Ir a contenido

PREVIA DEL CLÁSICO

Madrid-Barça: en busca del remate completo

El equipo azulgrana aspira a hundir a los blancos, ahora en la Liga, con un segundo triunfo en una semana en el Bernabéu

Albert Guasch

Valverde devuelve un balón desde la banda en el clásico del 28 de octubre del 2018.

Valverde devuelve un balón desde la banda en el clásico del 28 de octubre del 2018.

De Ernesto Valverde no se espera que dote de dramatismo ningún partido. Ni siquiera un clásico. Riñe su carácter con el aficionado acalorado y trascendental. Nunca pretende aparentar que el destino del mundo dependa de un resultado y no lo hizo esta tarde antes de la nueva visita al Bernabéu (sábado, 20.45 horas).

Es el técnico relativista por excelencia. Tampoco la situación de su equipo reclama impulsos motivacionales novedosos. El Barça viaja al estadio madridista con la suficiencia de la victoria holgada en la semifinal de Copa de hace tres días y la tranquilidad de la cómoda ventaja en la clasificación, de nueve puntos.

Quizá le correspondería más a Santiago Solari presentar signos de nerviosismo. No lo pareció en su comparecencia de prensa. Pero es el Madrid el equipo que, de perder, quedaría descolgado del título. ¿Definitivamente? No, en opinión de Valverde. 

"La Liga está por decidir y lo seguirá estando independientemente del resultado del partido", aseveró el técnico azulgrana antes de dirigir el último entrenamiento del equipo. Lo más contundente en términos de trascendencia al que aludió hizo referencia al cuadro psicológico. "Es muy difícil repetir resultado en dos partidos seguidos contra un mismo equipo. En este caso ganar significaría un golpe de moral importante para nosotros, aparte de quitarle puntos a un rival directo", señaló.

Igualdad histórica

No es garantía de nada, dijo, el marcador obtenido en la semifinal del miércoles. No hay inercia que valga. "Será un partido duro, como lo fue el del otro día, en el que puede pasar cualquier cosa", indicó el entrenador. Una cosa que pasará seguro: el club que gane adquirirá una ventaja en el balance histórico de enfrentamientos directos. En estos momentos, Madrid y Barça se hallan igualados a 59 victorias cada uno. La estadística refleja 11 empates. Es un dato curioso. 

No se habla en la previa de datos sino de sensaciones que se contraponen. En la órbita azulgrana, el optimismo por el devenir de la temporada frente a las suspicacias sobre la calidad del juego. Los buenos resultados frente a las irregulares impresiones. Parece el choque de ideas de la campaña presente. "Es difícil contentar a todo el mundo", sintetizó Valverde sin perder el aura de calma.

Los goles del Bernabéu estuvieron precedidos de largos minutos que invitaban a la catalepsia. O si se prefiere, los minutos insípidos se superaron con un recital de efectividad en la segunda parte. El orden es importante. "Debemos mejorar algunas cosas del otro día, pero debemos rescatar también otras que hicimos bien", señaló el preparador, buscando transmitir un mensaje positivo.  

Donde unos lamentan la ausencia de ocasiones, él puso el foco en la efectividad. "Es cierto que no tuvimos muchas ocasiones, pero estuvimos muy certeros, lo cual tiene su mérito", remarcó en modo irónico. "A veces chutas 25 veces (ante el Lyon), no metes ninguna y tienes un problema. Si tiras tres y metes tres, parece que también".

El toque de Suárez

En este sentido, el Barça ha recuperado el toque rematador de Luis Suárez, tan errático y por tanto tan criticado hasta hace pocas fechas. Es la ciclotimia del fútbol y del espacio barcelonista en particular en el que parece desenvolverse de forma incómoda el entrenador azulgrana. El futuro se contempla con mejores sensaciones con un nueve inspirado.

En la nueva visita al Bernabéu se espera la reaparición de Leo Messi, quien después de unas de sus rutinarias exhibiciones galácticas, la de Sevilla, optó por mostrarse reservado en el duelo de Copa, como si por una vez la timidez que se le atribuye en la vida civil se la llevara al campo de juego. Un Messi desencadenado forma parte de la cotidianidad en los partidos en el templo de la Castellana, donde la victoria azulgrana ha dejado hace años de convertirse en un acontecimiento extraordinario.

Se espera también, porque se está avisado, una buena actuación de Vinicius, el adolescente que carga desde hace unos cuantos partidos con la responsabilidad ofensiva de los blancos y que ha merecido una primera llamada de la selección adulta de Brasil. Si su eléctrico juego se completara con el remate certero de Suárez, la trompetería mediática madrileña retumbaría por todos los ángulos de la península. Quizá es una cuestión de tiempo.

Un espaldarazo

Vinicius aparece de rodillas en la portada del MÁS DEPORTE, como metáfora visual de donde se encuentra el Madrid en estos momentos. Al Barça le corresponde ahora rematarlo. Valverde, más elegante, se limitó a equiparar la posible victoria propia a “un espaldarazo para nosotros”.

Pero a nadie escapa que una segunda humillación madridista en casa en una semana pondría en combustión incluso a una casa blanca tan eficaz en apagar los incendios en su cocina. Quién sabe cómo podría quedar la figura de Solari entre tanta ceniza tras perder dos competiciones en tres días. No se quemará la figura presidencial. Con eso se puede contar. Por lo que sea, su figura jamás arde.