Ir a contenido

MÁS PROBLEMAS PARA EL BARÇA

Valverde intenta reconducir la conducta de Dembélé

"Trataremos de ayudarle pues, cuando está en el campo, nos aporta muchas cosas", reconoce el 'mister' azulgrana

El defensa francés Lenglet, amigo personal de Dembéle, cree que "a Ousmane hay que juzgarle en el campo"

Emilio Pérez de Rozas

Cambio de decorado en la sala de prensa del Camp Nou hasta la rueda de prensa con Ernesto Valverde en la víspera del duelo Champions con el Tottenham.

Cambio de decorado en la sala de prensa del Camp Nou hasta la rueda de prensa con Ernesto Valverde en la víspera del duelo Champions con el Tottenham.

Cinco preguntas para el defensa central francés Clément Lenglet, amigo personal de Ousmane Dembélé, y seis más, muy parecidas, a Ernesto Valverde, su entrenador y el hombre que ha de tomar decisiones sobre su presente, sobre su futuro y, sobre todo, sobre sus actos de indisciplina. Lenglet respondió las cinco diciendo que “somos futbolistas y lo importante es lo que hace Ousmane sobre el césped y, en ese sentido, nos está ayudando mucho”. Y el ‘mister’ utilizó el argumento de que “veremos si somos capaces de reconducirlo, pero lo que queremos es ayudarle, es joven y nos da mucho en el campo”.

El retraso, de más de dos horas de Dembélé, ha provocado, como era de esperar, un montón de preguntas (tema preferido, prioritario para los informadores que acudieron a la previa del Barça-Tottenham de Champions en la ‘Joan Gamper’) sobre su actitud, ya repetitiva. Lenglet no salió de su discurso en ningún momento: “No he hablado con él, no lo he visto aún, pero lo que nos interesa y preocupa de Ousmane es su rendimiento en el campo y, el sábado, metió un gol y dio otro. Ayuda mucho al equipo”.

Lenglet solo mira el juego

El defensa francés no quiso reconocer que el fútbol, su juego, los goles y las asistencias de su compatriota tapaban sus indisciplinas. “Somos futbolistas y creo que debe juzgársenos por lo que hacemos en el campo y Dembéle, cuando sale, lo hace muy bien”, Lenglet mostró su satisfacción “por haber mantenido los dos últimos partidos nuestra portería a cero” y reconoció, cómo no, “que prefiere ser compañero de Leo (Messi) que rival, pues si juegas contra él puede sufrir partidos como sufrió el Espanyol el sábado, donde hace goles, asistencias y acaba siendo el mejor del partido. Yo solo espero poder seguir disfrutando de él como compañero”.

Valverde, que se sentó en la mesa de la conferencia de prensa sabiendo que le iban a llover preguntas sobre Dembélé (incluso, a la cuarta, ya dijo “¡vaya, cuatro, ya!”), intentó resolver todas las respuestas diciendo que “es joven, debemos ayudarle y veremos si conseguimos reconducir la situación pues, cuando está en el campo, nos aporta mucho, nos ayuda mucho y tiene muchísimo que darnos como jugador”.

Las historias de Valverde 

El ‘mister’ azulgrana insistió en que intentarán resolver su impuntualidad desde el punto de vista interno, confesó que no es partidario de la mano dura “pero sí de que todos vayamos en la misma dirección” y explicó que “a lo largo de una temporada siempre tenemos que afrontar momentos de este tipo con varios jugadores por una u otra razón y, al margen de las normas que existen en el vestuario, que son iguales para todos, vamos tratando de resolver esos asuntos con sensatez”.

Valverde incluso reconoció que “tanto en mi carrera como entrenador como en mi trayectoria como jugador he visto de todo en los vestuarios y, sí, yo también he llegado tarde a un entrenamiento. Y, sí, a lo largo de mi carrera he visto muchas cosas en el fútbol”.