Ir a contenido

EL AMBIENTE EN EL ESTADIO AZULGRANA

Fiesta completa en el Mini

La goleada del Barça fue seguida por 5.563 espectadores, la mejor entrada de la temporada en una tarde de reivindicación del fútbol femenino

"No podemos hacer comparaciones con el Wanda. La gente se lo ha pasado bien y esta es la línea a seguir", asegura el técnico Lluís Cortés

Raúl Paniagua

Las jugadores del Barça celebran el tercer gol azulgrana contra el LSK Kvinner, este miércoles en el Mini.

Las jugadores del Barça celebran el tercer gol azulgrana contra el LSK Kvinner, este miércoles en el Mini. / AFP / JOSEP LAGO

Tres días después de alcanzarse el récord mundial de asistencia en un partido femenino de clubs (60.739 espectadores en el Wanda de Madrid), el Barça afrontaba una prueba para dar un paso más en ese admirable objetivo de dar a las futbolistas la dimensión que merecen.

La ida de los cuartos de la Champions contra el campeón noruego era el reclamo y el público respondió bien. Quizá se esperaba más siendo la entrada gratuita, pero no es fácil. El Mini registró la mejor entrada de la temporada con 5.563 espectadores. Es un dato tan esperanzador como mejorable. Queda mucho camino por recorrer, pero se avanza en la dirección correcta.

Buen toque

"No le digas a nadie que estoy aquí. Vengo a menudo a ver a las chicas, pero nadie lo sabe. Yo veo todo lo que juegue el Barça y nuestro equipo femenino lo hace muy bien. Muchos hombres piensan que este fútbol es un coñazo, pero ya le gustaría a más de un equipo masculino de Primera tocar el balón como ellas", cuenta un veterano seguidor con ganas de permanecer en un extraño anonimato.

A su lado, un grupo de chicas del CE Pla d’Urgell disfrutan con los goles de Duggan, la clase de Lieke Martens y la omnipresencia de Hamraoui. Las tres horas de viaje entre la ida y la vuelta desde la comarca ilerdense merecieron la pena. Se lo pasaron en grande con sus jugadoras favoritas. 

Promociones acertadas

"La sociedad está cambiando y eso tiene que notarse también en el fútbol. Lo que consiguieron en San Mamés y en el Wanda fue una pasada. Nosotros tenemos que demostrar que somos 'més que un club' también en cosas como esta. Tenemos un gran equipo y hay que apoyarlo", asegura Christian, que acude con sus dos hijos al partido, niño y niña. "Son fans de Messi, pero ahora ya se saben también el nombre de alguna jugadora, como la Lieke Martens".

La portera noruega ataja un balón durante el partido disputado este miércoles en el Mini / Afp

Más práctica se muestra la madre, que remarca la importancia de hacer buenas campañas para atraer al público. "Yo esto lo veo como otras cosas. Por ejemplo, dicen que no va gente al cine, pero cuando ponen precios baratos y lo promocionan se llenan las salas. Si aquí fomentan los partidos con entradas gratis y se le da bombo, el fútbol femenino acabará atrayendo a la gente".

El referente del Lyon

La repercusión del récord del Wanda animó a algunos aficionados a disfrutar del conjunto de Lluís Cortes, que sueña con jugar algún día en el Camp Nou. Los 5.563 espectadores de este miércoles no suponen ni la mitad del aforo del Mini, que ronda los 15.000, pero superan ampliamente los 1.600 que acudieron a los duelos contra el Glasgow City en octubre y el BIIK Kazygurt en septiembre de las rondas anteriores de la Champions.

"El aspecto del Mini era muy bueno. No podemos hacer comparaciones con el Wanda, allí se hicieron otras promociones y era otro contexto. La gente se lo ha pasado bien y esta es la línea. Animo a los aficionados a que vengan también el sábado a vernos en la Liga", valoró el técnico azulgrana. El récord de asistencia culé sigue teniéndolo el pulso contra el Lyon del marzo pasado con 12.178 personas. Entonces no pudo culminarse la remontada y el Barça se quedó a un paso de unas semifinales que ahora parecen muy cerca.