Ir a contenido

ANÁLISIS TÁCTICO

Las claves tácticas del Barça-Athletic: Leo tiene nuevos socios

La velocidad de Dembélé y la magia de Coutinho ayudan todavía más al 10

Marcos López

Messi corre a abrazar a Dembélé, en el Barça-Athletic.

Messi corre a abrazar a Dembélé, en el Barça-Athletic. / JORDI COTRINA

1.- Asiste el 'Mosquito'; fusila luego Messi

No es nada casual esa conexión. Ni mucho menos. Ya se miran como si se conocieran desde hace tiempo cuando apenas llevan unos meses de convivencia. El miércoles fue Messi quien detectó a Dembélé ante el Chelsea. En la Liga, en cambio, agradecido como es el joven delantero francés le regaló un pase raso, potente, preciso que era, en realidad, una invitación para que el 10 firmara uno de esos tradicionales envenenados disparos desde fuera del área.
Un tiro repetido un montón de veces, pero indetectable para los porteros, incluso para el prometedor Kepa, que firmó una correcta actuación en el Camp Nou. Así llegó el segundo gol del Barcelona, una prueba de la capacidad de recuperar balones que tuvo Rakitic para iniciar un ataque rápido.

Pero en el primero, en cambio, vino a través de una excelente combinación en el flanco izquierdo donde Messi agradeció la pausa y serenidad que le proporciona Coutinho en el pase, aguardando ambos la infatigable carrera de Jordi Alba, quien asistió a Alcácer. Más luz tiene Messi a su lado. Mejor, aún. 

Coutinho supera con una vaselina a Kepa, pero el balón se estrelló en el larguero / JORDI COTRINA

2.- Resolver al inicio; descansar después


En 90 minutos se vio a dos Barças, algo que acostumbra a hacer, gestionando con tal inteligencia los partidos que los resuelve al inicio y después se pone a descansar. Sometió al Athletic con un endiablado ritmo en los primeros 45 minutos, tal vez de los mejores de este año, hasta anularlo completamente. Luego, ya con el 2-0 iluminando el marcador del Camp Nou, el Barça de Valverde cambió hasta el modelo táctico desplazando a Alcácer (primero delantero centro; luego, extremo derecho) para ubicar a Messi como falso nueve, reservándolo así de la presión inicial que exhibió el equipo.

Hecho, y con mucha brillantez el trabajo, el Barça se protegió para defenderse sin el balón, un registro que ha inoculado Valverde al equipo. Es tan fiable que encadena los cuatro últimos partidos con la portería a cero: Atlético, Málaga, Chelsea y Athletic.

3.- De palo en palo hasta llegar a los 39


Ha dejado incluso de ser noticia que los disparos del Barça se estrellen contra la madera. Sus registros son realmente espectaculares, pero reunir tres en apenas 45 minutos no había ocurrido. Al menos, hasta ahora. Fue Coutinho quien topó con el larguero. Y hasta dos veces. La primera fue después de una jugada que resume también lo que es actualmente el equipo de Valverde.

Llegó Sergi Roberto cabalgando por la banda derecha hasta descubrir como su colega en la otra punta del campo aparecía en el área. El pase de Sergi Roberto a Jordi Alba acabó siendo rematado por Coutinho con un imponente disparo que hizo temblar la portería de Kepa ante la desconcertada defensa del Athletic.
En el segundo llegó tras una delicada asistencia de Paulinho al interior del área, culminada con otro tiro de Coutinho que escupió el larguero. Aún faltaba, además, el tercer disparo repelido por la madera. Hubo tan solo un cambio porque fue el poste izquierdo de la portería vasca el que evitó que Paulinho pudiera festejar el 3-0. Son ya 39 palos en 47 partidos. 

 

0 Comentarios
cargando