Ir a contenido

La marcha de un futbolista sin suerte

Samper dice adiós a "una experiencia de vida"

El canterano se despide del club después de recorrer todas las categorías en sus 18 años como azulgrana

Rafael Tapounet

Sergi Samper, emocionado en un momento del acto de despedida como jugador del Barça. 

Sergi Samper, emocionado en un momento del acto de despedida como jugador del Barça.  / EFE / ENRIC FONTCUBERTA

Pocas historias relatan con tanta precisión y crueldad lo extraordinariamente difícil que resulta triunfar en el FC Barcelona como la de Sergi Samper Montaña. Elegido como el mejor centrocampista de la Liga Adelante con solo 19 años -después de una temporada, la 2013-14, en la que el Barça B, dirigido por Eusebio Sacristán, igualó los mejores registros de su historia-, Samper parecía el elegido para encarnar la continuidad en esa posición de 4 sobre la que el club azulgrana ha construido su identidad en las últimas décadas, de Milla y Guardiola a Sergio Busquets. Pero entre lesiones y pérdidas de confianza el sueño se truncó y hoy, con 24 años, Sergi Samper dice adiós al equipo de toda su vida para iniciar una nueva aventura en Japón junto a Andrés Iniesta y David Villa.

“Obviamente, mi sueño era triunfar aquí y me habría gustado acabar la temporada –explicó ayer el futbolista-. Esta es mi casa, pero a veces hay que tomar decisiones y creo que era el momento adecuado”. Rodeado de familiares, amigos y representantes del club –Ernesto Valverde, Pep Segura, Éric Abidal (con muletas), Guillermo Amor y los directivos Javier Bordas y Xavi Vilajoana, entre otros-, Samper quiso comparecer para despedirse “y dar las gracias” después de 18 años que definió como “una experiencia de vida”.

Debut con un 13-1... en contra

Llegó a la FCB Escola a los seis años atendiendo a una sugerencia de su abuelo. Tal como recordó ayer, en su primer día con la camiseta azulgrana jugó un partido y su equipo perdió 13-1, pero él pasó la prueba y se quedó. A partir de ahí, fue pasando por todas las categorías del fútbol base del Barça (como poco después haría también Carles Aleñá) hasta derribar la puerta del primer equipo con su deslumbrante actuación en la referida temporada 2013-14. Con Luis Enrique al mando, apenas dispuso de ocasiones (jugó tres partidos de Copa del Rey y uno de Champions). Se marchó cedido, primero al Granada y después al Las Palmas, pero una grave lesión frenó su progresión.

Sin opciones de buscar nuevo equipo a causa de su baja prolongada, Samper empezó la presente temporada en el primer equipo azulgrana pese a saber que Valverde apenas iba a contar con él. Por si fuera poco, el día de su reaparición, en un partido de Copa frente a la Cultural Leonesa, volvió a lesionarse y ya no ha aparecido más en las convocatorias del técnico. Ahora, tras años de sinsabores, tiene claro cuál es su primer objetivo: “Quiero volver a sentirme valorado”.

Una "pieza clave"

Y si para ello tiene que viajar más de 10.000 kilómetros, está dispuesto a hacerlo, aunque pueda haber gente que no entienda que un jugador con su edad (24 años) acepte enrolarse en una liga de rango deportivo inferior como la japonesa. “Lo que quiero es volver a jugar y disfrutar del fútbol –comentó-. Allí me dan la posibilidad de hacerlo y hacerlo en un momento alto”. “Allí” es el Vissel Kobe, el equipo en el que militan Iniesta y Villa a las órdenes de Juanma Lillo. Todo bajo el patrocinio de Hiroshi Mikitani, fundador de Rakuten y propietario del club nipón: “El señor Mikitani me contó un proyecto sólido, ambicioso, con ganas de convertirse en un gran equipo de Asia y en el que quiere que yo sea una pieza clave. Me ilusionó”.

Samper agradeció el papel que tanto Iniesta como Gerard Piqué, socio y amigo de Mikitani, han jugado en la operación. Y dijo marcharse “con la conciencia muy tranquila” y sin la menor sombra de resquemor. “A veces no depende de uno mismo, hay muchos factores”, dijo, antes de despedirse entre aplausos: “Força Barça, avui i sempre”.   

Temas: Vissel Kobe