la final. Como soñar es gratis te lo imaginas todo muy bonito. Llevo desde los 14 años en este club y con 28 el fútbol me ha dado esta oportunidad. Es verdad que he vivido muchísimos momentos bonitos en el Barça, como las cuatro Ligas seguidas o un triunfo inolvidable en San Mamés que nos dio un título que nadie esperaba. También recuerdo con cariño la Copa que gané con el Arsenal en Wembley ante el Chelsea, pero esto sería lo más grande. 

"La presión la tiene el Lyon. Si ganamos sería algo histórico, marcaría un antes y un después en el fútbol español"

¿Le hubiese gustado jugar en el Metropolitano como la final masculina? Hubiese sido muy bueno para nosotras. El estadio habría sido más español que francés. En Budapest creo que predominará la afición del Lyon. Ojalá hubiese sido en Madrid.

-¿Quién le acompaña en Hungría? Aquí están mis mejores amigos y toda mi familia cercana. Mis dos hermanos, mi padre, mi madre, mi sobrina… En casa están todos muy emocionados y sorprendidos con esta Champions. Siempre me recuerdan cuando entrenábamos en campos de tierra, a las 11 de la noche… Lo que vivimos en el Mini contra el Bayern ya fue estupendo. Para las que llevamos mucho tiempo en el fútbol femenino es muy emocionante. 

«Lo tuve siempre claro. Llevó el fútbol muy dentro. En casa solo había balones, balones y balones. Se desgastaban. Cada mes había una pelota nueva»

-¿Ha recibido algún mensaje esta semana de los jugadores del Barça? Últimamente no nos los hemos encontrado mucho, pero en las semis estuvo Aleñá en el Mini y también Valverde, que está muy implicado con el fútbol femenino. Piqué escribió en Facebook, Messi nos ha animado cuando he coincidido con él en eventos… La distancia se está acortando con los chicos. Ya no los ves como si estuvieran en otro mundo.

Vicky Losada, junto a Messi, en una promoción del Barça / FCB

-¿Cómo fue su infancia como futbolista? ¿Cuál es su primera imagen? Mi primer recuerdo es de pequeñita con el balón en la mano, como si fuera mi perrito. Empecé jugando con los niños en la calle y en campos de tierra. Fueron años muy bonitos. A mí me querían muchísimo y eso no era muy normal en aquella sociedad. Tengo otras compañeras que no lo pasaron tan bien. El Can Parellada de Terrassa fue mi primer equipo en benjamines, pero antes ya le había dado patadas al balón en los jardines y en las calles. Con 10 años me fui al Sabadell y luego ya al Barça. Lo tuve siempre claro. Llevó el fútbol muy dentro. En casa solo había balones, balones y balones. Se desgastaban. Cada mes había una pelota nueva.

"La distancia se está acortando con el equipo masculino. Ya no los vemos como si estuvieran en otro mundo"

-Al Barça llega con apenas 14 años y su evolución es vertiginosa. Así es. Comencé con 14 años en el equipo de fútbol-7. Pasé de la Tercera Catalana a la Primera Nacional y Xavi Llorens me subió al primer equipo con solo 15 años. Todo fue muy rápido. En esa temporada descendimos, perdíamos todos los partidos y ahora estamos en una final de Champions. Yo lo he vivido todo. El Espanyol nos ganaba 7-0 todos los derbis, luego se fue igualando, la balanza empezó a cambiar y en los últimos años ya les hemos ganado 5-0 o 7-0.

La capitana azulgrana, en las instalaciones del Miniestadi / JOAN CORTADELLAS

-¿En qué aspectos nota más el avance extraordinario de la sección? Una palabra lo define todo: profesionalización. Ahora tienes un staff de 15 personas, entrenas en un campo de césped natural, desayunas y comes en el club, cuenta con servicios médicos excelentes… Hay cosas que incluso no existen en equipos de chicos. El Barça nos da de todo. A nivel de chicas no hay un club igual. Atrás quedan desplazamientos en autobús de 14 horas, aquellos partidos los domingos a las 12 (siempre se jugaba al mediodía) con viajes de vuelta inacabables… Nadie nos conocía. 

-¿Le costó tomar la decisión de dejarlo todo para marcharse al extranjero? Me fui a EEUU con 22 años a buscarme la vida. Me costó mucho, sobre todo al inicio, pero por suerte aguanté. Me marché después de ganarlo todo con el Barça. Habíamos sido campeonas de Liga cuatro veces seguidas pero necesitaba algo más y surgió la posibilidad de jugar en el extranjero, en el país con más relevancia del fútbol femenino. Y allí me fui. En mi familia tampoco sonó como algo extraño. Mi padre es de Ponferrada, mi madre es malagueña y se conocieron en una fiesta de españoles en Alemania. Mis hermanos nacieron en Stuttgart. Con la gran crisis mis padres se fueron allí, luego volvieron y yo nací aquí de milagro. Por los pelos no tengo la doble nacionalidad alemano-española. 

