Ir a contenido

FIN DE LA INSTRUCCIÓN

La jueza Lamela propone juzgar a Sandro Rosell por blanqueo y organización criminal

La magistrada concluye la instrucción y ratifica que el expresidente del Barça blanqueó 15 millones de la Confederación de Fútbol Brasileña

El auto, que se dirige contra Rosell, su esposa, Besolí y otras tres personas, también le procesa por otros cinco millones de comisiones por esponsorización

Ángeles Vázquez

Rosell y Bartomeu, en una visita a la Audiencia Nacional para declarar por el caso Neymar.

Rosell y Bartomeu, en una visita a la Audiencia Nacional para declarar por el caso Neymar. / JUAN MANUEL PRATS

La jueza de la Audiencia Nacional Carmen Lamela propone juzgar al ex presidente del Barça Sandro Rosell, su esposa, Marta Pineda, el abogado andorrano Joan Besolí y otras tres personas por blanqueo de capitales y organización criminal. Al dar por concluida la instrucción, la magistrada considera acreditado que formaban una organización criminal a través de la que se apropiaron de 15 millones de euros de la Confederación Brasileña de Fútbol (CBF) por los derechos de retransmisión de 24 partidos amistosos de la selección, así como de otros cinco millones, a través del patrocinio de Nike.

En el auto de transformación a procedimiento abreviado (equivalente al de procesamiento en el sumario), la magistrada declara que los seis formaban una estructura estable, conforme a un reparto de roles previamente establecido por Rosell con la "inestimable intervención" de Besolí, gestor de profesión y titular de sociedades y cuentas en Andorra.

Ambos se encuentran en prisión desde hace más de un año y han solicitado en vano reiteradamente su puesta en libertad, petición en la que ahora han vuelto a insistir. Con este auto, su traslado a cárceles catalanas está más cerca a la espera de que se celebre el juicio. La fiscalía tiene ahora 10 días para solicitar la apertura de juicio oral, trámite que la defensa relaciona con el desarrollo de las comisiones rogatorias cursadas a Suiza y Brasil.

En este último país reside el expresidente de la CBF Ricardo Teixeira, por lo que no será juzgado en España por este caso, pese a ser el principal implicado. Según la defensa, ello no le ha impedido querellarse contra la jueza Lamela, pero el Supremo aún se ha pronunciado. Rosell, además, está pendiente de juicio por el contrato de Neymar, procedimiento en el se enfrenta a una petición de cinco años de cárcel. 

Partidos amistosos

La jueza relata que en el 2006 Teixeira firmó un contrato con una sociedad árabe domiciliada en las Islas Caimán por los derechos de 24 partidos amistosos de la selección de Brasil. Detalla cómo “se impuso a la compradora el pago de unos fondos de los que en beneficio propio se apoderaron" él mismo y Rosell "en perjuicio de CBF". Teixeira recibió 8.393.328 euros y Rosell, 6.580.000.

Para dar apariencia de legalidad al cobro utilizaron un entramado societario y transferencias bancarias ordenadas desde sociedades del grupo empresarial saudí, que figuraba como comprador, a cuentas de Andorra, en las que estaban autorizados Rosell y Besolí. El traspaso fue directo o a través de la empresa del matrimonio Rosell Uptrend, radicada en New Jersey. Lo recibieron Teixeira "y personas de su entorno que figuraban como testaferros, en algunos casos de forma directa y en otros, indirecta, a través de empresas intermedias administradas y/o relacionadas con Besolí y su cuñado Pedro Antonio Ramos”.

En cuanto al contrato de esponsorización firmado entre la CBF y Nike, en la que intervino la sociedad de Rosell Ailanto, la jueza describe operaciones realizadas entre 2008 y 2011 que culminaron con un ingreso de 5 millones de euros en una cuenta andorrana vinculada al expresidente del Barca, dinero que, la defensa alega, fue para devolver un préstamo a Teixeira. Según la jueza, fue un reparto de las comisiones.