Ir a contenido

ASAMBLEA DE COMPROMISARIOS

Bartomeu: "Fue una temporada notable, no excelente"

El presidente del Barça recorta la nota por los pinchazos de la Champions de fútbol y la Euroliga de baloncesto en una asamblea que fue empeorando

Los socios aprueban por amplias mayorías los números de la pasada campaña y el próximo presupuesto pero tumban la reforma de los estatutos

Joan Domènech

Bartomeu se dirige a los compromisarios en la asamblea del Barça

Bartomeu se dirige a los compromisarios en la asamblea del Barça / JORDI COTRINA

La temporada 2017-18 del Barça fue "notable" pero no "excelente". Los lunares a la máxima calificación, pese al maravilloso balance que ha expuesto Josep Maria Bartomeu en la apertura de la Asamblea de Compromisarios del FC Barcelona son dos. Se focalizan en el rendimiento del fútbol y el baloncesto en las dos competiciones europeas: la eliminación de Roma en la Champions (3-0), donde el equipo de Valverde sucumbió tras haber ganado por 4-1 en la ida, y la aún más prematura eliminación del de baloncesto en la Euroliga, en la que ni siquiera entró entre los 8 primeros.

Por lo demás, Bartomeu ha realizado una valoración muy positiva de su mandato. Llegado al ecuador de los seis años (fue elegido en el 2015 y acaba en el 2021) ha echado la vista atrás y ha visto "un Barça más fuerte, más sostenible, más comprometido y más solidario que nunca".

Sí a los presupuesto, no a la reforma

Los socios compromisarios (610 presentes de 4.530 convocados en el inicio, más de 900 en las primeras votaciones) han aprobado con amplias mayorías la liquidación del resultado económico de la temporada 2017-18 (con 13 millones de superávit) y el presupuesto récord de la actual (18-19) de 960 millones de ingresos, con unos gastos previstos de 929 y un beneficio estimado de 11 millones después de impuestos.

Fue un triunfo holgado que no se repitió en toda la tarde. Bartomeu evitó la votación sobre la modificación del escudo del Barça para no sufrir una derrota en la votación al detectar la oposición de los asistentes.

La derrota de la junta se consumó en la reforma de los estatutos. Se votó por separado la que afectaba a los artículos de ámbito social y la alusiva a aspectos económicos. La primera fue aprobada; la segunda, que pretendían eliminar la limitación de tener una deuda bancaria superior al 10% del presupuesto, no. Bartomeu necesitaba dos tercios, y el sí solo ganó por 247 a 201 sobre una asistencia de 504 personas. 

Los presos políticos y Rosell

Esos reveses contrastaron con la satisfacción expresada por Bartomeu en el discurso presidencial cuando se vanaglorió de que la entidad ha superado "dificultades de todo tipo", desde las puramente deportivas de competir "con clubs que pertencen a estados y a multimillonarios" y la erosión del entorno del club, "con la situación sociopolítica de mayor complejidad de los últimos 50 años". Bartomeu denunció la prisión preventiva para los políticos y líderes sociales encarcelados por el procés y mencionó también a Sandro Rosell.

"No sé yo por qué está en la cárcel", se lamentó en una intervención posterior, "quizá porque fue presidente del Barça". En este sentido, Bartomeu sintió que debía dar voz a la directiva Marta Plana, cuyo nombramiento como directiva debía ratificarse. Y se ratificó en una votación conjunta con la de otros tres compañeros. El nombre de Plana despertó siseos y tímidos silbidos por ser patrona de una entidad contraria al derecho a decidir y había sido inhabilitada para desempeñar cargos publicos. 

Bartomeu subrayó que el club conquistó 49 títulos y que sigue enfrascado en grandes proyectos que le mantendran en una posición de liderazgo  mundial. Ha recitado los números de ingresos, de invesiones, de visitantes, de clientes, de contratos que "nadie más que el Barça puede exponer; algunos clubs presentan cifras similares en en aspectos concretos pero no en todos".

El futuro, adelantó el presidente del Barça, se centrará en blindar La Masia para evitar "más fugas de talento" y continuar con el Espai Barça "aprobado por todos los grupos políticos excepto la CUP".

Dudas sobre la deuda

El segundo punto del orden del día trataba sobre la votación de las cuentas económicas del ejercicio 2017-18. Se han aprobado por 721 votos a favor, 98 en contra y 51 en blanco. El Barça ingresó 918 millones y obtuvo un beneficio de 13 millones después de impuestos. La enorme subida respecto a las previsiones del año se debe al cobro de la cláusula de Neymar, que luego también disparó los gastos en otros fichajes.

Los socios han preguntado particularmente sobre la deuda del club, que oficialmente es de 157 millones. Enrique Tombas, el tesorero de la junta,  ha precisados que la cifra se ha establecido según "las instrucciones" de la Liga de Fútbol Profesional. "Es la que se utiliza en el mundo del fútbol", ha respondido el dirigente azulgrana cuando un socio cuestionaba que podía ser de 488 millones si se observaran otros parámetros.

Vender más jugadores

Tombas ha aclarado que el aumento del 48% de los salarios deportivos (de 432 a 639 millones) se debe al pago de las primas por los títulos conquistados (Liga y Copa) y a la inclusión en ese concepto de las amortizaciones, que e sla periodización que se hace del coste de un fichaje por los años de contrato.

"El objetivo es que la Champions vuelva a casa"

Eric Abidal

Secretario técnico del Barça

Carles Tusquets, presidente de la Comisión Económica, ha destacado que Neymar permitió batir el récord de ingresos y elogió que la junta de Bartomeu "tenga la actitud proactiva de vender jugadores de manera recurrente". Òscar Grau, el director general, reconoció luego la voluntad de obtener mayores ganancias por las ventas de futbolistas que no interesan a Valverde cuando presentaba el presupuesto récord de 960 millones para esta campaña. El ejecutivo repitió que el Barça hacía historia en el mundo deportivo mundial, incluidos los clubs y franquicias estadounidenses.

Eric Abidal, el secretario técnico, presentó su informe de gestión deportiva por primera vez. El exfutbolista francés desgranó las ventas y las cesiones de los juagdores y ha defendido que la plantilla es mejor que la de la campaña anterior. Aquella conquistó el doblete. "El objetivo es que la Champions vuelva a casa", ha dicho Abidal, coincidiendo con lo expresado por Leo Messi en la presentación de la plantilla en agosto.