«Me fui a EEUU con 22 años a buscarme la vida. Me costó al inicio, pero quería un reto de verdad. Allí crecí como futbolista y persona»

-¿Qué aprendió en sus experiencias en el Western New York y el Arsenal? Yo quería algo más difícil, un reto de verdad y apareció el interés de EEUU. Me fui a jugar a la ciudad de Búfalo, a seis horas de Nueva York. Físicamente yo era débil para una Liga tan potente y mi nivel de inglés tampoco era el mejor, pero allí crecí como futbolista y como persona. En el campo las cosas me acompañaron. Estrellas como Carli Lloyd o Abby Wambach me ayudaron. En EEUU hay mucha cultura deportiva. El fútbol es el primer deporte femenino del país. Se vive de otra manera a lo que se ve aquí. Es un espectáculo, la gente va con las familias a pasárselo bien. Se plantan en el estadio una hora antes, están fuera, comen, hay fuegos artificiales, se traen un coro para cantar el himno estadounidense… Todo se hace a lo grande y el fútbol es muy atlético. Llegué a jugar en estadios con 20.000 espectadores y nunca con menos de 5.000. Aquí hay estadios con 80 o 100 personas. En el Arsenal todo fue más fácil, solo estaba a dos horas de casa, no al otro lado del océano. Fue otra gran experiencia. Puro fútbol. 

-¿Era conocida por las calles en EEUU? Yo era muy joven. Es verdad que firmábamos autógrafos pero por los eventos que organizaba el club. Las más famosas eran las jugadoras de la selección americana, que mueve muchísimo. El fútbol masculino y femenino es exactamente igual allí. No hay diferencias. Entrenaba tres veces al día en pretemporada. Solo te quedaba tiempo para llegar a casa, tirarte en la cama y descansar. Además se juega en verano y en esa época no hay NBA ni fútbol americano, que son los deportes estrella. 

-¿Cuál fue su primer ídolo futbolístico? Desde pequeñita tenía la camiseta de Pep Guardiola con el número 4. Era la camiseta del centenario. Iba en casa con ella más feliz que todas las cosas. Cuando él se fue del Barça yo tendría unos 10 añitos. Siempre le admiré. Además jugaba en la misma posición que yo, un poquito más atrás, pero era un jugador de toque como yo. Luego también vino Xavi, que además es de mi tierra. 

-¿Cómo ha cambiado en la sociedad la percepción del fútbol femenino? Si me llegas a preguntar esto hace un año diría que las cosas están cambiando, pero con la boca pequeña. Ahora puedo decir que se nota muchísimo. Estamos consiguiendo resultados, las teles se están interesando, pero creo que hay que llegar a un acuerdo en el tema del convenio colectivo. En nuestra Liga hay muchas chicas que siguen trabajando, que siguen desplazándose siempre en autocar… Todavía hay que mejorar.

«Desde pequeñita tenía la camiseta de Guardiola con el 4. Iba en casa con ella más feliz que todas las cosas. Le admiraba»

-¿Sigue habiendo insultos machistas en los campos? Este tema ha cambiado mucho para bien. Continúa habiendo sitios complicados o gente mayor a la que le dices que juegas a fútbol y te miran con cara rara. Yo soy de Terrassa y allí pasó hace poco el conflicto entre los veteranos del club y las chicas. Queda bastante camino aún.

-¿Cuantas horas dedica al fútbol cada día? ¿Cómo es su jornada habitual? Ahora no vivo en Terrassa, ojalá fuera así porque soy muy del Vallès. Vivo en Barcelona, en la Gran Via. Quedamos a las 8.30 con el resto del equipo, desayunamos, entrenamos, gimnasio y comida a las 13.00. Luego subo a tratarme, hago algo más de gimnasio… Me cuido mucho. Llego a casa a las tres de las tarde o así. Allí me esperan mis dos animalitos. Lolita, una perrita adoptada, y Saki, un perro. Por las tardes descanso o voy a Terrassa a ver a mi familia. Me gustaría volver a retomar los estudios, pero tengo que pensarlo bien. Antes de dejarlo estudié Laboratorio, ahora cambiaría completamente.

Vicky Losada celebra un gol con la selección española.

Te puede interesar

-¿Cuál es el sueldo medio de las jugadoras de la plantilla del Barça? No lo sé exactamente. Ahora cobran todas las futbolistas, incluso las chicas del B perciben unos 300 o 400 euros. La media puede andar en torno a los 2.000 euros brutos al mes. El año pasado había 3,5 millones de presupuesto. Ahora nos vamos a cerca de 7 con la aportación de Stanley. 

-Usted marcó el primer gol de la historia de España en un Mundial hace cuatro años en Canadá. Ahora se aproxima otra nueva edición en Francia. ¿Es el año más intenso de su carrera? Es una temporada muy bonita. Yo he jugado un Mundial y dos Europeos. Son experiencias inolvidables. Espero estar el lunes en la lista. Todo el mundo te dice que estarás, pero hasta que no escuche mi nombre no estaré tranquila. Yo le digo a las más pequeñas que un Mundial es lo más grande que existe. Los cruces son complicados, con EEUU en el horizonte. Con el Barça también nos pasó eso en otras ediciones y ahora estamos en una final. Tarde o temprano España estará donde se merece.