Ir a contenido

CAUSA ABIERTA

La Audiencia de Barcelona reabre el caso del trasplante de hígado de Abidal

Da la razón a la fiscalía, que había pedido seguir investigando

J. G. Albalat

Abidal junto a su primo, Gerard Armand, tras la operación.

Abidal junto a su primo, Gerard Armand, tras la operación.

La Sección décima de la Audiencia de Barcelona ha ordenado reabrir las diligencias del Juzgado de Instrucción 28 de Barcelona en relación con la investigación sobre el trasplante de hígado del exfutbolista y actual secretario técninco del Barça, Eric Abidal.

Estima, por tanto, el recurso presentado por el fiscal y la Abogacía del Estado contra el auto de archivo dictado por el juzgado y ordena la reapertura de las actuaciones para practicar diligencias solicitadas. Así lo ha informado este miércoles en un comunicado el Tribunal Superior de Justicia de Catalunya (TSJC). Así, se deberán reabrir las diligencias dpor la presunta compra ilegal de un hígado por parte del entonces presidente del Barçá, Sandro Rosell. La fiscalía solicita que el donante declare como testigo.

Archivo en mayo

El Juzgado de Instrucción número 28 de Barcelona archivó en mayo la investigación abierta por la supuesta compra del hígado trasplantado a Abidal, entonces jugador del FC Barcelona y actual secretario técnico del club. El juzgado investigaba los hechos tras conocerse que al menos cuatro llamadas telefónicas interceptadas al expresidente del FC Barcelona Sandro Rosell, durante la investigación por parte de la Audiencia Nacional por el blanqueo de comisiones de la Confederación Brasileña de Fútbol, sacaron a la luz la presunta compra de un hígado ilegal para Abidal

La Organización Nacional de Trasplantes en julio pasado que la operación se realizó de acuerdo con la legislación vigente y siguiendo los protocolos clínicos habituales, aunque abrió una investigación interna ante "la gravedad de los hechos denunciados". En las pesquisas colaboraró el Hospital Clínic de Barcelona, donde se realizó la intervención. La Conselleria de Sanitat remarcó entonces que "todos los centros de la red sanitaria de Catalunya siguen siempre estrictamente y escrupulosamente los protocolos clínicos y la legislación vigente en la seguridad jurídica en materia de trasplantes". 

La jueza Lamela

El equipo conjunto de la Guardia Civil y la Policía que se ocupaba de las pesquisas por orden de la jueza central de Instrucción número 3 Carmen Lamela le remitió las escuchas así como un informe en el que le comunicaba que el presunto tráfico de órganos se habría cometido en Barcelona. Al no tratarse de un delito competencia de la Audiencia Nacional y sin relación con los delitos de blanqueo y organización criminal por los está en prisión preventiva el expresidente del Barça, la magistrada lo remitió a los juzgados barceloneses para su investigación.

Una vez trasladado el caso, el juez instructor de Barcelona practicó una serie de diligencias que no permitieron definir ni ilícito penal ni el supuesto autor. Entre las diligencias practicadas figuraba el envío de una comisión rogatoria a Francia (donde residía el donante del hígado), donde este tipo de actuaciones no son delito. Por tanto, con informe favorable de la fiscalía, se acordó el archivo de las diligencias.

La defensa de la Fundación

La Fundación Eric Abidal, en su nombre y en la del propio futbolista, informó el verano pasado de que "todo el proceso relativo" al trasplante de hígado del exjugador "se adecuó a los procedimientos y protocolos establecidos". Mediante un comunicado, la entidad desmintió "categóricamente" las informaciones difundidas sobre irregularidades en el tratamiento de su enfermedad. La fundación lamentó que se pusiera en duda la "honorabilidad de todos los implicados en el proceso, a quienes Eric Abidal les profesa una gran admiración y un enorme agradecimiento, en especial al donante, su primo Gerard".

La supuesta compra del hígado se habría producido en el 2012 tras la recaída del actual secretario técnico del Barça, Eric Abidal, que sufrió un cáncer un año antes. Abidal fue intervenido en el Hospital Clínic el 10 de abril y supuestamente el donante fue un primo suyo de nombre Gerard y con residencia en Francia. Si el donante fue efectivamente un familiar, el caso quedaría totalmente desactivado, puesto que el artículo 156 del Código Penal lo que pena es el transplante mediante precio para adquirir el órgano.

El código penal

El Código castiga a "los que promuevan, favorezcan, faciliten o publiciten la obtención o el tráfico ilegal de órganos humanos ajenos o el trasplante de los mismos (...) con la pena de prisión de seis a doce años si se tratara de un órgano principal, y de prisión de tres a seis años si el órgano fuera no principal".

En las conversaciones mantenidas un mes antes de su detención por orden de la Audiencia Nacional el interlocutor de Rosell le llega a decir expresamente: "A este tío le compramos un hígado ilegal" o "vendimos que era del primo ¡que era del primo! Le pagamos dos años del contrato, lo que le quedaba".

Temas: Trasplantes