Ir a contenido

VIAJE A LA HISTORIA EN BUDAPEST

Andrea Pereira: "Nadie contaba con que estuviésemos en la final"

La central del FC Barcelona habla con optimismo de la final de Budapest y del futuro del fútbol femenino español

Irati Vidal

Andrea Pereira en las instalaciones de la Ciutat Esportiva Joan Gamper

Andrea Pereira en las instalaciones de la Ciutat Esportiva Joan Gamper / FC BARCELONA

Creció en la base del RCD Espanyol, conquistó dos títulos con el Atlético de Madrid y regresó a Barcelona en busca de la consagración europea. Andrea Pereira (Barcelona, 1993), una de las zagueras del conjunto de Lluís Cortés, afronta la final del sábado con optimismo y todavía sin excesivos nervios. Tiene claro que en 90 minutos puede pasar de todo y que la calidad siempre puede batir al físico.

Pregunta. ¿Soñaba la Andrea Pereira que empezó a jugar a fútbol en disputar una final de la Champions?

Respuesta. Jamás. Cuando empecé ni siquiera sabia que existía la Champions ni la selección.  Para mi el fútbol era un hobby y no tenía grandes aspiraciones porque no las conocía. Ahora, cuando me dan la enhorabuena por todo lo que estamos consiguiendo me paro a pensar: ‘¿Quién me lo hubiera dicho hace tres años?’.

P. ¿Tanto ha cambiado el fútbol femenino desde que empezaste?           

R. Considerablemente. Por suerte, todo ha ido a mejor. Se ha aumentado el profesionalismo, las condiciones, las instalaciones e incluso los entrenadores tienen más formación. Se ha transformado todo. pero todavía queda mucho por cambiar.

P. También en cuanto a atención. ¿Qué se siente al ver que cada vez se llenan más estadios?

R. Mucha gente cree que un estadio lleno nos presiona, pero es al contrario. Al final, salir al campo y ver las gradas repletas de gente gritando tu nombre y el de tu equipo te motiva más. Es como que tienes más recompensa por lo que estas haciendo.

"Antes todos los ídolos eran masculinos, pero eso ha cambiado en los últimos años. Para mí, salir del Mini y ver un montón de niñas pidiéndome autógrafos y fotos es algo importante. Ellas son el futuro"

P. ¿Qué es lo mejor de esa atención?

R. Que cada vez hay más niñas pequeñas llenando los estadios y que nos tienen como referentes. Antes, todos los ídolos eran masculinos pero eso en los últimos años ha cambiado. Para mí, salir del Mini y ver un montón de niñas pidiéndome autógrafos y fotos es algo importante porque al final ellas son el futuro del fútbol femenino.

P. ¿Puede ayudar la final del sábado al crecimiento del fútbol femenino español?

R. Desde luego. Además, el hecho de que coincida con año de Mundial nos beneficia a todas. Lógicamente Francia, Alemania o el propio Lyon nos llevan años de ventaja pero poco a poco nos estamos acercando a ellas y con esta Champions lo hemos demostrado. Ahora, cualquier equipo de nuestro fútbol que compita contra alemanas o francesas notará que la diferencia no es tan abismal.

"Lo que nos falta en España es trabajo físico. Pero a calidad no nos gana nadie o casi nadie" 

P. La diferencia puede no ser tanta pero parece que alemanas y francesas siguen un escalón por encima ¿Qué le falta al fútbol femenino español para equipararlo con el de los grandes clubes?

R. Lo que nos falta en España es trabajo físico, que es con lo que muchas ganan los duelos individuales. Inglesas, alemanas y francesas tienen un físico muy superior al nuestro y ahí es donde más sufrimos. Eso sí, a las españolas a calidad no nos gana nadie, o casi nadie.

P. Esa es quizás la gran victoria de esta Champions, el haber sabido imponer el estilo de juego y la calidad técnica por encima del físico.

R. Exacto. El nivel del Bayern y el del Barça podríamos decir que es similar pero ellas tiraron de físico y nosotras de calidad y estilo. Conseguimos imponer nuestro juego y, tengas el físico que tengas, correr detrás del balón como cuando juegas contra nosotras cansa a cualquiera.

"En 90 minutos puede pasar cualquier cosa. No lo afrontamos como un partido que vamos a perder"

P. ¿Os veis capaces de hacer lo mismo en la final o  ante el Lyon toca defender más que atacar?

R. Las últimas temporadas del Lyon, su experiencia, su palmarés y el presupuesto que tienen demuestran que seguramente sean ellas las que lleven la iniciativa. Pero nosotras hemos sido capaces de ganar dos veces al Atlético de Madrid y otras dos al Bayern así que podemos sorprenderlas.

P. ¿Entiendo que hay optimismo dentro del vestuario entonces?

R. Sí, en 90 minutos puede pasar cualquier cosa. Hemos trabajado para ganar el partido, para situaciones de ir ganando y de ir perdiendo. Así que no lo afrontamos como un partido que vamos a perder. Creo que tenemos las mismas posibilidades que ellas de poder ganar.

P. Vuestro entusiasmo y la sorprendente irrupción en la final os convierten en equipo revelación ¿Os sentís un poco como el Ajax de la Champions femenina?

R. Podríamos decir que sí. Nadie contaba con que estuviésemos en la final, solo lo hacíamos los de dentro del vestuario y hemos acabando demostrando que no todo es físico, que si tu combinas y sabes en qué momento tienes que jugar el balón puedes hacer grandes cosas.

P. Pese a ello, la Liga decidió colocar los horarios de la última jornada a la misma jora que vuestra final y tuvo que rectificar ¿Echáis en falta más apoyo por parte de laliga en momentos como este?

R. El tema de los horarios creo que es una lucha entre los dos mandamás del fútbol español. No es tanto contra el fútbol femenino como su propia batalla Nosotras vamos a jugar en el horario que nos pongan Por suerte, rectificaron a tiempo y eso les beneficia tanto a ellos como a nosotras.

"Voy a pensar en la familia, ellos más que nadie se merecen disfrutar de la recompensa"

P. Volviendo a la final, ¿qué es lo primero en lo que vas a pensar si ganáis?

R. No tengo promesas pero al final lo primero en lo que voy a pensar es en la familia porque ellos más que nadie se merecen disfrutar de la recompensa. Al final, son muchos horas yendo a los entrenos a las 21.00h con frío, lluvia… Ellos forman parte de esto y tendrían que disfrutarlo igual que yo.

P. Por el esfuerzo y porque tampoco tuvo que ser fácil empujarte al sueño de ser futbolista con los prejuicios de antes.

R. En ese sentido yo nunca he tenido problemas. Tanto mis padres como mis amigos siempre me han apoyado y soy una de las afortunadas que nunca ha vivido esas experiencias que cuenta la gente sobre lo difícil que fue poder elegir el fútbol siendo una niña por los prejuicios del entorno. En ese sentido me siento una afortunada y espero que la sociedad empiece a olvidar los estereotipos y vea en el fútbol para todos algo normal.