Ir a contenido

SEMIFINALES DE CHAMPIONS

Liverpool, rival del Barça; City, eliminado por Tottenham

El punzante equipo de Klopp es el penúltimo obstáculo para los azulgranas y Guardiola se queda fuera en una noche de locos

El VAR anuló un gol a Sterling en el tiempo añadido después de haber concedido el de LLorente, que eliminó a los citizens

Marcos López

Guardiola se lamenta del gol anulado por el VAR a Sterling en el tiempo añadido.

Guardiola se lamenta del gol anulado por el VAR a Sterling en el tiempo añadido. / REUTERS / PHIL NOBLE

El endiablado vértigo contra Messi. Ese vértigo del punzante Liverpool de Klopp, finalista de la pasada edición de la Champions, caído ante el Madrid de Zidane por los infantiles errores de Karius, se asoma amenazante en el horizonte del Barça de Messi. Es el penúltimo obstáculo para estar el próximo 1 de junio en el Metropolitano. Penúltima y peligrosa curva que debe esquivar el equipo de Valverde, empeñado en no dejar mal a su capitán.

El Liverpool hizo su trabajo en Oporto (1-4), mientras el City de Guardiola caía eliminado en su casa en un irrepetible partido. Ganó (4-3), pero un gol anulado por el VAR a Sterling le privó de vivir al extécnico azulgrana de otro Iniestazo derrotado por otro tanto de VAR, el que sí concedieron a Llorente.

Cristiano Ronaldo, abatido tras quedar eliminado de la Champions. / REUTERS / ALBERTO LINGRIA


Camino del Balón de Oro

El verano pasado, Messi comprometió su palabra en la reconquista de la “copa más linda y más deseada”. Ahí anda ahora Leo. Líder en el campo y portavoz fuera. Sublime con el balón (10 goles lleva en la Champions) y autocrítico cada vez que se pone delante de un micrófono. Y desde que es el dueño del primer brazalete de capitán azulgrana se le ve aún más responsabilizado todavía. Si cabe claro.
Ahí anda Leo, a tres partidos de conquistar su quinta Champions en 10 años, consciente de que el Balón de Oro está más cerca que nunca tras el desplome de Cristiano con la Juventus ante un irreverente grupo de niños, reunidos en torno a la indestructible idea del Ajax, que le dejó en la calle. 

De Ligt celebra en Turín el gol que eliminó a la Juve. / REUTERS / ALBERTO LINGRIA

Roto el matrimonio, Madrid y Cristiano comparten ahora la misma frustración

Ahí anda Leo, a tres partidos de conquistar su quinta Champions en 10 años, consciente de que el Balón de Oro está más cerca que nunca tras el desplome de Cristiano con la Juventus ante un irreverente grupo de niños, reunidos en torno a la indestructible idea del Ajax, que le dejó en la calle. Apartado como el Madrid de la aristocracia europea. Roto el matrimonio de conveniencia porque ya no se soportaban, ambos han perdido.

Desde el 2010, el equipo blanco no estaba lejos de unas semifinales europeas. Desde el 2010, el portugués tampoco se quedaba fuera de la cita de los cuatros grandes del continente. Separados, desengañados y desorientados  están el Madrid y Cristiano, repletos ambos de frustración .

Las certezas de Leo

El Barça, en cambio, está lleno de certezas a través de la infinita y voraz mirada de Messi, escoltado por un ecosistema táctico, mérito de Valverde, que lo arropa. No resulta nada casual que los azulgranas, con seis goles encajados en 10 partidos, sean la mejor defensa de la Champions. Ni que haya firmado un torneo hasta ahora irreprochable, con siete victorias y tres empates. Es el único que no ha perdido. Pero eso, como recordó Messi, no garantiza nada.

Llorente festeja el gol que eliminó al City. / AP / JON SUPER

"Si tienes cinco minutos o 10 malos en Europa te pueden echar, ya tenemos la experiencia de Roma", proclamó el capitán trasladando un mensaje de prudencia con un enloquecido Camp Nou a su alrededor. Enloquecido estaba el culé porque había superado la frontera de cuartos unido, además, a la explosión de alegría que supuso el gol de De Ligt, el central que quiere el Barça, para abatir a la presuntuosa Juve de CR7. Tres tantos firmó el Barça (dos de Messi y uno de Coutinho, que lo tomó para desquitarse del público tapándose los oídos), pero, en realidad, fueron cuatro porque el del Ajax lo sintieron igual de suyo.
 

Fútbol 'Heavy metal red'

Con el Madrid de vacaciones, pendiente de un interminable casting donde Zidane ejerce más de director deportivo que de entrenador, salvando la cara a su amigo y presidente Florentino Pérez tras un año en blanco, y Cristiano limitándose a saborear un scudetto más de la Juve, Messi ve el camino libre hacia Madrid. Pero antes llega el Liverpool, un equipo endemoniadamente eléctrico, que adora el fútbol heavy metal que tanto le gusta a Klopp.

Guardiola cae en la Champions ante el Tottenham. / AFP / ben stansall

No hay pausa alguna. Es la velocidad de Mané fusionada con los movimientos benzemanescos de Firmino unido a la genialidad de Salah, robustecido todo por el coloso Van Dijk en el eje de la defensa y arropados ahora por las manos de Alisson, el meta brasileño. Al Barça le espera, por lo tanto, un camino complejo porque el Liverpool, que ha tenido una ruta sencilla (1-6 en el global de la eliminatoria), mientras el City caía en su propio estadio en una noche de locos. Un partido que perdurará siempre dejando unas semifinales inéditas con el Barça-Liverpool y el Tottenham-Ajax. A Guardiola, por lo tanto, le toca esperar otro año más, mientras Messi debe ir antes a Anfield para poder llegar a la final de Madrid y cumplir con la palabra dada.