Ir a contenido

EL BRASILEÑO SIGUE ENCOGIDO

Coutinho, de penalti y gracias

El brasileño involuciona en su fútbol aunque firma un valioso gol gracias a la gran jugada de Denis Suárez

Marcos López

Coutinho tras el gol de penalti que marcó al Levante.

Coutinho tras el gol de penalti que marcó al Levante. / AP / ALBERTO SAIZ

Ni 20 minutos se llevaba de partido cuando Murillo, un recién llegado al Barcelona, descubrió que su oficio es radicalmente distinto. Acostumbrado a jugar más protegido, el central colombiano padeció los desajustes de un equipo, especialmente en su estructura defensiva, que le hizo sufrir lo que no imaginaba. No conocía a nadie a su alrededor. Tampoco detrás suyo. Jugaba Cillessen, el portero de la Copa, con SemedoChumi y Miranda, la defensa de la Copa. En su debut no tuvo los mejores socios ni tampoco él, que estaba concentrado, pudo evitar, por ejemplo, el 2-0 de Borja Mayoral. Pero tiene la coartada de que era su estreno oficial. A Coutinho, sin embargo, no le quedan ya coartadas.

Hace justamente un año que llegó al Camp Nou convertido en el fichaje más caro de la historia del Barça: 120 millones de euros más 40 en variables recibirá el Liverpool por ese traspaso. Y desde entonces, el rendimiento del brasileño ha sido decreciente. Estaba mucho mejor al inicio de su etapa azulgrana que ahora. Mientras Murillo se asomaba al campo del Levante, donde se ganó la primera tarjeta amarilla cuando ni se había alcanzado la media hora del partido, Coutinho se hacía transparente.

Como le pasó a Yerry Mina, Murillo tuvo un debut complejo en el 'Ciutat de Valencia'

No es el Ciutat de Valencia un escenario cómodo ni confortable para los centrales del Barça. Y si no que se lo pregunte Murillo a su compatriota Yerry Mina, que vivió una tortura en la penúltima jornada de Liga de la pasada temporada donde el equipo de Valverde encajó la primera y única derrota, recibiendo hasta cinco goles. Con Boateng convertido en la estrella de aquella noche ya que firmó tres tantos. Fue otro delantero del Levante, el madridista Borja Mayoral, quien conquistó el espacio en el área de Cillessen para rubricar el segundo tanto disparando, precisamente, entre las piernas, de Murillo.

"Ha sido una sensación agridulce" (Murillo)

"Ha sido una sensación agridulce", ha comentado el exdefensa del Valencia, quien se estrenó con derrota, tarjeta amarilla y la sensación de que debe aprender, de nuevo, el oficio de central. Jugar ahí con el Barça es radicalmente distinto a lo que ha vivido hasta ahora.  No hay manera de que los defensas colombianos del Barça tengan un partido tranquilo en Valencia. Tampoco hay manera de que Coutinho sea realmente Coutinho. "No está al nivel del año pasado", recalcó Jon Aspiazu, el segundo entrenador azulgrana. "Dembélé está un poquito por encima, pero él será un jugador importante para nosotros", añadió el ayudante de Valverde poco antes de empezar el partido con el Levante. Parecía un comentario premonitorio además de un serio aviso para el brasileño. "Simplemente que vaya cogiendo su nivel", dijo Aspiazu.

"Coutinho no está al nivel del año pasado, pero será un jugador importante para nosotros" (Aspiazu, ayudante de Valverde)

Quedó lanzado el mensaje desde el cuerpo técnico. Pero, al menos, en los primeros 45 minutos el exjugador del Liverpool no se dio por aludido. Parecía un jugador transparente. Apenas un regate, escasísima presencia ofensiva, errores en el control, balones perdidos… Un paisaje desalentador porque se iba encogiendo sobre el césped de manera dramática para el Barça porque necesitaba de su capacidad desequilibrante para romper un partido que se le complicó con un inicio desastroso.

Esperaba el Barça que llegara a tiempo Coutinho. Esperaba Valverde que sus jugadores se reconectaran tras ese horrible arranque. Pero de tanto esperar se cansaron todos, consumidos ante tanta ineficacia. Y eso que el brasileño intentó  aparecer con sus caracoleos al borde del área en la segunda parte, pero sin la precisión ni contundencia necesaria. Murillo, que tuvo la tentación de hacerle penalti a Morales en la ocasión que erró el Comandante (habría sido el 3-0), y Coutinho estuvieron unidos por una noche para olvidar hasta que Denis Suárez gambeteó de maravilla. "Tenemos que sacar provecho de ese gol de Philippe", ha comentado Murillo.