Ir a contenido

El Barça B sucumbe en Huesca pese a adelantarse de penalti

El once aragonés remontó en siete minutos el gol de Aleñá y el filial azulgrana suma la cuarta derrota consecutiva

J. D.

Aleñá, autor del gol del Barça B, pugna con un futbolista del Huesca.

Aleñá, autor del gol del Barça B, pugna con un futbolista del Huesca.

El Barça B había caído en la zona de descenso con el discurrir de 35ª jornada y de ahí no salió. Débil, incapaz de defender la mínima ventaja que había obtenido con un gol de Carles Aleñá, sucumbió en Huesca (2-1) sumando el octavo partido sin ganar: los cuatro empates que había ligado han continuado con cuatro derrotas consecutivas que hunden a los jóvenes azulgranas en el fango y ponen en el disparadero a Gerard López, impotente ante la sangría que sufre el equipo.

No lo tenía fácil el filial barcelonista, que visitaba a un aspirante al ascenso y que andaba tan alicaído como él, también arrastrando una pesada cadena de ocho partidos sin ganar. El Barça B creó más sensación de peligro en el primer tiempo y parecía que vería la luz con un penalti sufrido por Íñigo Ruiz de Galarreta que transformó Aleñá (m. 56). Gerard no quiso ni mirar el lanzamiento, consciente de la importancia del resultado para su futuro al frente de la plantilla.

Gerard, en un partido en el Miniestadi. / VALENTÍ ENRICH

Empate a los tres minutos

El gol visitante no hizo más que despertar el ardor local, que reaccionó de inmediato y puso de relieve la endeblez anímica del Barça. Tres minutos después (m. 59), un centro pasado lo culminó Melero en el área de meta solo frente a Varo, una de las tres novedades que introdujo Gerard y la más relevante, por tratarse del cambio de portero. Varo aseguró que el equipo revertiría la situación y pidió confianza para sus compañeros y el entrenador.

Apenas había hecho Gerard el primer cambio para retomar el control (el inglés McGuane sustituyó a Ruiz de Galarreta) cuando el Huesca terminó el trabajo. Ávila se coló con el balón controlado hasta la portería y fusiló a Varo (m. 63). El Barça fue incapaz de retomar el pulso del encuentro con la entrada de más delanteros (Abel Ruiz y Carles Pérez) pero no supo crear ninguna ocasión más, falto de ideas y de ánimo ante una situación de alerta roja.