Ir a contenido

LA ABSOLUCIÓN DEL EXPRESIDENTE AZULGRANA

"Sandro Rosell es inocente al máximo"

Los abogados y los familiares del exdirigente barcelonista celebran eufóricos la sentencia absolutaria tras casi dos años de prisión preventiva

Albert Guasch

Sandro Rosell y Joan Besolí, junto a sus abogados Andrés Maluenda y Pau Molins.

Sandro Rosell y Joan Besolí, junto a sus abogados Andrés Maluenda y Pau Molins.
Pau Molins saluda a Mariona, la hermana de Sandro Rosell.

/

A las 11.15 de la mañana, el abogado Andrés Maluenda, del despacho Molins, llamó a Sandro Rosell a su casa con la noticia liberadora. "Los dos gritamos como locos", explicó. Al letrado acababan de telefonearle desde la Audiencia Nacional para comunicar que la sentencia era absolutaria. Para el expresidente y también para los otros cinco acusados. Maluenda tuvo que desplazarse hasta el domicilio de Rosell en la calle Deú i Mata de Barcelona con la sentencia en su poder y leer los puntos claves para que el exdirigente azulgrana se quedara convencido. "Sandro Rosell es inocente al máximo", enfatizó el abogado en una rueda de prensa en la tarde de ayer.

La Audiencia Nacional resolvió que no se podían probar las acusaciones que pendían sobre Rosell de blanqueo de capital y organización criminal. Se enfrentaba a seis años de cárcel y a una multa de 59 millones de euros después de pasar junto a su socio Joan Besolí 21 meses en prisión preventiva, uno de los casos más longevos en esa situación que se recuerda en España. "Vuelvo a creer en la justicia. La sentencia pone de relieve que el sistema al final funciona", proclamó Pau Molins en la rueda de prensa que Rosell, finalmente, prefirió evitar.

"Está completamente noqueado por la noticia y por las muestras de afecto", explicaron desde el despacho de sus abogados. Explicaba su hermana Mariona que pasó el día atendiendo llamadas, contestando mensajes y recibiendo visitas de familiares, abogados y amigos. No salió en todo el día de su casa, sosegado y tranquilo según sus allegados, a diferencia de otros como su esposa Marta Pineda, que "baila feliz por la casa sin parar", explicó Mariona, la hermana mayor de Rosell. "Es muy bestia lo que hemos pasado".

Pau Molins y Andrés Maluenda, abogados de Rosell, este miércoles, felices. / ALBERT BERTRAN

"He estado dos años viendo sufrir a mis suegros, de tener que ir a la cárcel para ver a Sandro, pero ahora queda atrás todo esto. Solo quiero mirar adelante. Seguir con nuestras vidas honradas y honestas", subrayó Pineda, que quedó absuelta junto a los otros tres acusados, Pedro Andrés Ramos, Josep Colomer y Shahe Ohannessian

Un caso paradigmático

La fiscalía acusaba a todos ellos de formar parte de una organización criminal, liderados por el exmandatario barcelonista, que ocultó casi 20 millones de euros de las comisiones ilegales que obtenía del expresidente de la Confederación Brasileña de Fútbol (CBF), Ricardo Teixeira,  por los derechos audiovisuales de 24 partidos de la selección brasileña de fútbol y de un contrato con Nike. Nada de nada, según la sentencia de los tres magistrados de la Audiencia Nacional. 

Jordi Nieva-Fenoll

Catedrático de Derecho Procesal de la Universitat de Barcelona.

Rosell salió en libertad en el tercer día de juicio después de 643 noches en prisión preventiva junto a su socio Besolí y después de 13 peticiones denegadas. Para Molins, "este es un caso paradigmático de lo que no puede ser un procedimiento penal, lleno de irregularidades, con una prisión preventiva desproporcionada e injusta. Alguien tendría que pedir disculpas", señaló el abogado, en alusión directa a la jueza Carmen Lamela, pero no exclusivamente.

Celebró, no obstante, "una sentencia honesta y valiente", ya que temía que "pudiera taparase una injusticia contra injusticia". E hizo un llamamiento genérico. "Pido una reflexión para que se replantee la prisión preventiva porque en ciertos casos se usa de forma abusiva". 

Infinidad de reacciones

El mundo del deporte, sobre todo el azulgrana, y buena parte de la sociedad se felicitó también por la sentencia. Josep Maria Bartomeu, presidente del Barça y amigo personal de Rosell, emitió un comunicado por la noche al respecto. "Se acaba una pesadilla, pero es evidente que esta sentencia no nos rescata de la indignación que sentimos. Desgraciadamente, nadie podrá devolverle todo este tiempo de privación de libertad".

Rosell con su esposa y sus hermanos a la salida de la Audiencia Nacional. / EFE

También se congratularon personas tan diversas como Javier Tebas, presidente de la Liga Profesional ("he seguido el caso de cerca y se ha hecho justicia"); el presidente de la ANC Jordi Sánchez, con quien Rosell hizo buenas migas en Soto del Real, o Meritxell Budó, portavoz del Govern. Incluso su archienemigo Joan Laporta se puso de su lado, como ya hizo cuando salió en libertad sin fianza: "Se ha acabado el sufrimiento. Me alegro por Sandro y su familia. Espero que se olvide lo antes posible de esta injusticia y siga su camino viendo las cosas buenas que tiene la vida".

Temas: Sandro Rosell