Ir a contenido

LA "FINAL" DE LA LIGA

Valverde usa el 4-4 del Villarreal para avisar al Barça

El técnico insiste al equipo para que no repita ante el Atlético los errores del pasado martes

Marcos López

Valverde y Messi, en el entrenamiento en la Ciutat Esportiva Joan Gamper.

Valverde y Messi, en el entrenamiento en la Ciutat Esportiva Joan Gamper. / JORDI COTRINA

No solía utilizar esa palabra Valverde. Resultó hasta extraño escucharlo de su boca en la sala de prensa del remozado estadio de la Cerámica de Vila-Real. Pero el técnico azulgrana escogió, tal si fuera Johan Cruyff, el inventor del término en Praga hace 27 años, hablar del "entorno".

Un entorno que ya daba por ganada la Liga, un entorno que ya daba por conquistada la Copa, a pesar de que el Valencia, el otro finalista, está en un gran momento de forma y un entorno, además, que se veía disfrutando del triplete recuperando el trono europeo en Madrid.

Por mucha diferencia que haya en la Liga, Valverde insiste en que todo está aún por hacer

Pero el "descontrol", otra de las palabras empleadas por Valverde el pasado martes, contra el Villarreal le vino de maravilla para ejercer de aviso y, al mismo tiempo, de despertador. Aviso de que nada resulta fácil por muchos puntos de diferencia que haya sobre el segundo. Hay ocho con respecto al Atlético.

Nada está hecho aunque el Madrid del recién llegado Zidane se esté derritiendo. El Barça lo tiene ahora a 13 puntos, por lo que la cita con el equipo de Simeone se trata de una final liguera. Un triunfo dejaría así el camino abierto para volcarse en la inminente cita europea del miércoles en Old Trafford ante el United de Solsjkaer.

El precedente del 2016


Si el Barcelona quiebra la resistencia cholista, el panorama permitiría, entonces sí, concentrarse en la Champions y en la Copa. Pero Valverde no olvida, y así se lo hace decir y recordar a sus propios jugadores, que el Atlético ya atrapó en la recta final a los azulgranas en el 2016, aunque no le sirvió de nada porque el entonces equipo de Luis Enrique acabó ganando aquella Liga.

"Es una final, es un partido vital para nosotros" (Sergi Roberto)


"Es una final, es vital para nosotros", admitió Sergi Roberto, empapándose de ese mensaje que ha trasladado Valverde, escamado como está el técnico porque esa fiabilidad defensiva que había demostrado su Barça hasta ahora se quebró el martes. Había fortificado el área de Ter Stegen, pero apareció SamuEkambi y Cazorla para que toda esa estructura quedara dinamitada. Justo ahora que aparece el Atlético, aunque nunca le han recortado al Barcelona ocho puntos de ventaja en las ocho últimas jornadas de Liga. Justo ahora que luego espera el United.

Anda inquieto el entrenador porque vio demasiado descontrol con el Villarreal, algo que sería dramático si se repite con el Atlético

Hay demasiado en juego para que el equipo de Valverde cometa los mismos errores que en el estadio de La Cerámica. A Valverde, un tipo tranquilo, sensato, equilibrado y, sobre todo, lleno de sentido común, lo ocurrido el martes es la mejor lección que le puede enseñar a los jugadores. Ellos también lo saben.

"Este partido nos tiene que ayudar, nos tiene que ayudar mucho", contó el técnico nada más sentarse resoplando y aliviado minutos después del valioso gol de Luis Suárez en el tiempo añadido. No era un Barça de Valverde. Ni mucho menos. Quizá un equipo menos brillante que otros Barças, pero compacto y compacto como demostró en su reconstrucción el año pasado tras la marcha de Neymar al Paris SG.
No le gusta al técnico que los partidos se conviertan en un Dragon Khan. No va con su carácter tranquilo. Rehuye de esos escenarios. "Este partido nos ayuda de cara a los próximos compromisos y de cara a nuestro entorno para que se de cuenta de que queda mucho en la Liga y de que todo esto es muy difícil", dijo el ‘Txingurri’. Y si algo tiene el Atlético de Simeone es paciencia para protegerse aguardando a rasgar la espalda de la defensa azulgrana.

Sin Arturo Vidal


Arturo Vidal, que vio una amarilla el martes y está sancionado se perderá el gran duelo de la Liga, lo que podría incluso abrir la puerta a que Valverde modifique el dibujo táctico rescatando el 4-4-2 que tan buen resultado le dio con el Betis. El técnico tampoco quiere correr riesgos con Dembélé. El delantero francés ya se entrenó este jueves con el grupo, al igual que Jasper Cillessen. Pero Valverde ya rompió su tradicional prudencia cuando alineó al ‘Mosquito’ en el tramo final del choque con el Olympique de Lyón. Entonces, lo necesitaba porque Europa corría peligro. Ahora no quiere que Dembélé recaiga por tercera vez de su lesión muscular, por lo que prefiere tenerlo el miércoles en Old Trafford.