Ir a contenido

LAS CLAVES TÁCTICAS

Análisis táctico del Barça-Celta: el nuevo once de Valverde

El técnico ha afinado al equipo con cambios en la alineación para retomar la senda de los triunfos

Joan Domènech

Messi y Dembélé se felicitan en el segundo gol del Barça al Celta.

Messi y Dembélé se felicitan en el segundo gol del Barça al Celta. / JORDI COTRINA

1. Dembélé y Vidal ya son intocables

Arthur y Coutinho eran titulares indiscutibles. El primero se consagró durante el espectacular 2-4 en el campo del Tottenham y el segundo era un fijo por el buen rendimiento del año pasado y su condición de haber sido el más caro de la historia.

Dembélé dispara a portería en el tiro del 1-0. / JORDI COTRINA

Parecía que Valverde había encontrado el once ideal, y los resultados lo rubricaban: los dos brasileños estaban también en la alineación que vapuleó al Madrid (5-1) y derrotó al Sevilla (4-2), que era el líder. Pero los dos se lesionaron, y esos huecos fueron aprovechados por los dos primeros aspirantes en la lista de espera. Dembélé recuperó su condición de titular del comienzo de temporada y el impaciente Arturo Vidal pudo salir del banquillo. Ahora son ellos los intocables y Arthur y Coutinho los suplentes. El nuevo estatus de los cuatro se observó en los cambios ante el Celta y fueron los brasileños los reemplazantes.

"He querido dar continuidad a lo que hacíamos últimamente y veníamos de ganar 0-4 y 0-5 fuera de casa", expuso Valverde, en una nueva versión de que lo que funciona no se toca. El técnico se cubrió las espaldas en futuros cambios: "La temporada es larga".

2. El camáleónico y sufrido Rakitic

Siempre es titular, y esa es la mayor satisfacción de cualquier futbolista. Ivan Rakitic fue un fichaje de Luis Enrique, fue un fijo en aquellas alineaciones, y la llegada de Valverde no ha cambiado su privilegiada posición. Acaso la ha alterado posicionalmente en los últimos tiempos.

Del carril derecho se ha visto desplazado al izquierdo por necesidades del equipo. El cambio va en función de quién es el otro interior. Al sufrido y camaleónico Rakitic no le alteró la llegada de Arthur. El recién llegado tuvo que adaptarse a la banda izquierda si de verdad iba a ser el sustituto de Iniesta. Al entrar Arturo Vidal, el croata ha tenido que marcharse de la derecha, lo que le supone una mayor incomodidad y participación en el juego. Sobre todo, en ataque.

Valverde lo aclaró: el dispositivo defensivo se convierte en un 4-4-2 y el técnico prefiere que Vidal, que es "más desordenado" según dijo ocupe la banda derecha y Rakitic se junte con Busquets "porque así cerramos mejor el centro". La línea de cuatro la completa Dembélé, algo más disciplinado que Coutinho en su voluntad de hacerse perdonar los retrasos.

3. Blindaje defensivo con el cuarto cero

Piqué protege el balón. / JORDI COTRINA

La cuarta victoria consecutiva de la Liga vino acompañada del cuarto cero en la portería de Ter Stegen. El Barça ha corregido la sangría defensiva que tantos puntos (cuatro empates y dos derrotas) le estaba costando. Una de las razones, además de la mejoría individual de los futbolistas -desde Ter Stegen a Dembélé-, reside en la nueva composición del centro del campo, según admitió Valverde.

El Celta remató a portería más veces que el Barça (11 a 9). También consiguió hacerlo el Levante, (20 a 16). Pero el cuadro gallego solo dirigió un remate entre los tres palos y lo detuvo Ter Stegen con una excelente intervención en el envenenado tiro de Maxi Gómez. Una acción de aquellas que salvan puntos, ya que se produjo con el 1-0. El Barça tuvo más puntería, en situaciones más claras y más fáciles, y de los cinco remates buenos dos acabaron en gol. Dembélé y Messi se encontraron mano a mano con Rubén Blanco.

Los cuatro partidos sin encajar del Barça se han completado con 13 goles: 9 concentrados en las dos goleadas fuera. Antes del 0-5 al Levante, hubo el 0-4 al Espanyol.