Ir a contenido

LOS REFERENTES DEL RIVAL AZULGRANA

Aspas y Brais: la amenaza de los zurditos del Celta

Los dos internacionales comandan el juego ofensivo del equipo vigués en su visita al Camp Nou de este sábado

Jaime Amaro

Aspas (izquierda) celebra un gol ante el Atlético junto a sus compañeros.

Aspas (izquierda) celebra un gol ante el Atlético junto a sus compañeros. / EFE

El Celta cierra este sábado en el Camp Nou un año de transición, durante el que ha contado con tres entrenadores diferentes, en el que mostró un fútbol con poco brillo y en el que las mejores noticias llegaron de algunos de sus jugadores, como los canteranos Iago Aspas y Brais Méndez: dos zurdos que representan el presente y el futuro de la selección española de Luis Enrique.

Entre ambos suman 14 goles y 7 asistencias, balance ofensivo que unido al potencial del uruguayo Maxi Gómez (8 goles y 4 asistencias) convierten a los celestes en los terceros más goleadores de LaLiga (28 tantos). El equipo que ahora dirige el portugués Miguel Cardoso busca una victoria en casa del Barcelona que se le resiste desde hace un lustro.

La sorpresa de Unzué

El año pasado sumó un valioso empate (2-2). En Vigo saben que el éxito de los célticos en el Camp Nou depende del estado anímico del zurdo de oro: Lionel Messi. Aspas y Méndez también podrían haber nacido en Rosario, pues muestran una extraordinaria clase con el balón pegado al pie, como el astro argentino.

El 2 de diciembre de 2017, Unzué sorprendía a Valverde con un once en el que incluía a un desconocido Brais Méndez, un centrocampista con un soberbio pie izquierdo que entonces contaba con 20 años. Era el tercer partido en Primera de un joven que llegó a la cantera del Celta tras llamar la atención del Villarreal como jugador infantil del Santa Mariña, un modesto club vigués.

"Un año de ensueño"

La morriña  le obligó a regresar a casa tras dos años de experiencia en tierras castellonenses y el Celta le recibió encantado en sus categorías inferiores. En el filial céltico lo descubrió Unzué, que lo hizo debutar con el primer equipo el 21 de septiembre de 2017 ante el Getafe. Dos meses y medio después, Brais Méndez dejaba constancia de su gran clase en el Camp Nou. Desde entonces, el canterano ha vivido un año de vértigo, de "ensueño", como calificaba él mismo el martes pasado un 2018 que le ha convertido en uno de los grandes valores del fútbol español.

Brais pasó en cinco meses de jugar en Segunda B a debutar con la selección

Para celebrar su estreno en La Roja ante Bosnia con el gol del triunfo, el Unión Adarve felicitaba a Brais Méndez con un tuit que resumía la sorprendente irrupción del céltico en la élite: "De Segunda B a la selección solo hay un año de diferencia", apuntaba el club madrileño. En realidad, el joven futbolista apenas había invertido cinco meses en dar un salto extraordinario: en junio jugaba los 'play-off' de ascenso en Segunda B y en noviembre debutaba con la selección española absoluta marcando el gol de la victoria a los bosnios.

A pesar de su enorme talento futbolístico, a Brais Méndez se le pedía que aportase goles. Después de un inicio titubeante con Antonio Mohamed -técnico argentino que tuvo un paso efímero por Balaídos-, el joven futbolista explotó como rematador a finales de octubre.

Hijo de un delantero del Cambados que presidió el narcotraficante Sito Miñanco, el canterano céltico completó la goleada contra el Eibar, ante el que su compañero y amigo Iago Aspas anotó un triplete.  Partiendo desde el costado derecho o apareciendo en la mediapunta, Méndez también vio puerta ante el Betis. Tampoco se le resistió el Real Madrid, donde añadió su segunda asistencia de la temporada. Entonces, Luis Enrique lo convocó por sorpresa y siguió marcando con la selección.

Paisano de Óscar Pereiro

Noviembre fue su mes de "ensueño"” y le llevó a recibir el homenaje de su pueblo, Mos, el mismo que el del ganador del Tour Óscar Pereiro. Su trayectoria siguió en ascenso y, tras una asistencia en Anoeta, Brais Méndez protagonizó en El Estadio de la Cerámica su actuación más brillante en lo que va de temporada. Marcó un gol y dio dos asistencias para que Maxi Gómez y el turco Okay Yokuslu mandasen al paro a Javier Calleja. El Villarreal era víctima del talento de quien había pasado por su escuela de formación.

La llegada al banquillo céltico de Cardoso (técnico portugués de formación académica, que clasificó para Europa al modesto Río Ave y que viene de fracasar en el Nantes) ha favorecido a jugadores como Brais Méndez o Iago Aspas. El Celta ha recuperado el juego de toque y posesión (alcanzó el 80 por ciento ante el Leganés la semana pasada) con el que tantas complicaciones le planteó al Barcelona en los últimos tiempos. Un dato que resume estos enfrentamientos: el equipo vigués es el que más goles le ha marcado a Ter Stegen.

"El Barça sabe el rival que somos y cómo podemos complicarle las cosas. La pasada temporada no consiguieron ganarnos en la Liga y les pusimos las cosas difíciles en la Copa, así que tendrán especial atención", avisa Brais, motivado ante una cita "contra uno de los mejores equipos del mundo".

Cinco canteranos

Los celestes, además, se presentan en el Camp Nou con cinco canteranos en el once titular: el portero Rubén Blanco, los defensas Hugo Mallo y David Costas (que debutó con los azulgranas durante su cesión en el Barça B), además de los zurdos Aspas Méndez.

Con respecto a la última visita al Camp Nou, el conjunto vigués se presenta con novedades como la del central mexicano Néstor Araújo (su ídolo es el exazulgrana Márquez). En el centro del campo destaca la presencia del internacional turco Okay Yokuslu, potente y con un gran radio de acción. El sevillano Jozabed Sánchez ha sido su escudero en el doble pivote, al que podría volver este sábado el eslovaco Stanislav Lobotka, una de las revelaciones del curso pasado.

Fuera de la Copa

En el costado izquierdo destaca el desborde del internacional marroquí Sofiane Boufal, cedido por el Southampton y que se ha convertido en el segundo mejor 'gambeteador' europeo, con una media de 6,7 regates por partido.

Desde su llegada a Vigo, Cardoso ha sumado 7 puntos de los 12 disputados con el Celta, aunque muchos criticaron que el entrenador portugués renunciase a la Copa del Rey por presentar un once de reservas en Anoeta. En LaLiga, el conjunto celeste ocupa la mitad de la tabla, con 21 puntos, más cerca de los puestos europeos que el club estableció como objetivo para esta temporada, en la que vio la irrupción estelar de Brais Méndez, que junto a Iago Aspas forman un temible dúo de zurdos porque el fútbol del Celta surge desde la izquierda.