Ir a contenido

DOS CLÁSICOS SEGUIDOS

La semana grande de Messi

El capitán del Barça llega pletórico al doble duelo con el Madrid en el Bernabéu, donde ha dejado imágenes icónicas con sus goles

Joan Domènech

Messi se despide de la grada en la última visita, saldada con triunfo del Barça (0-3).

Messi se despide de la grada en la última visita, saldada con triunfo del Barça (0-3). / SERGIO PÉREZ ( REUTERS)

Con tres goles y una asistencia como tarjeta de visita se presenta Leo Messi en el Bernabéu en la semana grande de los clásicos. Dos Madrid-Barça en cuatro días, crucial el primero del miércoles (en liza la clasificación para la final de Copa), descafeinado el del sábado con la amplia ventaja azulgrana en la Liga. Por culpa precisamente del astro argentino tras su exhibición en Sevilla (2-4). Más apurado y polémico fue el triunfo del Madrid en el campo del Levante (1-2).

El tercer pulso de la temporada encontrará un Messi muy distinto al de los precedentes. Encontrará un Messi pletório. Un Messi por fin titular ante el Madrid. El primero del Camp Nou no lo jugó, en su segundo partido de baja tras el fractura del radio del brazo derecho. El equipo no le echó de menos, en la tunda que le infligió al entonces Madrid de Lopetegui (5-1). El segundo, ya contra el de Solari, lo disputó partiendo desde el banquillo, dolorido por un fuerte golpe recibido ante el Valencia. El gol de Malcom (1-1) elevó a categoría de final la siguiente cita del Bernabéu, donde el Barça está obligado a marcar un gol.

Messi celebra uno de sus dos goles en el célebre 2-6 (2008-09). / JORDI COTRINA

15 goles en el Bernabéu

No es sería un problema para Messi, por mucho que prevea "dos partidos durísimos" en la cancha de los blancos.  En el Bernabéu ha  ganado más de la mitad de los partidos que ha disputado. En sus 19 visitas, se ha llevado 10 victorias. Tres empates y seis derrotas completan la estadísticas. La hinchada merengue ha lamentado 15 goles del que es el máximo goleador absoluto de los clásicos.

Messi  ha ganado más de la mitad de los partidos (10 de 19) que ha jugado en el hogar blanco

Messi ha dejado imágenes icónicas como prueba de su demoledor paso por el coliseo blanco, donde ha ganado con todos los entrenadores que ha tenido en el Barça. Excepto la temporada con Tito Vilanova (dos derrotas y un empate). A las órdenes de Tata (13-14) marcó un triplete.

El Barça gana 0-2 en la semifinal de la Champions con dos goles de Leo (10-11). / jordi cotrina

El doblete había llegado antes, en el célebre 2-6 de la primera campaña de Pep Guardiola. El estreno en los clásicos en territorio ajeno se produjo en una exhibición de Ronaldinho (0-3), que también quedó para la posteridad cuando las cámaras de televisión mostraron a aficionados blancos aplaudiendo al brasileño.

Bidones de gasolina

Más motivos de aplauso ha generado Messi a lo largo de 12 años, pero ese no suele ser un reconocimiento al peor enemigo por más que el comportamiento deportivo del actual capitán azulgrana haya sidos intachable, Incluso en los momentos de mayor tensión, cuando José Mourinho echaba bidones de gasolina sobre los partidos. Ni en las citas más inflamadas se distrajo Leo de lo que verdaderamente le importaba: el balón y la portería, por entonces de Iker Casillas.

Beso al escudo para conmemorar el triplete (34-) en un nuevo triunfo (13-14). / AJORDI COTRINA

La doble visita consecutiva y la carga de tensión que se acumulará en cuatro días de clásicos, con la carga de polémica que va contraer, no es una situación excepcional ni novedosa. Se produce por tercera vez en la última década. La dosis de crispación, sin embargo, es mucho menor.

La tercera vez

Nada que ver por ejemplo, con los encontronazos de la campaña 2010-11, con un encuentro liguero en el Bernabéu (1-1) y la final de Copa de Mestalla que ganó el Madrid. Siete días más tarde volvían a verse en la semifinal de la Champions, con triunfo azulgrana en Madrid (0-2) y empate en el Camp Nou (1-1) que clasificó al Barça para al final de Wembley. En la campaña 12-13, y también en cuatro días, se jugó en los dos escenarios. El Madrid venció en la vuelta de la semifinal de Copa en Barcelona (1-3) y en la Liga en casa (2-1).

La camiseta al viento tras el segundo y decisivo gol en el 2-3 (16-17). / david castro

Seis años después, la figura de Messi, batidos todos los récords en el fútbol español (el de goles, con 408 y el de asistencias, con 165), se ha agigantado. Regresa al Bernabéu en un pico ascendente de forma. En los últimos once encuentros de Liga ha anotado 16 goles y 6 asistencias. Pero primero se decide la Copa.

"Ya dijimos que aquí no se tira ninguna competición", recordó el sábado en el Sánchez Pizjuán, repitiendo las mismas palabras que pronunció en el anterior escamiento al Sevilla en la Copa (6-1). Ese Messi es el que se dirige hacia Madrid...