Ir a contenido

EXTRANJEROS EN EL FÚTBOL ESPAÑOL

Entrevista a Roca Junyent: "El tema de los oriundos era un fraude como una casa de payés"

El abogado repasa el proceso de elaboración del informe que demostró la trama de los oriundos y acabó permitiendo la llegada de extranjeros al fútbol español

Joan Domènech

El abogado Miquel Roca Junyent repasa en su despacho los papeles del informe que el FC Barcelona presento en su día en favor de los oriundos.

El abogado Miquel Roca Junyent repasa en su despacho los papeles del informe que el FC Barcelona presento en su día en favor de los oriundos. / JORDI COTRINA

¿Cuál era el verdadero motivo del informe? El Barça tenía dos jugadores oriundos, Cos y Heredia, y la federación denegó la ficha de este último alegando una situación irregular en una época en la que se aceptaba la ficha de todos los futbolistas que decían tener la doble nacionalidad. El club nos pidió a un grupo de abogados que elaboráramos un informe.

"Comprobamos el enrolamiento: si el padre había hecho el servicio militar, había perdido su condición de español"

Son cuatro firmantes. Sí. Ignasi de Gisbert, Paco Segura, Josep Lluís Vilaseca y yo. Como era el más joven, me tocó ir a Argentina. Era una investigación que había que hacer sobre el terreno. Uno de los abogados que más me ayudó fue Fernando de la Rúa, que con el tiempo fue presidente de la República. Me guió para buscar los registros que justificaran que todos aquellos que decían tener la doble la nacionalidad cumplían los requisitos. Ninguno los cumplía. Me acuerdo de uno que sí, un tal Quetglas, que jugó en el Mallorca.

¿Por dónde empezó la investigación? Fuimos a comprobar lo que se llamaba el enrolamiento. Es decir, si los padres habían hecho el servicio militar en Argentina. Si era así, eso suponía la pérdida de la nacionalidad española, ya que al concebir a la criatura, por decirlo así, eran argentinos y no tenían la doble nacionalidad. Ese informe debía ser confidencial y secreto y no lo fue.

"La solución fue no denunciar estos hechos a cambio de que se autorizara la contratación de extranjeros. El Barça ya trabajaba en el fichaje de Cruyff desde el último trimestre de 1972"

¿Por qué? Cuando lo elaboré, y ahora al releerlo me acuerdo de mi máquina de escribir, era una época de obras en mi anterior despacho de la calle Còrsega. Las hacía el señor Guasch, arquitecto, que estaba en la federación catalana. Le atribuyo una responsabilidad que no puedo demostrar y que él siempre negó. Hubo esta coincidencia. El caso que es que trascendió. Pero ya se estaba trabajando en una solución con la Federación Española. De hecho, la solución fue no denunciar estos hechos a cambio de que se autorizara la contratación de futbolistas extranjeros, lo que permitió al Barça preparar con tiempo el fichaje de Johan Cruyff.

El fichaje se negocia en el verano de 1973. ¿El Barça ya pensaba en él? Que yo sepa, empieza a pensar en él en el último trimestre de 1972. Es una de las razones por las que me piden, cuando vuelvo de Argentina, el 23 o 24 de diciembre de 1972, que el informe no sea público. No se buscan las consecuencias de ese fraude, que era un fraude como una casa de payés, pero se consigue el permiso para el fichaje de Cruyff, que para el Barça significó cambiar la historia.

Había sospechas de ese fraude. La sospecha era total, la cuestión era demostrarlo. Salían oriundos de todas partes. Hicimos una lista. Había muchos más, pero nos centramos fundamentalmente en quienes procedían de Argentina. Fue curioso que encontrara una gran colaboración del estamento militar para saber dónde se habían enrolado los padres de los futbolistas. Allí descubrí aquello de la madre patria. Cuando decía que venía de Barcelona me dejaban pasar en la cola. Si hubiera dicho el motivo por el que estaba, igual no me habían cedido el paso.

