Ir a contenido

DESCANSO PARA BUSQUETS

Valverde, o la gestión del muro de abril

El técnico dosificará a la plantilla en las últimas curvas para rubricar con brillantez el trabajo del Barça

Marcos López

Coutinho, en un entrenamiento del Barcelona en la ciudad deportiva de Sant Joan Despí.

Coutinho, en un entrenamiento del Barcelona en la ciudad deportiva de Sant Joan Despí. / FC BARCELONA

De vuelta del último parón de la FIFA, el Barça ha recibido dos avisos. Sufrió en Sevilla defensivamente, pero no perdió por la aparición del divino Messi y no gobernó el partido como quería ante el Roma, pero sonríe feliz por la enorme contundencia del marcador, que le coloca casi en las semifinales de la Champions.

El equipo sufrió en Sevilla y no gobernó ante el Roma, pero exhibió una contundencia que le hace aspirar a todo

Llegado este punto, el equipo de Valverde se asoma con la opción de alcanzar la triple corona, aunque nada ha ganado aún. Para empezar, le toca superar el muro de abril, al tiempo que Valverde debe dosificar a la plantilla para no quemar a las piezas vitales (Messi, Busquets, Iniesta, Piqué…). De hecho, al Barça le quedarían cinco o seis partidos realmente decisivos en estos dos meses finales.

Pero eso no implica la autocrítica. "Veo lo que nos está costando ganar los partidos", admitió el técnico azulgrana, quien ha detectado los principales errores que ha padecido el Barça. Tanto ante el Sevilla ("a nosotros no nos van bien los partidos de ida y vuelta, solo los de ida", subrayó Valverde) como en la Champions, aunque alcanzó tal madurez y eficacia en su fútbol que se presenta en la vuelta en Roma con un 4-1 de colchón.

Valverde, observa el Barça-Roma del Camp Nou / JORDI COTRINA

"Veo lo que nos está costando ganar los partidos" (Valverde)

Hace un año, sin ir más lejos, el Barça del tridente estaba al borde del abismo tras encajar un doloroso 3-0 ante la Juve en Turín. Y se cayó precipicio abajo. En menos de una hora, aquel equipo, con Messi, Suárez y Neymar, recibió tres bofetadas: Dybala (m. 7 y m. 22) y Chiellini (m. 55). El Barça de Valverde, en cambio, solo ha encajado tres goles en nueve partidos de Champions: Nikolaou (Olympiacos), Willian (Chelsea) y Dzeko (Roma), manteniendo así su portería a cero en seis encuentros.

Messi observa a Luis Suárez en el Barça-Roma /JORDI COTRINA

Mimos a Messi

No es momento, sostiene el Txingurri, para muchos cambios en el once, pero se ve obligado, eso sí, a dosificar a la plantilla. Busquets, por ejemplo, forzó para reaparecer contra el Roma. Forzó tanto que hasta jugó "infiltrado", como reveló el propio Valverde. Pero notó molestias, que le hicieron pedir el cambio. Resulta complicado que juegue mañana ante el Leganés. Messi ya ha iniciado en el pasado mes de marzo su particular calendario de dosificación. Solo fue titular en cuatro de los ocho partidos, incluyendo su ausencia en el doble duelo amistoso de Argentina.

La amplia renta en la Liga (nueve puntos sobre el Atlético a falta de ocho jornadas) unido al 4-1 de la Champions más la cercanía de la final de Copa (quedan dos semanas) junto a un posible horizonte de las semifinales europeas obligan al técnico azulgrana a extremar las precacuciones. Piqué se ha pasado semanas jugando con molestias, por mucho que su extraordinario rendimiento defensivo le haya permitido ocultarlas.

Dembélé, que no jugó ni un minuto ante el Roma, y Coutinho deben refrescar al equipo en este decisivo mes 

Se trata, por lo tanto, de que Valverde, una vez eleve la vista para mirar lo que le queda por delante (13 partidos en el mejor de los casos, incluyendo la hipotética final de la Champions), inicie la gestión de estas últimas curvas. El Barça está donde todos querrían estar. Con opciones reales de reeditar el triplete de Guardiola (2009) y de Luis Enrique (2015). Pero ahora mismo, como recuerda el Txingurri, no tiene nada.

El 'recurso Denis'

De ahí, que el técnico gestione ese calendario charlando con sus jugadores, pendiente de sus cansados músculos, sobre todo en el caso de Messi. El miércoles, Dembélé no jugó ni un minuto. Ahora, le espera el Leganés, tras no sacar buena nota en el Sánchez Pizjuán. Coutinho, que no puede jugar en la Champions porque ya lo hizo con el Liverpool, vino precisamente para esto. Para dar minutos de calidad y, especialmente, descanso a los pilares del Barça. La última buena noticia para Valverde es que Denis, en los pocos minutos ante el Sevilla y en los menos aún ante el Roma, se reinvidicó por lo que es otro recurso más.

0 Comentarios
cargando