Ir a contenido

Semana negra

El Barça femenino tira la Liga y la Copa en cinco días

El equipo azulgrana cae ante el Atlético en el torneo del KO poco después de servir en bandeja a las colchoneras el título liguero

Rafael Tapounet

El Atlético de Madrid celebra el primer gol de Ludmila en la semifinal de la Copa de la Reina.

El Atlético de Madrid celebra el primer gol de Ludmila en la semifinal de la Copa de la Reina. / EFE / RODRIGO JIMÉNEZ

Cinco días infaustos le han bastado al FC Barcelona Femení para arrojar la temporada a la basura. Solo una gesta en la Champions que ahora mismo se antoja entre improbable y quimérica podría enmendar el nuevo fracaso de un proyecto construido con vocación de ser hegemónico en España y competitivo en Europa y que lleva camino de acabar el curso en blanco.

Después de servirle en bandeja el título de Liga al Atlético de Madrid al encajar una incomprensible derrota en el Miniestadi frente al Sporting Huelva el pasado miércoles,  el equipo que dirige Lluís Cortés dijo ayer adiós a la Copa de la Reina, de la que es vigente campeón, al perder 2-0 en el Cerro del Espino ante las colchoneras, que, con un doblete de la brasileña Ludmila da Silva, se plantaron en su cuarta final consecutiva. Se encontrarán allí con la Real Sociedad, que ganó al Sevilla (3-1).

Poca ambición ofensiva

Al Barça, bajo de ánimo y falto de confianza, le costó horrores controlar el partido. Lo logró en algunos tramos, pero su escasa ambición ofensiva (con Oshoala y Duggan en el banquillo, todas las opciones de ataque pasaban por una Martens muy poco inspirada) acabó condenando al cuadro azulgrana, que encajó el primer gol justo antes de irse al descanso y acabó entregando la cuchara cuando Ludmila, con un potente disparo cruzado, batió a Paños y cerró el marcador.

Cuatro temporadas lleva el Barça sin imponerse en el campo de su gran rival. El dato puede parecer anecdótico, pero refleja una realidad tan amarga para las azulgranas como incuestionable: pese a toda la inversión realizada (el presupuesto del equipo se ha triplicado en los últimos años), el FC Barcelona Femení sigue en las competiciones domésticas a rebufo del Atlético de Madrid, que se ha llevado las dos últimas ediciones de la Liga Iberdrola y acaricia la tercera consecutiva con la punta de los dedos.

Un relevo infructuoso

La convicción de que la lujosa plantilla azulgrana no podía permitirse otra temporada sin el título liguero fue el argumento esgrimido por la directiva del club para justificar el despido del técnico Fran Sánchez, y su relevo por Lluís Cortés, a principios de enero. En ese momento, un empate en el derbi ante el Espanyol había dejado al Barça a tres puntos del Atlético. Cuarenta días después, la distancia ha aumentado a seis puntos, un terreno casi imposible de recuperar pese al discurso entre alentador y desesperado de Cortés.

"No es fácil una situación así, pero solo podemos mirar adelante. La Liga no está imposible. Estamos a seis, que pueden ser tres, porque hay un duelo directo. Y nos queda el reto de sumar más puntos que el año pasado", declaró el técnico azulgrana, que recordó además que el equipo sigue vivo en la Champions, "un premio que hay que disfrutar". El Barça jugará los cuartos de final de la competición europea en la segunda quincena de marzo frente al LSK Kvinner noruego y, en caso de superar la eliminatoria, se enfrentará al ganador del cruce entre el Bayern de Múnich y el Slavia de Praga.