Ir a contenido

LA CONQUISTA DE LA 25º LIGA

Valverde quiere ganar el primer 'match ball'

"Si algo ha de tener el entrenador es precaución", dice el técnico del Barça, que espera regresar de A Coruña con el título

Joan Domènech

Valverde, durante el último entrenamiento antes del desplazamiento a A Coruña.

Valverde, durante el último entrenamiento antes del desplazamiento a A Coruña. / JORDI COTRINA

Con el "máximo grado de ilusión" viaja el Barça a A Coruña en busca del alirón que lleva acariciando desde hace meses. La holgada ventaja que posee al frente de la tabla le brinda este domingo la primera de las cinco oportunidades para proclamarse campeón. Con el esfuerzo mínimo: un punto le basta para sellar el triunfo definitivo. El Deportivo está al borde del abismo, virtualmente descendido. Bajará si no gana.

Lo "lógico", entiende Valverde, es que más temprano que tarde el Barça celebre su 25º Liga este domingo. "Pero como yo soy el entrenador, y no alguien cualquiera, si algo ha de tener el entrenador es precaución", matizaba el técnico azulgrana, como si aún recordara el nocivo triunfalismo que rodeaba al equipo antes de la visita a Roma con el 4-1 de la ida.

Avión al completo

"No quiero precipitar nada", insistía, remitiendo las valoraciones de la temporada a que se consiga definitivamente el éxito. Superlativo en su caso, porque en su primera campaña habrá rubricado el doblete. Y el 3-0 de la Champions quedará como un mal recuerdo, un error monumental, el único de la temporada si se entiende como comprensible la doble derrota ante el Madrid en la Supercopa tras la huida de Neymar.

Tratándose del primer match ball para festejar un título, el Barça desplaza a tierras gallegas a todo el vestuario. El avión irá al completo entre la plantilla y el personal auxiliar. El único indisponible es Sergi Roberto, sancionado por la expulsión en el Celta-Barça. Sin lesionados, Valverde podrá elegir entre 21 futbolistas. Los 18 que entrarán en el acta diferirán muy poco de los inscritos en la final de la Copa del pasado sábado. Nelson Semedo ocupará la plaza de Sergi Roberto como lateral derecho.

"Es un homenaje de los jugadores del rival hacia el campeón que se ha desvirtuado cuando aparece la rivalidad, especialmente entre el Barça y el Madrid. Parece revanchismo, parece que se busca más al contrario humillado para aplaudirte". Valverde y el pasillo

Messi, Suárez, Piqué y Valverde, de espaldas, en el entrenamiento de este viernes. / JORDI COTRINA

Pasillo delante y detrás

El alirón implicaría que el Madrid debería hacerle el pasillo de campeón en la próxima jornada, que será el clásico del Camp Nou. Zinedine Zidane adelantó que se negaría. El Depor, en cambio, ha anunciado que homenajeará al Barça en el estreno de su título de Copa.

"Me estoy volviendo loco con tanto pasillo delante y detrás", avisó, harto de un tema frecuente en las últimas semanas. "Es un homenaje de los jugadores del rival hacia el campeón que se ha desvirtuado un poco cuando aparece la rivalidad, especialmente entre el Barça y el Madrid. Parece revanchismo, parece que se busca más al contrario humillado para aplaudirte".

Estrés a nivel aceptable

De momento, el grado de estrés acumulado está a un nivel "aceptable" para Valverde. Igual que el de ansiedad, estando como está la Liga tan cerca. "Llevamos muchos partidos detrás, muchos meses de trabajo, vamos en cabeza desde el primer día y tenemos mucha ilusión", ha explicado, subrayando, inmediatamente, que la sobrada ventaja que posee el Barça no sugiere que haya sido un camino de rosas.

Valverde se ha acordado, en general, de las adversidades que han salpicado el camino del equipo, desde la marcha de Neymar, a las lesiones e incluso "la situación en Catalunya". "Todo parece sencillo ahora, pero no lo ha sido. No ha sido una Liga fácil", subrayó.

No ha citado en la lista de esas malas experiencias, en cambio, que parte de la directiva sospechara de él y dudara de su continuidad si no conquistaba la Copa. Josep Maria Bartomeu, el presidente,  negó esa información en una entrevista a la Cadena Ser. "Si lo dice el presidente, no hay que decir nada más..." valoraba Valverde. "Tengo contrato en vigor y esperemos que en las próximas jornadas podamos ganar la Liga", dando por hecho qué tiene tomada la decisión de continuar en el banquillo.

"Iniesta es insustituible. Cuando se va un jugador de este nivel, eso te obliga a buscar diferentes equilibrios en el equipo. Si le puse de titular no era para convencerle de nada ni para que se ablandara, sino porque creía que era lo mejor para el Barça". Valverde mira el futuro

Iniesta y Denis, en el entrenamiento previo al Deportivo-Barça en Sant Joan Despí. / JORDI COTRINA

El equipo sin Iniesta

Mientras mantiene la guardia alta para atar de una vez la Liga, empieza a imaginarse el futuro del equipo sin Andrés Iniesta, un jugador "insustituible". En consecuencia, no ve a nadie que vaya a desempeñar el mismo papel. "Cuando se va un jugador de este nivel, eso te obliga a buscar diferentes equilibrios en el equipo", analizaba.

A falta de cinco partidos para terminar la Liga, Iniesta ya ha jugado 300 minutos más que con Luis Enrique y ha sido más veces titular con Valverde (33 a 23). Los números apuntaban a la revitalización del interior, próximo a cumplir 34 años. Iniesta, sin embargo, pese al contrato vitalicio que firmó em octubre, se va a China. "Si puse a Iniesta todos esos partidos no era para convencerle de nada ni para que se ablandara, sino porque creía que era lo mejor para el Barça", explicó Valverde en una innecesaria aclaración.

Para darle la mejor experiencia posible estamos cambiando nuestro sistema de comentarios, que pasa a ser Disqus, que gestiona 50 millones de comentarios en medios de todo el mundo todos los meses. Nos disculpamos si estos primeros días hay algún proceso extra de 'login' o el servicio no funciona al 100%.