Ir a contenido

UN PARTIDO EN EL AIRE

Pulso inacabable por el Girona-Barça de Miami

La reunión de LaLiga y los futbolistas españoles agrava las dudas sobre el partido en EEUU

Albert Guasch / Jordi Danés

Javier Tebas, presidente de LaLiga, en Madrid.

Javier Tebas, presidente de LaLiga, en Madrid. / Rodrigo Jimenez

Este domingo se disputa en el Camp Nou el Barça-Girona de Liga, pero a día de hoy la atención está más centrada en el Girona-Barça del próximo 26 de enero. ¿Se disputará en Miami? No hay una respuesta clara después de la reunión de este jueves en Madrid entre el presidente de LaLiga, Javier Tebas, y el presidente de la Asociación de Fútbolistas Españoles, David Aganzo. "Hay un 90% de posibilidades", aseguró Tebas tras el cara a cara. "Pues yo diría que tiene un 20% de probabilidades", aseveró Aganzo. Las diferencias, plenamente al descubierto.

Tebas salió determinado a tirar adelante el encuentro en Estados Unidos tras la reunión, a pesar del vehemente rechazo, no solo de la AFE, sino también de la Federación Española de Fútbol que preside Javier Rubiales. "Conseguiremos que ese partido se juegue. Hemos trabajado el tema. No hay causa para que deneguemos el partido, ni por parte de la Federación, ni la UEFA ni la Concacaf ni nadie”, dijo Tebas.

Pedir perdón

Aganzo llevó el asunto a una cuestión de orgullo y a las formas. Ya se sabe que LaLiga divulgó la idea del partido en EEUU sin encomendarse más que a los dos clubs involucrados, que aceptaron de buena gana. “No creo que tomar las decisiones de forma unilateral sean las adecuadas. Nos ha pedido perdón por las formas, pero no es un tema de pedir perdón, sino de hacer las cosas bien. La afición tiene que dar su visto bueno y otros organismos que tienen que decidir. Se pueden hacer las cosas mucho mejor y como deportistas estamos encantados de mejorar este deporte. Pero las condiciones de trabajo no son las adecuadas”, reiteró el presidente de AFE.

Tebas se mostró irónico. "Puedo pedir perdón por las formas pero lo importante es el fondo", dijo con determinación. Un aplomo que parece infundado, ya que el encuentro en Miami necesita de la aprobación de la Federación. Y dado el mal rollo entre Tebas y Rubiales, encontrar un consenso no parece fácil. De hecho, el propio presidente de LaLiga explicitó las malas relaciones. "No hablo con Rubiales. Hemos pedido una reunión que no nos han contestado. Esperamos que nos envíen una contestación para estudiarla. Las cosas no se pueden negar así porque así”.

5.000 entradas a disposición

El FC Barcelona y el Girona, entre tanto, aguardan a que la situación se desencalle. Se encuentran en medio de un cruce de disparos en el que no quieren entrometerse. Ambas entidades ya han señalado el interés estratégico que le otorgan al partido en Miami. Ahora es cuestión de que los organismos oficiales se pongan de acuerdo.

El Girona, de hecho, actúa como si el partido pudiera aún celebrarse en la ciudad de Florida. Una de las contrapartidas que el club rojiblanco ofreció a sus socios por llevarse fuera de Montilivi el derbi catalán fue una entrada gratuita para el partido del Camp Nou de este domingo. Puso a disposición de su masa social hasta 5.000 entradas. A día de hoy, no obstante, no se habían colocado más de 1.200. Si al final el partido no puede jugarse en Miami, y sí en Montilivi, lo que hará el Girona es no descontar el 20% del precio del abono, que es otra de las contrapartidas. La entrada en el Camp Nou quedará como un regalo.