Ir a contenido

LA ACTUALIDAD AZULGRANA

Dembélé da un paso al frente en pleno 'caso Griezmann'

El joven delantero francés, un enigma durante toda la temporada, enseña su muestrario de virtudes entre rumores sobre una posible cesión

Valverde asegura que cuenta con el 'Mosquito' para la próxima temporada y considera prioritario un plan de adaptación para pulir sus defectos

Rafael Tapounet

SOBRESALIENTE Dembélé hizo ayer el mejor partido con el Barça.

SOBRESALIENTE Dembélé hizo ayer el mejor partido con el Barça. / JORDI COTRINA

Han pasado ocho meses y medio desde que el FC Barcelona y el Borussia Dortmund formalizaron el acuerdo para el traspaso de Ousmane Dembélé (por 105 millones más otros 45 en variables; el fichaje más caro en la historia del club hasta ese momento) y el delantero francés sigue siendo un enigma para la parroquia azulgrana. Un misterio alimentado por sus largas ausencias del terreno de juego, sí, pero también por las señales, a menudo indescifrables o contradictorias, que el joven futbolista formado en Rennes ha emitido cuando le ha tocado formar parte de la partida. El miércoles, seis días antes de su cita con los 21 años, Dembélé se avino por fin a desplegar su muestrario de virtudes ante una afición que andaba, y es comprensible, con la mosca detrás de la oreja.

Dos goles (el segundo, para enmarcar), una seudoasistencia (la jugada y el disparo que desembocaron en el tanto de Coutinho que abrió el marcador), tres centros al área y seis regates completados con éxito son algunos de los datos que resumen el más que meritorio partido del 'Mosquito' frente al Villarreal. Una brillante actuación que disipó, al menos en parte, el manto de dudas que rodeaba al extremo y que la grada recompensó con un honor reservado a los grandes: coreando su nombre –"Ousmaaaane Dembéléeee"- a los compases de La Marsellesa.

"Va a estar con nosotros"

El francés, la verdad, no podía haber elegido un día más oportuno para explotar. Su hora y media más gloriosa llegó en un momento en el que arreciaban los rumores sobre el inminente fichaje de Griezmann y la consiguiente salida, vía cesión, de un Dembélé condenado a la suplencia por la llegada de su compatriota. Especulaciones que el miércoles por la noche, tras el 5-1, Ernesto Valverde quiso cortar de raíz. "No sé quién ha hablado de este asunto –declaró, visiblemente irritado-. Está claro que pensamos  que [Dembélé] va a estar con nosotros la próxima temporada".

El entrenador azulgrana parece más consciente que nadie de la juventud del delantero y de la necesidad de prepararle un plan de adaptación a medio plazo que le ayude a abstraerse de la presión que suponen el coste de su fichaje y la etiqueta de recambio de Neymar con la que llegó al Camp Nou cuando la temporada 2017-18 ya estaba en marcha. A diferencia de lo que ocurre con jugadores más formados, los técnicos de la casa consideran absolutamente prioritario que el francés haga una pretemporada completa para que aprenda los fundamentos del juego de posición y cuál es su rol en el equipo.

"Es joven y tiene mucho tiempo por delante. Todos los jugadores necesitan un periodo de adaptación. Cuando eres joven tienes que aprender cosas", subrayó Valverde, que calificó de "increíble" el segundo gol de Dembélé y glosó algunas de sus virtudes como jugador: "Tiene muchísimo talento, tiene técnica, es rápido, tiene chispa, tiene desborde, maneja las dos piernas… Todo eso lo tiene y nos puede ayudar".

El "ruido" de Griezmann

También habló el técnico sobre el revuelo armado por la posible llegada de Griezmann y el malestar expresado por el Atlético de Madrid. "No sigo el tema, pero sé que hay ruido. Son todo especulaciones. Todavía hay temporada, y desde aquí tenemos mucho respeto por los rivales. Rivales que, además, se están jugando cosas", apuntó.

El delantero colchonero, entretanto, sigue deshojando la margarita. Según ha publicado este jueves el diario 'L'Équipe', Griezmann "no tiene decidido todavía" si va a abandonar la entidad rojiblanca este verano, aunque, de hacerlo, no contempla más opción que el Barça. El francés, que se siente "halagado" por el interés del club azulgrana, ambiciona jugar junto a Messi y Luis Suárez, pero respeta "al más alto nivel" al Atlético, con el que tiene contrato hasta el 2022 y que ya le ha puesto sobre la mesa una oferta de revalorización salarial. Su cláusula de rescisión, de 200 millones de euros, se reducirá a la mitad a partir del 1 de julio, y ello lo convierte en una pieza muy apetecible. A pesar de Dembélé.

0 Comentarios
cargando