¿Iba al consulado o al registro civil? En la partida de nacimiento consta el nombre del padre y de la madre, y sabiendo quién era el padre, podía saber si había hecho el servicio militar o no en Argentina.

¿Qué pasaba si lo había hecho? Perdía la condición de español.

Era oriundo el nacido en España, el hijo de padres españoles y quien no había perdido la nacionalidad. En el informe demostramos que casi ninguno cumplía los requisitos. Creo recordar que solo Quetglas, que jugó en el Mallorca.

Pero algunos fueron internacionales españoles. El pufo es evidente. Las conclusiones, demoledoras. El cónsul lo sabía perfectamente. No le diré el nombre. Vamos a pensar que favorecía a los chicos para que pudieran venir a España a jugar. Que había una voluntad de ayuda con una interpretación que, sin embargo, no aplicaron en el caso de Heredia. Si todos son oriundos por estas razones, no puede decir que por esas razones uno no lo es.

A Heredia le denegaron la inscripción presentando los mismos papeles de Cos, que sí fue aceptado. Decían, no sé, que era Heredia era mejor jugador.

Fue internacional español luego, como Roberto Martínez y Valdez. Lo que permitió que no aflorara la denuncia del Barça es que no se revisó la situación de nadie, pero ese informe permitió que se abriera el permiso para contratar extranjeros.

Valdez fue a juicio por la falsedad de la documentación... Hubo un indulto federativo. Había una cuestión delicada a nivel FIFA: se habían alineado con la selección indebidamente jugadores extranjeros y eso generaba una situación peligrosa. La federación estaba en una posición falsa.

"El acierto fue ir a buscar los certificados militares. En Paraguay se falsificaban partidas de nacimiento e inscripciones del registro civil argentinos, pero en los certificados militares salía todo"

Todos acabaron hacia mediados de los setenta. Supongo que no debían ser tan buenos. Algunos tenían categoría, otros no. Roberto Martínez fue uno de los que más duró en el Madrid y el Espanyol. Lo gracioso es que en un determinado momento se permitieran una serie de fichajes tan absolutamente ilegales como esos. La federación se encontró en una posición muy complicada.

El Athletic y la Real Sociedad también investigaron y denunciaron. No tuve constancia de eso, debió ser posterior. Ellos sí querían denunciar porque no les compensaba la llegada de extranjeros.

Más adelante se descubrió que Cos no era oriundo y Heredia sí. El aceptado era el falso. Lo dijimos. Nos iba bien reconocer que el caso de Cos no era bueno porque jugábamos limpio. Ojo: no eran los futbolistas quienes engañaban sino los intermediarios que conseguían esos papeles.

Había una trama en Paraguay donde se falsificaban documentos argentinos. Exactamente. Porque en Paraguay debía ser más favorable. Trasladaban la documentación allí y expedían los certificados más gentilmente. El acierto, y no me acuerdo si fue De la Rúa o quien me lo sugirió, es que fuéramos a buscar los certificados militares. En Paraguay se falsificaban partidas de nacimiento e inscripciones del registro civil, pero en los certificados militares salía todo.

Al final, todo quedó en nada. Las autoridades españolas cerraron los ojos. No me habría sabido mal defender a los chicos. Ellos querían jugar a fútbol, pero había un tipo que decía que cumplían los requisitos.

"Pablo Porta fue el primero que leyó el informe después del Barça; se quedó ‘acollonit’. no podía haber tantos oriundos por metro cuadrado"

El presidente de la federación catalana era Pablo Porta. Recuerdo haber hablado con él en un bar allí en Travessera de Gràcia con Tuset. Después del Barça fue el primero que lo leyó. Se quedó 'acollonit'.

¿No sabía nada? En aquellos momentos todo el mundo sabía algo. ¿Qué intuición tenía el Barça? No podía ser que hubiera tanto oriundo por metro cuadrado.

¿No era consciente del asunto? Lo fue cuando lo leyó. Y eso que hicimos una lista reducida, limitada, a los argentinos. De lo contrario, habría tenido que recorrer todo Suramérica. 

Temas: Johan Cruyff

0 Comentarios
cargando