Ir a contenido

REACCIONES TRAS LA DEBACLE EUROPEA

Bartomeu: "No hay explicación"

El presidente del Barça admite que el Roma ha sido mejor tras la eliminación en cuartos de la Champions

Joan Domènech

De Rossi celebra con efusividad el tercer gol del Roma a cargo de Manolas.

De Rossi celebra con efusividad el tercer gol del Roma a cargo de Manolas. / Ap / Andrew Medichini

Se quedó mudo el Barça. En el campo y también fuera, por mucho que hablara el presidente Josep Maria Bartomeu, el técnico Ernesto Valverde y hasta los capitanes Andrés Iniesta y Sergio Busquets. "No tengo explicación, pido disculpas a la afición", comenzó diciendo el dirigente. "El entrenador es siempre el principal responsable. Soy el que hago la alineación, soy el que hago los cambios...", admitió el Txingurri, sometido a la mayor, y más dolorosa, derrota desde que llegó al Camp Nou hace casi un año. "Mentiría si dijera que esto va a servir de algo. El año pasado ya caímos de forma similar", confesó Busi, recordando que la tragedia de París se prolongó luego en Turín y, finalmente, acabó en Roma.

Pero no existía mayor dolor que el de Iniesta, quien tal vez jugara en Roma su último partido europeo con la camiseta del Barça. "Es algo doloroso, muy doloroso", afirmó el capitán azulgrana. "Cuando haces las cosas mal, cometes muchos errores y no te adaptas al tipo de partido que era de Champions, aunque parezca mentira, es así", dijo Iniesta, quien se iba emocionando, incapaz casi de contener las lágrimas. "Es jodido. No es pedir perdón. ¿Mi último partido de Champions? Es una de las posibilidades y eso duele, duele aún más", añadió el centrocampista.

Analizar el drama


Bartomeu, todavía impactado por tan tremenda caída en Europa, reconoció que le sabía "muy mal esta eliminación en Europa", felicitando así al Roma. "Ellos han sido mejores. Nos han ganado en todos los terrenos. Pero no hay ninguna explicación. Lo siento mucho por nuestra afición, lo analizaremos ahora con calma", reveló el presidente azulgrana, quien explicó que "tenemos un equipo muy competitivo, pero no se vio en Roma".

Ese fue, en realidad, el gran drama del Barça. "Lo tenemos que analizar con mucha tranquilidad para volver con mucha fuerza en la Liga", recalcó Bartomeu, asumiendo, en todo momento, que "es un golpe muy fuerte para todos". Para todos y empezando por el propio Valverde, quien se quedó sin respuestas tácticas para levantar a un Barça que se iba consumiendo en su impotencia.

"No hemos tenido respuestas, a ellos les ha salido todo y con su presión nos obligaban a lanzar el balón largo por lo que nos pillaban separados y no podíamos coger la segunda jugada", reconoció el técnico, superado por el Roma. "Ellos plantearon un partido fuerte, agresivo... Hemos tenido muchas dificultades". Fueron tanta las dificultades que el equipo se desplomó. "La gente está tocada, pero hay que recuperarse porque tenemos por delante dos competiciones que queremos ganar. Hay que levantarse", imploró Valverde.

Imploró en vano porque el Barcelona volvió a suspender, y por tercer año consecutivo, el gran examen europeo. Ya sucedió en los dos últimos cursos con Luis Enrique (el Atlético eliminó a los azulgranas en la 15-16 y la Juve en la 16-17) y ahora la historia se repite para mal. «Ellos nos han sacado del juego al que estamos acostumbrados», admitió Valverde. "Hay que darle mérito al Roma. Soy el responsable de todo, soy el que hace la alineación, el que hace los cambios... Soy la cabeza visible del equipo", añadió luego.

"¿Qué me reprocho?"

No tenía el técnico del Barça muchas ganas, y menos en caliente, de hacer análisis. Necesita tiempo para digerir tan tremendo golpe que lo ha echado de Europa desperdiciando la clarísima renta que le daba el 4-1. "Con una derrota de este nivel, el análisis es difícil. O, a veces, es muy sencillo. Queríamos jugar en su campo, no siempre en el nuestro", argumentó el entrenador azulgrana. "Nunca nos hemos sentido cómodos en el partido, eso es la verdad. ¿Qué me reprocho? Pues.... Cuando pierdes, y a veces también cuando ganas, siempre piensas en todo lo que has planteado y pensado antes", afirmó.

Llegado a este punto, con el Barça de nuevo apartado de una semifinal europea, algo que solo consiguió Luis Enrique en su primer año conquistando el triplete en Berlín 2015. "Es una derrota dolorosa, no tengo ninguna duda. Nos quedamos en el camino de una manera inesperada para todos nosotros", aseguró Valverde, asumiendo que "es una derrota dura, muy dura. Nos llevamos un palo muy duro. Serán días duros, tenemos que aguantar el tirón", añadió el técnico, que se quedó sin discurso. 

0 Comentarios
cargando