Ir a contenido

A FALTA DE 7 PUNTOS

El Barça echa cuentas para ser campeón

Los azulgranas visitan al Celta con la Liga encarrilada pero se juegan el doblete el sábado en la final de Copa

Joan Domènech

Los jugadores del Barça hacen un rondo en el entrenamiento de este domingo.

Los jugadores del Barça hacen un rondo en el entrenamiento de este domingo. / MIGUEL RUIZ

Un año se ha cumplido este domingo de la inacabada racha del Barça sin perder en la Liga. Un año con 39 partidos (32 victorias y 7 empates) que han colocado al equipo echando cuentas sobre cuándo se proclamará campeón. Quedan 18 puntos en juego (6 jornadas) y tiene 11 de ventaja. Necesita siete: los tres primeros se ventilan este martes en Vigo con la visita al Celta (21 h.).

Tendrá que esperar el Barça para ser campeón de Liga por mucho que gane en Balaídos. Aunque el Atlético pinche en sus dos partidos (ante la Real Sociedad y el Betis) porque matemáticamente podría alcanzarle todavía el Madrid. Pero la posibilidad del doblete sí que se dirime esta semana. El sábado viajará a Madrid para disputar la final de la Copa del Rey (la cuarta consecutiva) con el Sevilla, al que acomplejó hace un par de semanas con una reacción en los últimos para arañar un empate y salvar la racha. El once hispalense también cayó en la Champions (frente al Bayern) y empató con el Villarreal en casa (2-2).

"Quedan pocos puntos, siete necesitamos, para alcanzar un objetivo que en agosto pensábamos que era imposible". Ernesto Valverde

Siete de diez Ligas

El segundo título español ha cobrado importancia tras el batacazo de la Champions para elevar la nota a la temporada azulgrana. Sería el octavo doblete de la historia azulgrana, y el tercero en los últimos cuatro años. El Athletic tiene cinco y el Madrid, cuatro.

Valverde busca el octavo doblete de la historia del Barça, el tercero de los últimos cuatro años

A falta de consuelo en Europa, donde el equipo se ha mostrado incapaz de superar el listón de los cuartos de final, el Barça ha impuesto su dominio en España. La Liga que anda acariciando hace meses y tiene "prisa" por disfrutar, en palabras de Valverde, sería la séptima de los últimos diez años. La última se escapó pese al brioso esprint del once de Luis Enrique, iniciador de la actual racha de invencibilidad el 15 de abril del 2017 con un triunfo sobre la Real Sociedad (3-2, goles de Messi (2) y Alcácer).

"Ahora parece que no tiene mérito ser campeón de Liga", ironizó Luis Suárez para denunciar el cierto desdén con que algunos medios analizan el inminente triunfo barcelonista. Sobre todo, después de la inesperada eliminación europea. Suárez ha aportado 28 goles a la racha de los 109 anotados. Por delante, naturalmente, anda Leo Messi (39).

Récord vigente

Aquellos siete triunfos finales solo sirvieron, con el tiempo, para que el Barça pudiera establecer ahora el récord absoluto que alargó el domingo y puede continuar si canta las 40 jornadas ante el Celta de Juan Carlos Unzué. El grupo de Valverde ha añadido 32 jornadas invicto.

"Quedan pocos puntos, siete necesitamos, para alcanzar un objetivo que en agosto pensábamos que era imposible", subrayó Valverde , al comparar el desastre de Roma con el sufrido en los dos primeros partidos de temporada y las dos dolorosas derrotas con el Madrid en la Supercopa de España. "El entorno es depresivo", denunció el técnico sobre el decaído sentir culé después de la eliminación.

"No me iré del Barcelona este verano después de una temporada. Firmé por cinco años. Voy a estar mucho tiempo". Ousmane Dembélé

Estilo de vida saludable

No es depresivo, en cambio, Ousmane Dembélé pese a que no está cuajando la temporada soñada . Ha sufrido dos lesiones, no ha sido titular en los partidos más importantes y el sábado cometió un imprudente penalti que amenazó la victoria.

"No me iré del Barcelona este verano después de una temporada. Firmé por cinco años. Voy a estar mucho tiempo", aseguró el delantero francés al programa televisivo francés Telefoot. Dembélé admite que le resulta "difícil" adaptarse al Barça, pero negó que se haya abandonado tras los dos percances musculares que le han tenido parado. "En Barcelona tengo un mejor estilo de vida que en Dortmund, allí no era tan saludable".