Ir a contenido

CRÓNICAS DE 'PEDIFOLLIUM'

Cómo convertir cada partido en un Clásico

Un profesor de latín lleva más de tres años relatando los partidos del Barça en la lengua de Cicerón desde la cuenta de Twitter @BarcinoPS

Rafael Tapounet

Cómo convertir cada partido en un Clásico

Minuto 10 del partido entre el Barça y el Celta de Vigo en el Camp Nou. Marca Ousmane Dembélé aprovechando un rechace del portero gallego tras una combinación entre Leo Messi y Jordi Alba. "Metaaaaammmmm! DeuX et Alba, ut semper, inter eos follem tranmisserunt. DeuX in portam iactum fecit, sed portarius Gallaecus follem repulsit. Dembele follem sub cruribus portarii immisit. Barcino I – Celtica nihil".

El fútbol se puede contar de muchas maneras. También en latínGuillem Cintas, profesor de lenguas clásicas en un instituto de enseñanza secundaria de Capellades y coautor del 'Diccionari manual Grec clàssic-Català' (Vox), lleva más de tres años haciéndolo en la cuenta de Twitter @BarcinoPS, desde la que relata en la lengua de Catulo los partidos de la Societate Pedifolli Barcinone (lo que en dialecto romance se conoce como Futbol Club Barcelona).

La iniciativa nació en octubre del 2015, producto, como tantas otras cosas importantes en la vida, de uno de esos pulsos dialécticos entre amigos en los que en un momento u otro aparece la frase "no hay huevos" en un contexto alejado de la avicultura o la cocina. Por aquel entonces daba sus primeros pasos en Twitter una cuenta en latín dedicada al Regia Matritensis, el equipo de la capital de Hispania, así que se imponía salir a jugar el Clásico (nunca mejor dicho) en igualdad de condiciones. 

El enigmático 'harpastum'

El primer partido que se narró en @BarcinoPS fue un Barça – Rayo Vallecano (Fulmen Vallicanense) que los azulgranas ganaron por 5-2 con cuatro goles de Neymar. Desde entonces, Cintas se ha aplicado en adaptar la jerga de las transmisiones futbolísticas a la lengua de una época en la que lo más parecido al balompié que existía era un misterioso juego llamado 'harpastum' que los legionarios y reclutas romanos practicaban a modo de entrenamiento militar y que consistía en trasladar una pequeña pelota de un extremo al otro del campo empleando toda la violencia que fuera necesaria (solo matar no estaba permitido) para vencer la resistencia del equipo contrario.

Existen muy pocos (y muy vagos) testimonios escritos de la práctica del 'harpastum', de modo que tanto Cintas como el puñado de apasionados por las lenguas clásicas que han puesto en marcha cuentas similares han tenido que construirse un vocabulario adecuado a partir de las fuentes más diversas. "En el fútbol se utiliza mucho el lenguaje bélico –atacar, defender, ganar, disparar-, así que los relatos de batallas son muy útiles; y también las crónicas deportivas, como las que escribieron Juvenal o Marcial sobre las carreras de cuádrigas", explica el hombre que administra @BarcinoPS.

Un ejemplo: Cintas evita emplear el anglicismo 'gol' ("aunque sería perfectamente lógico que el latín lo adoptara, igual que lo han hecho el catalán o el castellano", señala) y prefiere utilizar en cambio la expresión 'metam', relativa al pilar cónico que en los circos marcaba la línea en la que se consideraban completadas las vueltas al circuito (la meta, vaya). "Suena más… latín", dice.

El Tour de la Galia

También cita un precedente que le ha resultado muy valioso a la hora de buscar un modelo de lengua adaptable a los usos y temas contemporáneos: la revista 'Palaestra Latina', una publicación editada en Cervera por la orden de los claretianos entre 1930 y 1975 con textos exclusivamente en latín sobre asuntos de lo más variado. "En uno de los números incluyeron un artículo sobre las bicicletas y una crónica de una etapa del Tour de Francia. Eso sí -advierte-, mejor no acercarse a los números que publicaron entre 1940 y 1943 porque hacen parecer a Vox un partido de izquierdas".

Guillem Cintas pone mucho énfasis en subrayar que la iniciativa de comentar los partidos del Barça en latín es bastante más que el mero capricho de un 'friqui'. "Lo que intento es transmitir un mensaje: que existen otras formas de acercarse a las lenguas clásicas. No hay un modo más seguro de hacer que los alumnos odien el latín que obligarles de entrada a aprender las declinaciones y a traducir a Cicerón. En nuestras clases intentamos aprender la lengua de manera viva, igual que se aprende el inglés, y el fútbol funciona muy bien para despertar el interés".

El responsable de @BarcinoPS no está solo en ese empeño. Además de la citada sobre el Regia Matritensis, existen o han existido cuentas de Twitter en latín dedicadas al Malaca (Málaga), Lusoria Brigantina (Deportivo de La Coruña), Caelticum Vicensis (Celta de Vigo), Regia Baetis (Real Betis), Fulmen Vallicanense (Rayo Vallecano), Granatensis SP (Granada), Forum Ludicrorum Barcense (el CD Barco, un modesto club de la provincia de Orense que juega en Tercera División), Totenia Audax (Tottenham Hotspur), Athleticus Metallarius (Atlético Mineiro), SLP Neapolis (Nápoles) y, por supuesto, la Roma, que utiliza el fastuoso nombre de CL Urbs (la ciudad de ciudades) y que en esta particular liga está plenamente legitimada para reivindicarse como más que un club. 'Plus quam Societas', que dirían en la lengua del imperio.

Temas: Idiomas Twitter