Ir a contenido

Los planes de Tebas

Girona-Barça, confusión en Miami

LaLiga pone ya fecha y hora al partido que pretende exportar a EEUU y la Federación Española no se da por enterada

Las posibles medidas para impedir los símbolos independentistas ponen en alerta a los dos clubes catalanes

Rafael Tapounet

Estelades en un partido del Barça

Estelades en un partido del Barça / Jordi Cotrina

La Liga de Fútbol Profesional ha dado un paso más en su plan para deslocalizar partidos de la competición y ha fijado ya la fecha, el horario y el escenario en el que debería disputarse el Girona-Barça de la jornada 21, que es el encuentro elegido para estrenar la iniciativa. Será el sábado 26 de enero, a las 14.45 horas (en la costa este de EEUU; las 20.45 en España) y en el Hard Rock Stadium de Miami. Al menos, esa es la propuesta que la entidad presidida por Javier Tebas ha puesto de manera oficial sobre la mesa. Ahora solo falta que todas las partes implicadas acaben de dar el visto bueno a la idea. No será fácil. Los dos clubes están por la labor, los jugadores de ambos equipos se mantienen a la expectativa, la AFE amenaza con una huelga y la Federación, cuya autorización es necesaria para exportar a otro país un partido de una competición doméstica, se muestra, de entrada, hostil.

La decisión que adopte el organismo que dirige Luis Rubiales condicionará la posición de estamentos como la UEFA y el Consejo Superior de Deportes, que también deben dar su aprobación. La Federación lamenta no haber sido informada del acuerdo suscrito entre Tebas y la empresa estadounidense Relevent, y no está dispuesta a poner las cosas fáciles. Fuentes de LaLiga señalaron que en breve se producirá una reunión para exponer los detalles del plan ante el órgano rector del fútbol español y recabar su apoyo.

Actividad frenética

Con tantos frentes abiertos, Tebas lleva unos días de actividad frenética. El tiempo corre en su contra, puesto que una de las compensaciones que LaLiga ofrece a los socios del Girona es una entrada, con desplazamiento incluido, para el partido que los dos equipos jugarán en el Camp Nou el 23 de septiembre. Para ello, habría que bloquear antes un paquete de 5.000 localidades, que es el cupo que ha aceptado ceder el FC Barcelona. Y ese es un movimiento que no permite mucha dilación.

Tebas ha mantenido contactos con Aficiones Unidas, la asociación que agrupa a las peñas oficiales de los clubes españoles y que en este asunto representa los intereses de los socios del Girona, y les ha hecho llegar un documento titulado 'Plan de Compensación Abonados' que recoge las distintas propuestas para resarcir a los asiduos a Montilivi: una posibilidad, limitada a 1.500 aficionados, es desplazarse a Florida, con los vuelos y traslados pagados, para ver el partido. Además, los socios que lo deseen tendrán la opción de quedarse dos noches en un hotel de Miami por 450 euros. Quienes no se acojan a esta oferta y tampoco acudan al Camp Nou podrán reclamar la devolución del 40% del importe de su abono de temporada.

"Los valores de España"

El documento remitido a los peñistas incluye un preámbulo en el que LaLiga expone sus razones para exportar partidos de la competición a otros países. “Para LaLiga es muy importante tender puentes y crecer transmitiendo los valores del fútbol y de España en todo el mundo”, dice. No son pocas las voces que en las últimas horas han cuestionado que, de entre todos los equipos de Primera División, el Girona y el Barça sean los más adecuados para “transmitir los valores de España”. Es una duda que han formulado públicamente dirigentes de partidos políticos como el PP y Ciudadanos, cuyo portavoz en la Asamblea de Madrid, Ignacio Aguado, pidió a "los dirigentes futbolísticos" que tomen "medidas para evitar que los separatistas politicen y secuestren un evento deportivo y lo conviertan en un acto propagandístico".

Para disipar esos temores, ayer se hizo correr la noticia de que LaLiga planeaba prohibir la exhibición de símbolos independentistas en el Hard Rock Stadium, lo que provocó una llamada del FC Barcelona a la entidad para expresar su estupefacción y pedir explicaciones. Según informó la Cope, antes del partido se repartirán 40.000 banderas rojigualdas y sonarán por megafonía los himnos de España y EEUU. Si ello finalmente ocurriera, la estampa resultante sería del todo insólita para un Girona-Barça, aunque quizá encajaría, de un modo algo perverso, con la fecha elegida para el encuentro: el 26 de enero se cumple el 80 aniversario de la entrada de las tropas franquistas en Barcelona.