Ir a contenido

CUENTAS DE ÉXITO

El Barça presume de una economía única

La previsiones del club no contemplan nuevas incorporaciones en el mercado de invierno

Enrique Tomas, el tesorero del club, admite que se pidió un crédito para atender los fichajes del verano

Joan Domènech

Enrique Tombas, tesorero del Barça, y Òscar Grau, director general, antes de exponer las cuentas del Barça.

Enrique Tombas, tesorero del Barça, y Òscar Grau, director general, antes de exponer las cuentas del Barça. / ALEJANDRO GARCÍA

El Barça anuncia unos ingresos para la temporada 2018-19 de 960 millones de euros, muy cerca de la cota de los 1.000 millones que se fijó la junta de Josep Maria Bartomeu como objetivo para el 2021. El presupuesto contempla unos beneficios netos de 11 millones pese a que se reservarán 72 millones para el Espai Barça y la remodelación integral de las instalaciones azulgranas. “Ningún club deportivo en el mundo ingresa más que el Barça”, destacaron los dirigentes azulgranas, presumiendo de estar por encima incluso de los estadounidenses.

El próximo verano se abordará la reconstrucción de la primera gradería. La entidad espera cerrar antes el acuerdo para la venta del nombre del estadio, que se calcula alrededor de los 200 millones. Se desconoce por cuántos años, pero las negociaciones tienden a que el nuevo espónsor tendrá los 'naming rights' del Camp Nou, el Palau y otros recintos azulgranas.

Pólizas de crédito

El presupuesto supone un incremento de 46 millones respecto de los 914 millones obtenidos en la pasada campaña 17-18, que se ha cerrado también con 13 millones. Solo 13 millones limpios pese a que se ingresaron 188 millones (cifras oficiales) de la cláusula de Neymar, que era de 222 millones. Esa partida ha permitido abordar otros gastos, como los fichajes. Sin embargo, el club reconoció, a través de Enrique Tombas, el tesorero, que se había pedido un crédito para atender los refuerzos. "Las pólizas de crédito las detallaremos en la asamblea", expuso el dirigente.

El presupuesto 18-19 no prevé fichajes de invierno. "Se pueden corregir cosas y si el entrenador hace una solicitud la estudiaremos con cariño”, aseguró Òscar Grau, el director general del Barça, precisando las partidas de ingresos y gastos. Las cuotas de socios seguirán suponiendo una aportación de 18 millones, que empalidece al lado de los 188 millones presupuestados de venta de entradas y las visitas al museo, los 267 millones de ingresos de televisión (con el nuevo reparto de la Champions) y los 356 millones procedentes del marketing.

131 millones en ventas

Solo se reduce una partida: la de ganancias por los traspasos. Los 228 obtenidos en la campaña anterior bajan a 131 millones. Eso significa que el Barça se ha propuesto obtener esa cantidad en ventas. No está Neymar en la plantilla, pero habrá alguna baja sonada, se deduce de las previsiones efectuadas. 

"Hemos puesto en valor a jugadores que no contaban para el entrenador y hemos obtenido el precio esperado de un jugador del Barça", destacó Grau, atribuyendo el mérito a otros fichajes: los de Eric Abidal y Ramon Planes a la secretaría técnica. Al club le salen los números, porque contabilizan algunos de los traspasos de este pasado verano.

Los gastos también subirán en menor proporción respecto a la pasada campaña. De 882 millones a 929 millones. Aumentan todas las partidas (amortizaciones de fichajes, salarios no deportivos, gastos de gestión y otros) y, en cambio, bajan los salarios deportivos de 520 a 492: 28 millones menos.

"Hay menos jugadores en la plantilla", explicó Grau, subrayando que la masa salarial deportiva sigue por debajo (66%) del 70% del total del presupuesto. "Hacemos un esfuerzo de contención", destacó el ejecutivo, antes comentar que las nóminas del fútbol ascienden al 62%.

Temas: Fútbol