Ir a contenido

La actualidad azulgrana

El Barça busca dar un golpe a la Liga en Sevilla

Valverde subraya la importancia del partido en el Sánchez Pizjuán de cara al título de Liga en vísperas de los dos clásicos del Bernabeu

Rafael Tapounet

Ernesto Valverde y Luis Suárez conversan en presencia de Messi durante el entrenamiento.

Ernesto Valverde y Luis Suárez conversan en presencia de Messi durante el entrenamiento. / EFE / ALEJANDRO GARCÍA

Inmerso en una de esas fases de la temporada en las que cada partido parece más decisivo que el anterior pero menos que el siguiente, el FC Barcelona se impone el reto de mantener intacta la motivación sin dejar de asumir cautelas para no hipotecar los próximos compromisos. En esa tesitura, el partido del sábado frente al Sevilla en el Sánchez Pizjuán (16, 15 horas; beIN LaLiga) resulta doblemente peliagudo. Situado en el calendario entre el duelo de Champions en Lyon y los dos clásicos del Bernabeu, parecería hasta natural que en el choque del Nervión los azulgranas acusaran cierto déficit de tensión. Pero, por otro lado, la visita a un feudo complicado como el del Sevilla supone una ocasión magnífica para dar un golpe a la Liga y minar la moral de los perseguidores.

Consciente de todo ello, Ernesto Valverde quiso aprovechar el encuentro con la prensa previo al último entrenamiento para subrayar la trascendencia de los tres puntos en juego. “No se nos escapa que el partido es vital, porque el Sevilla es un equipo durísimo en su campo, y mantener o aumentar las diferencias con los rivales después de esta jornada sería muy importante de cara al título de Liga”. Por si eso no fuera suficiente estímulo, el técnico añadió otro factor de motivación: “La última vez que jugamos allí, perdimos [2-0, en partido de Copa del Rey], así que ya sabemos lo difícil que será vencer, pero vamos a ello”.

Lista sin Boateng

De momento, y por lo que respecta a la convocatoria, nada de rotaciones. Boateng se vuelve a quedar fuera de lista y Murillo regresa a ella. El resto, sin sorpresas. Otra cosa será en el once titular, donde sí puede haber más dudas. Para empezar, jugadores importantes como Rakitic y Lenglet están a una sola tarjeta de la suspensión, por lo que no sería de extrañar que, con el Real Madrid en el horizonte, el croata empezara en el banquillo; más difícil será dejar sentado al central, puesto que Samuel Umtiti se acaba de reincorporar a los entrenamientos tras una larga ausencia y no tiene aún ritmo de competición. Aunque Valverde no descarta nada: “Pensamos que Sam está para jugar. Llegan partidos difíciles y tiene que estar preparado. Ya veremos si es mañana [por hoy] o es otro día”.

El otro gran foco de atención es el estado de Luis Suárez, que atraviesa una preocupante sequía anotadora. El Txingurri quiso quitar presión al delantero: “Aquí, en momentos determinados, se focaliza todo en nombres propios. Ese foco sobre Suárez se ha puesto ya en otras ocasiones. Pero estamos hablando del quinto máximo goleador de la historia del club. Y en los últimos partidos Luis ha generado muchas ocasiones. Así que a perseverar y paciencia. Perseverar es lo que hace él y paciencia la tengo yo”.

Precedentes

Si de lo que se trata es de recuperar el camino del gol, el Sevilla se presenta como un rival propicio. Al fin y al cabo, el último gran festín anotador del Barça, justo antes de ponerse a dieta, se produjo ante el conjunto hispalense, en aquel 6-1 que certificó la clasificación de los azulgranas para las semifinales de la Copa. Un partido que tanto Valverde como el entrenador sevillista, el cuestionado Pablo Machín, evitan tomar como referencia. “Lo más real que tenemos es el último partido que jugamos aquí –declaró Machín desde la capital andaluza-. Somos los mismos que aquel día competimos bien y ganamos de forma justa”.

Los que no serán los mismos son los barcelonistas. Para empezar, aquel día no estaba en el campo un tal Leo Messi. Valverde no comparte la opinión de quienes sostienen que el capitán parece jugar con más precaucación desde que sufrió un golpe en el muslo ante el  Valencia. “Yo lo veo como siempre –sentenció-. Y tengo la sensación de que los rivales, también”.